Sigue esta sección:

Cuerpos y sangre, las nuevas formas de protesta

  • Pantalla completa
En el Congreso.
1 de 11
Comparte la fotografía
En el Congreso. Varias mujeres pro abortistas que asistían a la sesión de control al Gobierno como público interrumpieron el pasado miércoles el pleno del Congreso mientras intervenía el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón. Foto: EFE
El origen de Femen.
2 de 11
Comparte la fotografía
El origen de Femen.La organización feminista Femen, de origen ucraniano, ha hecho famosas sus protestas en todo el mundo. En la imagen, una de sus acciones realizadas en Kiev, en 2011, contra un concurso de una radio neozelandesa para 'ganar' una esposa ucraniana. En los carteles podía leerse: 'Bienvenido al infierno', 'Ucrania no es un burdel' y 'Novia para un salvaje'. Foto: EFE
Un toro hecho de cuerpos.
3 de 11
Comparte la fotografía
Un toro hecho de cuerpos.Es casi una tradición: la plaza Consistorial de Pamplona se llena con los cuerpos desnudos de activistas de AnimaNaturalis y Peta para protestar contra 'los crueles encierros' de las fiestas de San Fermín. Foto: EFE
Envasados.
4 de 11
Comparte la fotografía
Envasados.Envueltos en plástico y cubiertos con pintura roja. Así se manifestaron, en 2012, varios miembros de PETA (Personas por la Ética en el Trato de los Animales), durante una manifestación ante un matadero en California (Estados Unidos). Conmemoraban la 'Semana Mundial para la Abolición de la Carne'. Foto: EFE
Exhibición de cadáveres
5 de 11
Comparte la fotografía
Exhibición de cadáveresUnos 400 activistas provenientes de varios países se manifestaron en 2011 en Madrid sosteniendo cadáveres de animales recogidos en contenedores de granjas. Denunciaban su 'explotación' y pedían una reflexión sobre sus derechos. Foto: EFE
Cuerpos y banderillas.
6 de 11
Comparte la fotografía
Cuerpos y banderillas.En 2010, en Palma de Mallorca, la Plataforma Balear para la Defensa de los Animales (BALDEA), la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Mallorca, Animanaturalis y Pacma, protestaron contra la celebración de corridas de toros en España. Foto: EFE
Daños colaterales.
7 de 11
Comparte la fotografía
Daños colaterales.Aún no había comenzado la Guerra de Irak, pero algunos manifestantes congregados en Oackland (Estados Unidos) querían ya, en diciembre de 2002, señalar la crudeza de lo que las autoridades estadounidenses llamaban 'daños colaterales' con ataúdes cubiertos con fotos de niños. Foto: Reuters
Ratas de laboratorio.
8 de 11
Comparte la fotografía
Ratas de laboratorio.Igualdad Animal y Equanimal se manifestaron en 2012 frente al Parque de Investigación Biomédica de Barcelona para reclamar que no se usen animales en la experimentación científica. Foto: EFE
Enjaulados.
9 de 11
Comparte la fotografía
Enjaulados.Fotografía facilitada por Igualdad Animal de los activistas que se manifestaron, en 2012, ante el Palau de la Generalitat, en Barcelona, para protestar contra el uso de pieles animales como vestimenta. Foto: EFE
Desnudos contra las pieles.
10 de 11
Comparte la fotografía
Desnudos contra las pieles.El de la cría y sacrificio de animales para la comercialización de pieles es un tema proclive a las manifestaciones con desnudos. La de la imagen se celebró en un mercado navideño en Munich (Alemania), en 1993. Foto: Reuters
¿Parlamentarios o lechones?
11 de 11
Comparte la fotografía
¿Parlamentarios o lechones?Estos animales y su sangre fueron utilizados el pasado mayo, en Nairobi (Kenia), frente al edificio del parlamento, para denunciar la pretensión de los legisladores de subirse el salario. Las palabras escritas en los animales corresponden a los nombres de los diputados. Foto: Reuters
El escándalo llegó al Congreso el miércoles 9. Tres mujeres interrumpían una intervención de Alberto Ruiz-Gallardón desde la tribuna de invitados de la Cámara, con el pecho desnudo y al grito de 'El aborto es sagrado'. Son activistas de Femen, un grupo feminista nacido en Ucrania, en 2008, y famoso por sus reivindicaciones en 'topless', una 'táctica' que adoptó en 2009 y que ha otorgado a sus acciones repercusión internacional. Porque para manifestarse ya no sólo basta con congregar a un gran número de personas. Es más, el hecho de ser pocos no es excesivamente relevante: más que la cantidad, cuenta, y mucho, la capacidad de llamar la atención, sobre todo de las cámaras de los medios internacionales. Algo que algunos logran desnudando sus cuerpos o cubriéndolos con sangre (o ambas cosas al tiempo). 
Sociedad
Comparte en:
Sigue esta sección: