El Ibiza TGi, como sus hermanos el León y el Mii utilizan normalmente gasolina, pero cuando se agota pasa a usar gasolina. El conductor no tiene que hacer nada, solo seguir conduciendo.

Al abrir la tapa del depósito encontramos dos bocas, la de la gasolina y otra más fina que es la del gas natural comprimido.

La etiqueta ECO le da importantes ventajas en ahorro del impuesto IVTM, en reducción del precio del parking en Madrid o de los peajes en Barcelona, entre otras muchas.

Esta versión TGi se ofrece con todos los acabados, Reference, Style y las dos opciones más completas, el FR con un toque deportivo o el Excellence más lujoso.

En su interior no hay cambios destacables con respecto al nuevo Ibiza que se lanzó al mercado el pasado año.

Una novedad importante es la presencia de dos marcadopres de capacidad del depósito, a la izquierda el de GNC y a la derecha el de gasolina. La autonomía se mide de forma independiente entre ambos depósitos.

Estos son los dos depósitos de gas, perfectamente protegidos y situados en el hueco de la rueda de repuesto.  Por encima se sitúa la plancha del suelo del maletero.

Con la versión de acabado FR encontramos un vehículo de aspecto más deportivo pero que emplea la misma mecánica hìbrida con el motor de 90 caballos bifuel.

 

Ibiza TGi, apuesta de Seat por el gas natural

La gran apuesta de Seat para los próximos años pasa por el coche movido por gas natural, una tecnología que va a desarrollar para todo el Grupo Volkswagen. Permite un ahorro en el coste del consumo de carburante de un 46% frente al Ibiza 1.0 TSi y de un 31% frente al 1.6 TDi. Y además contamina mucho menos en óxidos nitrosos y en partículas no quemadas y las emisiones de CO2 también se reducen.    

0 comentarios

Hoy en portada