Un 'queso gruyer' romano cargado de oro por doquier

Un 'queso gruyer' romano cargado de oro por doquier

Los romanos extraían oro del interior de sus montañas gracias a un sistema de canales por los que hacían discurrir el agua para extraerlo a base de erosión