Adiós a las muñecas hinchables, llega el hiperrealismo

  • Pantalla completa
Adiós a las muñecas hinchables, llega el hiperrealismo
Raphaela, de la compañía Dreamdoll, trabaja en la confección de una muñeca de silicona en su taller en Duppigheim, cerca de Estrasburgo
1 de 18
Comparte la fotografía

Raphaela, de la compañía Dreamdoll, trabaja en la confección de una muñeca de silicona en su taller en Duppigheim, cerca de Estrasburgo

Foto: REUTERS (Vincent Kessler)

Thierry Reverdi guarda esta muñeca y la da por terminada
2 de 18
Comparte la fotografía

Thierry Reverdi guarda esta muñeca y la da por terminada

Foto: REUTERS (Vincent Kessler)

Un empleado inspecciona una de las muñecas
3 de 18
Comparte la fotografía

Un empleado inspecciona una de las muñecas

Foto: REUTERS (Vincent Kessler)

Todo a punto en la fábrica Dreamdoll
4 de 18
Comparte la fotografía

Todo a punto en la fábrica Dreamdoll

Foto: REUTERS (Vincent Kessler)

Trabajando en la estructura de las muñecas
5 de 18
Comparte la fotografía

Trabajando en la estructura de las muñecas

Foto: REUTERS (Vincent Kessler)

Orejas de silicona
6 de 18
Comparte la fotografía

Orejas de silicona

Foto: REUTERS (Vincent Kessler)

Detalle de los ojos de las muñecas
7 de 18
Comparte la fotografía

Detalle de los ojos de las muñecas

Foto: REUTERS (Vincent Kessler)

El maquillaje es imprescindible para ofrecer realismo a las muñecas
8 de 18
Comparte la fotografía

El maquillaje es imprescindible para ofrecer realismo a las muñecas

Foto: REUTERS (Vincent Kessler)

A través de un catálogo los compradores pueden elegir hasta los colores de los ojos
9 de 18
Comparte la fotografía

A través de un catálogo los compradores pueden elegir hasta los colores de los ojos

Foto: REUTERS (Vincent Kessler)

Raphaela cuida con detalle los ojos de las muñecas
10 de 18
Comparte la fotografía

Raphaela cuida con detalle los ojos de las muñecas

Foto: REUTERS (Vincent Kessler)

La empresa se encuentra en Duppigheim, cerca de Estrasburgo
11 de 18
Comparte la fotografía

La empresa se encuentra en Duppigheim, cerca de Estrasburgo

Foto: REUTERS (Vincent Kessler)

Collares, gafas de sol, todo lujo de detalles para dotar de realismo estas muñecas
12 de 18
Comparte la fotografía

Collares, gafas de sol, todo lujo de detalles para dotar de realismo estas muñecas

Foto: REUTERS (Vincent Kessler)

Dos orejas de silicona que pronto se colocarán en una muñeca
13 de 18
Comparte la fotografía

Dos orejas de silicona que pronto se colocarán en una muñeca

Foto: REUTERS (Vincent Kessler)

Raphaela trabaja en su obra
14 de 18
Comparte la fotografía

Raphaela trabaja en su obra

Foto: REUTERS (Vincent Kessler)

Las uñas impolutas y con el color más de moda
15 de 18
Comparte la fotografía

Las uñas impolutas y con el color más de moda

Foto: REUTERS (Vincent Kessler)

Detalle de las cejas de una de las muñecas de Dreamdoll
16 de 18
Comparte la fotografía

Detalle de las cejas de una de las muñecas de Dreamdoll

Foto: REUTERS (Vincent Kessler)

Algunas de las muñecas
17 de 18
Comparte la fotografía

Algunas de las muñecas

Foto: REUTERS (Vincent Kessler)

En una fábrica de Estrasburgo (Francia) están trabajando para distribuir sus muñecas para usos sexuales a todo el mundo. El hiperrealismo es el cómplice de estos juguetes que causan furor entre los que se las pueden permitir.

Están elaboradas con silicona y una estructura de aluminio, pesan unos 40 kilos y su aspecto se acerca mucho más a la realidad que sus predecesoras rellenas de aire, las famosas muñecas hinchables. La empresa, llamada Dreamdoll, ofrece modelos a partir de los 6.100 euros, aunque si el cliente la personaliza eligiendo altura, color de ojos, piel, peinado, etc. puede llegar a ser mucho más cara.

 

Sociedad
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios