Torremolinos, la playa de Chueca

Torremolinos, la playa de Chueca

Numerosos rostros del Hollywood clásico pasearon por las calles de la ciudad y durmieron en las camas del hotel Pez Espada. Todo eso se vino abajo, pero el turismo gay promete devolver el esplendor perdido

Bigote, Pinochet y el Palacio de la Moneda (y timbre)

Bigote, Pinochet y el Palacio de la Moneda (y timbre)

En Honduras anda el menda, cobrando 24.000 euros a la semana, mientras toma el sol del Caribe. Impertérrito al paso de los helicópteros, de las cámaras, esperando a que las monedas vayan cayendo de las palmeras

Un Rovira viene a dormirme

Un Rovira viene a dormirme

Les resumo la noche en dos flashazos. Almodóvar se sentó con el pelo a punto de nieve en primera fila creando un microclima de Oscar. Y luego andaba por allí Rovira, un cómico víctima de un guion. La historia de gran parte de nuestro cine

Cuando Rakel se comió a Walt Disney

Cuando Rakel se comió a Walt Disney

Nuestra protagonista es huérfana de padre y madre desde muy joven. Emigró en busca de un futuro lejos de aquí y después volvió a su tierra natal para ganarse la vida desde cero. Todo muy conmovedor