Una disciplina que GANA ADEPTOS CADA DÍA

El accidente de Michael Schumacher o los peligros de esquiar fuera de las pistas

¿Huir de las masificaciones o disfrutar de nieve virgen es excusa suficiente para lanzarse fuera-pista? Una práctica deportiva que marca tendencia

Foto: Zona fuera de pista en la que tuvo el accidente Michael Schumacher / Reuters
Zona fuera de pista en la que tuvo el accidente Michael Schumacher / Reuters

¿Huir de las masificaciones o disfrutar de nieve 'virgen' es excusa suficiente para lanzarse fuera de las pistas de una estación de esquí? Cortados que no se ven, rocas ocultas, árboles astillados en mitad del camino, placas de hielo... y los temibles aludes son los grandes enemigos de una práctica deportiva que está marcando tendencia en las últimas temporadas.

 

El accidente de Michael Schumacher en vísperas de Nochevieja ha reabierto un viejo debate sobre el esquí fuera de pista. ¿Es seguro lanzarse fuera de las rutas marcadas por las estaciones? ¿Puede cualquier esquiador experimentado aventurarse a la versión más extrema del deporte blanco? Como siempre, hay opiniones para todos los gustos.

 

Los habituales de este tipo de aventura lo defienden absolutamente: el contacto directo con la naturaleza, pasar por donde nadie lo ha hecho antes, no tener que compartir espacio con el resto de esquiadores... Las razones son poderosas, pero no por eso los riesgos son menores. Las estaciones de esquí miman sus pistas, pero no cuidan el resto de la montaña. Eso es cosa de la naturaleza. Y la naturaleza está llena de trampas.

 

Se puede hacer fuera-pista dentro de una estación (ya sea en los laterales de las pistas o yendo de una pista a otra), pero lo que de verdad gusta a los expertos es lanzarse por zonas de alta montaña

Tener cuidado no es suficiente

Schumacher se golpeó la cabeza contra una roca y lleva en coma casi un mes. Su estado sigue siendo crítico aunque, al menos, parece que el riesgo vital disminuye cada día. El excampeón de Fórmula 1 llevaba casco e iba equipado con lo mejor del mercado. Su experiencia en la nieve está fuera de toda duda pero, pese a todo, nadie está libre de sufrir un accidente en la montaña.

 

Si hay distintos tipos de nieve en la pista de una estación, muchas más diferencias nos encontramos en medio de la montaña sin máquinas que pisan y cuidan cada noche las pistas. De la misma manera, si hay tramos de pista cerrados al público en una estación, por algo será.

 

Sólo este invierno han fallecido en Europa más de una decena de esquiadores, casi todos por avalanchas. Pese a esa escalofriante cifra, que se repite cada año, los partidarios del esquí fuera-pista se defienden asegurando que son mucho más expertos que los esquiadores que se lanzan por las estaciones cada día y que tienen mucha más precaución de lo normal.

 

Si pese a todo vas a esquiar fuera-pista no te olvides de...

  • Ir acompañado. Nunca te aventures solo para que, en caso de accidente, tus acompañantes puedan buscar ayuda.

  • Informarte de las condiciones meteorológicas: si son adversas, es mucho mejor dejarlo para otro día.

  • No hay dos zonas iguales: todos los fueras de pista son diferentes y tienen riesgos distintos.

  • No olvides el casco y otros elementos indispensables para enfrentarte a posibles adversidades: crampones, pala quitanieve o la mochila con airbag son muy recomendables.

  • Hazte con el ARVA, un dispositivo que sirve para encontrar a personas que han sido sepultadas por aludes. Sus siglas significan Aparato de Rescate de Víctimas de Avalancha.

  • El esquiador es el único responsable de lo que le pueda suceder si se lanza a esquiar fuera-pista.

  • Si sufres un accidente y tienes que ser rescatado, casi ningún seguro se hará cargo de los gastos y estos, en alta montaña, son extremadamente elevados.

Esquí
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios