Diez mitos sobre animales completamente equivocados

  • Pantalla completa
Diez mitos sobre animales completamente equivocados
El rey más vago
1 de 11
Comparte la fotografía

El rey más vago

Las leonas cazan y cuidan a las crías y el león lo único que hace es comer y copular. Se trata de un mito muy extendido, a manos de todo tipo de documentales, que ha reducido el papel del rey de la selva a un mero 'apéndice reproductor'. Lo cierto es que los machos también cazan y cuidan a la descendencia, por lo que no son unos 'mantenidos'.
Las abejas no pueden volar
2 de 11
Comparte la fotografía

Las abejas no pueden volar

"La física dice que un insecto como la abeja no puede volar, lo que pasa es que ella no lo sabe". Una frase que, con sus variaciones, se escucha a menudo (en ocasiones en contextos de 'coaching'). La leyenda nació cuando un ingeniero calculó que unas alas tan pequeñas no podrían sostener tanto peso. Obviamente esto no es cierto: si no fuera físicamente posible este animal no podría volar, pero el error de cálculo ha perdurado hasta nuestros días.
Avestruces cobardes
3 de 11
Comparte la fotografía

Avestruces cobardes

Un mito extendido por los dibujos animados: el de el avestruz que, ante un peligro, esconde la cabeza bajo tierra. Si esto fuera cierto estos pájaros no voladores se habrían extinguido hace mucho. Ante el peligro, el avestruz opta por una solución mucho más inteligente: correr a velocidades de hasta 70km/h.
Maestros del camuflaje
4 de 11
Comparte la fotografía

Maestros del camuflaje

Otra falsedad popularizada por las películas de animación. Los camaleones cambian de color para casi todo: según la hora, la temperatura, su estado psicológico... El cambio es común para comunicar miedo o ira en las peleas, pero en ningún caso se utiliza para camuflarse.
Miedo a los ratones
5 de 11
Comparte la fotografía

Miedo a los ratones

Como el mito del avestruz, se trata de una leyenda un poco tonta si se piensa detenidamente. Que el mamífero terrestre más grande pudiera asustarse por un simple ratón no sería muy lógico, por muy divertido que sea de ver en las películas de Walt Disney.
El terror de Spielberg
6 de 11
Comparte la fotografía

El terror de Spielberg

En este caso el origen de la leyenda se encuentra, sobre todo, en Tiburón, el taquillazo de Steven Spielberg. En realidad los tiburones tienden a evitar al ser humano y se registran muy pocos ataques cada año. De hecho mueren apenas 10 personas por estos animales anualmente, un número muy inferior al de seres mucho más peligrosos como los hipopótamos.
Animales cegatos
7 de 11
Comparte la fotografía

Animales cegatos

Los murciélagos ven perfectamente y no son ciegos. Pero cuando salen a cazar en la oscuridad más absoluta sus ojos son irrelevantes, ya que se guían por el utilísimo 'sónar' que poseen. Algo parecido sucede con los topos, que tampoco son ciegos aunque sí bastante cortos de vista.
Un Ratatouille sin queso
8 de 11
Comparte la fotografía

Un Ratatouille sin queso

Desde pequeños nos hacen creer que a los ratones les encanta el queso, cuando prefieren para su dieta alimentos mucho más dulces como la fruta y también insectos y granos. De hecho no se puede ni imaginar lo que pensará el agudísimo sentido del olfato de este roedor de algunos de los quesos más curados, fuertes y olorosos.
Amores que matan
9 de 11
Comparte la fotografía

Amores que matan

Vale, este es el único mito que tiene algo de cierto. En ocasiones, las mantis religiosas hembra se comen al macho durante el apareamiento, ya que la cópula les da hambre. Además, empiezan por la cabeza ya que los impulsos finales de un macho decapitado potencian la reproducción. Sí, es cierto, pero esto no es siempre así y de hecho en general el macho se vuelve a su casa sano y salvo.
Cuidado con el rojo
10 de 11
Comparte la fotografía

Cuidado con el rojo

Esta leyenda sin duda está promovida por las corridas de toros y el capote colorado de los toreros. Pero no, al toro le da igual el color del capote y desde luego no le enfurece que sea rojo. Si embiste es sólo por los movimientos del diestro.

El cine, los refranes, los dibujos animados y la mitología han alimentado mitos sobre animales que se repiten de padres a hijos sin el menor atisbo de duda.

Así, nadie duda que un elefante huirá al ver un ratón, o que los camaleones cambian de color para camuflarse en cualquier tipo de superficie.

Pero, ¿son ciertas estas historias? Recopilamos 10 de los mitos falsos más repetidos sobre algunos animales.

 

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios