Se ha popularizado en las zonas de ocio de Ibiza, Marbella o LLoret de Mar. La dosis cuesta tres euros y es fácil de conseguir. La Policía ha decomisado ya casi 1.000 dosis en estas zonas de playa. La suelen consumir turistas ingleses y no es tan inocua como parece, ha causado 17 muertes en los últimos 10 años en Reino Unido.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios