Las maravillas del mundo que ya no puedes ir a visitar si quieres salir vivo

Viajar es una experiencia increíble. Conocer culturas, probar comidas, relacionarse con personas muy diferentes a las que estamos acostumbrados... Da igual si son maravillas moldeadas por la Tierra y el paso del tiempo o construidas por el hombre, lo importante es conocerlas y enriquecerse personal y espiritualmente

'The Telegraph' elige 20 lugares que deberíamos visitar y que "no podemos" por la difícil situacion en la que se encuentran sus países. Es el caso de Afganistán, que celebró el día de la independencia el pasado 19 de agosto, una de las naciones más peligrosas para visitar, ya que los hoteles y pensiones están sujetos a amenazas frecuentes. Entre sus puntos culminantes destaca el minarete de Jam, del siglo XII, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco con una base de nueve metros, 65 de alto y que se sitúa entre los ríos Hari-Rud y Jam. 

Es el caso, por ejemplo, de Tombuctú, un enclave emblemático del islam africano, a la que llaman "la ciudad de los 333 santos", y que conserva varias mezquitas y madrasas que se encuentran amenazadas por los grupos extremistas islámicos (Ansar Din, AQMI y Muyao). 

Derbent (Rusia) se halla en el sur del país, cerca de las fronteras de Ucrania, Georgia y Azerbaiyán, en una zona de riego para las viajeros ordinarios. Esta ciudadela, fortaleza y ciudad antigua que formaban parte de las líneas septentrionales del Imperio persa de Sasán, se encuentra también fuera de nuestro alcance. 

Cuando escuchamos hablar de Tailandia, uno de los países asiáticos de moda, no imaginaríamos que hay regiones a las que se aconseja no viajar, como el caso de Songkhla (aunque tampoco a las provincias de Pattani, Yala o Narathiwat), una zona conocida por sus playas y que hace frontera con Malasia. 

No hace falta decir mucho sobre Alepo, Damasco o el Castillo de los Caballeros en Siria, una zona en conflicto que ha visto destruido casi la totalidad de su patrimonio artístico y arquitectónico. 

Está claro que viajar es un placer, y es una pena no poder llegar a algunos rincones del mundo por la estupidez humana. 

 

5 comentarios

Hoy en portada