Según sus descubridores, este gigante herbívoro de cuello largo demuestra que en un momento de la historia de nuestro planeta los continentes de África y Europa estuvieron unidos. Y los dinosaurios caminaron por esa unión. (Foto: Reuters)

El Mansurasaurio ha sido descubierto en la zona del desierto del Sahara perteneciente a Egipto.

Aunque hasta este 2018 no se ha podido confirmar el hallazgo de esta nueva especie, los huesos se encontraron en 2013, y llevan investigándose desde aquel momento. (Foto: Reuters)

Ese es el nombre completo de este dinosaurio que ayudará a encontrar las razones por las que los Titanosauiros empequeñecieron en su última época en la Tierra. (Foto: EFE)

La excavación de los huesos duró más de un año y fue una verdadera aventura para los paleontólogos. Tuvieron incluso que dejar la excavación al descubierto para poder volver meses después con mejores herramientas. (Foto: EFE)

Este gigante egipcio pesaba unas cinco toneladas y pasó por nuestro planeta hace unos 80 millones de años. (Foto: EFE)

Los restos se han encontrado a 800 kilómetros de El Cairo, en pleno desierto africano. (foto: EFE)

Los paleontólogos han conseguido encontrar el 65% del animal y gracias a ello han podido averiguar casi todo sobre este gran ejemplar. (Foto: EFE)

El 'Mansurasaurio' se parece muchísimo a los dinosaurios descubiertos en Europa y por eso demostraría la unión entre ambos continentes (Foto: EFE)

Según sus descubridores, este hallazgo podría cambiar la historia de los dinosaurios ya que con él se puede conocer mucho más sobre el fin de estos gigantes que poblaron la Tierra hace millones de años. (foto: Reuters)

 

Descubren el 'Mansurasaurio', el dinosaurio que apareció entre las pirámides

Bastante grande, con 5 toneladas de peso y herbívoro, así era el 'mansurasaurio', el último gran dinosaurio descubierto por los paleontólogos. Lejos de ser uno más, este gigante egipcio puede ser clave para entender tanto el fin de los dinosaurios en África como la unión continental entre África y Europa.

Los investigadores han celebrado su descubrimiento como un gran hito, y es que llevaban estudiando sus huesos desde 2013 cuando encontraron los huesos casi sin querer en medio de del desierto del Sahara egipcio. Empezaron a excavar en ese año, pero al ver que no podían sacar en buenas condiciones las piezas tuvieron que dejarlo y volver meses después para poder hacerlo con ciertas garantías.

La espera mereció la pena porque gracias a su cuidado ahora podemos tener una idea mucho más amplia sobre los últimos dinosaurios que poblaron África y el fin de los mismos.

Según ha comentado Iman al Dauodi, uno de los miembros de la investigación, a EFE, esta "investigación cambiará el curso de la ciencia" porque, hasta ahora, los restos fósiles de dinosaurios de esa época son escasos y su historia evolutiva en el continente africano había sido un misterio para los científicos.

Hoy en portada