La lavandera cascadeña es una solitaria ave de líneas esbeltas y pequeñas dimensiones, 19 centímetros para ser más exactos. Además del color amarillo de su papada destaca por su larga cola, siempre en movimiento cuando está en tierra firme. Es una habitual, en épocas de clima favorable, de las zonas montañosas del norte de África, Europa y toda Asia. Sin embargo, en los ásperos días invernales, la lavandera cascadeña recurre a las llanuras y campiñas, llegando incluso a anidar en ciudades.

Dedica gran parte del día a recorrer con saltos rápidos y la cabeza gacha las lindes de los ríos y arroyos y construye sus nidos encaramados a rocas cercanas. La base de su alimentación son los insectos que caza al aire. La hembra realiza 2 puestas anuales, de entre cuatro y seis huevos, y el macho se encarga de la alimentación de las crías. Su movimientos son tan raudos y explosivos, que el azul grisáceo de su dorso se funde con el dorado de su papada.

Imágenes cedidas por la Fundación Aquae.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios