Cuerpos y sangre, las nuevas formas de protesta

El escándalo llegó al Congreso el miércoles 9. Tres mujeres interrumpían una intervención de Alberto Ruiz-Gallardón desde la tribuna de invitados de la Cámara, con el pecho desnudo y al grito de 'El aborto es sagrado'. Son activistas de Femen, un grupo feminista nacido en Ucrania, en 2008, y famoso por sus reivindicaciones en 'topless', una 'táctica' que adoptó en 2009 y que ha otorgado a sus acciones repercusión internacional. Porque para manifestarse ya no sólo basta con congregar a un gran número de personas. Es más, el hecho de ser pocos no es excesivamente relevante: más que la cantidad, cuenta, y mucho, la capacidad de llamar la atención, sobre todo de las cámaras de los medios internacionales. Algo que algunos logran desnudando sus cuerpos o cubriéndolos con sangre (o ambas cosas al tiempo). 

Ana Goñi