Libros para poner patas arriba al país

  • Pantalla completa
Libros para poner patas arriba al país
Pablo Gutiérrez / 'Los libros repentinos' (Seix Barral)
1 de 20
Comparte la fotografía
Pablo Gutiérrez / 'Los libros repentinos' (Seix Barral)Reme recibe por error en su casa una caja de clásicos Austral. “Así comenzó la catástrofe. Así los días nublados, la desertización del barrio. Una caja de libros con terribles consecuencias para la paz social”, explica la voz narradora de la última novela de Pablo Gutiérrez (Huelva, 1978). La lectura de estos clásicos contemporáneos de la narrativa española desencadena un proceso de rebeldía en la protagonista de 'Los libros repentinos' (Seix Barral), título que hace referencia a aquellas lecturas que llegan y se quedan para siempre, formando parte de la educación social y política de cada uno.
Cristina Morales / ‘Malas palabras’ (Lumen)
2 de 20
Comparte la fotografía
Cristina Morales / ‘Malas palabras’ (Lumen) La escritora granadina recrea un supuesto diario personal escrito por santa Teresa de Jesús, en 1562. Plantea una visión femenina radical, de una mujer valiente y libre de toda mordaza inquisitorial. Cristina Morales (1985) ha dado vida a una persona que lo cuestiona todo, de hecho la autora explicaba a este periódico que hoy habría sido detenida por la Policía Nacional. El libro reivindica una autora y una obra neutralizada por la historia y por la religión.
Jorge Riechmann / 'Autoconstrucción. La transformación cultural que necesitamos' (Libros de la Catarata)
3 de 20
Comparte la fotografía
Jorge Riechmann / 'Autoconstrucción. La transformación cultural que necesitamos' (Libros de la Catarata)Hay lecturas que animan a sus lectores a recuperar los derechos y a asumir las responsabilidades después de tres décadas de empeño neoliberal en educar en lo contrario. Jorge Riechmann (Madrid, 1962) publica un manual de filosofía práctica, en la que la ética y el pensamiento político está al servicio de la creación de lo humano por el propio ser humano. Lo que nos humaniza, para el autor, es la capacidad de la autocontención. Es decir, no aprovechar una ventaja al precio de dañar a otro.
Eva Belmonte / ‘Españopoly’ (Ariel)
4 de 20
Comparte la fotografía
Eva Belmonte / ‘Españopoly’ (Ariel)Para explicar quién es el que manda en España Eva Belmonte (Elche, 1982) ha recurrido a uno de los mitos recreativos de los noventa. La investigación de la periodista descubre cómo se formaron los grupos de poder que controlan el país. La casta más castiza, la cara más oculta. Para acabar con los privilegios, esta lectura documenta los secretos de los 'trileros' que han vivido durante estas décadas plácidamente en la oscuridad de la impunidad. La regeneración pasa por desmontar el chiringuito.
Fernando Aramburu / 'Las letras entornadas' (Tusquets)
5 de 20
Comparte la fotografía
Fernando Aramburu / 'Las letras entornadas' (Tusquets)Posiblemente, este libro sea el más tranquilo de todos los que hablamos y el más inclasificable, porque acuña, en un diálogo imaginario, los pensamientos de un sabio. Fernando Aramburu (San Sebastián, 1959) es alguien que mira con sosiego, ironía y profundidad, y que ha decidido repasar su memoria para tratar de entender algo al exponerlo. Precisamente, en su ausencia localista –con referencias a Flaubert, Rulfo, Dostoyevski, Klemperer- se encuentra la referencia que oxigena los debates insustanciales enquistados en España.
Luis Magrinyà / 'Estilo rico, estilo pobre' (Debate)
6 de 20
Comparte la fotografía
Luis Magrinyà / 'Estilo rico, estilo pobre' (Debate)Toda rebelión empieza por el lenguaje y Luis Magrinyà (Palma de Mallorca, 1960) ha escrito el vademécum para ponerla en marcha. Contra los tópicos, los floripondios, los eufemismos, las mentidas, contra el abuso de poder de la palabra, contra la manipulación del lenguaje, contra la perversión de los políticos y la indolencia de los votantes. Lo mejor de todo, es divertido y evita el disfraz de la retórica (estilo rico) y las frases hechas de la desgana (estilo pobre).
Samanta Schweblin / ‘Distancia de rescate’ (Literatura Random House)
7 de 20
Comparte la fotografía
Samanta Schweblin / ‘Distancia de rescate’ (Literatura Random House) La escritora argentina salta de los cuentos a la novela con un libro que descubre cómo, tomado por los pesticidas, el apacible campo se ha convertido en una amenaza. Hay cuidado, hay precisión, no sobre ni una página para demostrar que la lectura también puede ser una experiencia venenosa. Maternidad, política, pesticidas, niños deformes y el peligro intangible. Hay denuncia, pero no pancarta para denunciar la violencia invisible de los intereses del capital y sus desastrosos efectos sobre la población.
J. M. Caballero Bonald / 'Desaprendizajes' (Seix Barral)
8 de 20
Comparte la fotografía
J. M. Caballero Bonald / 'Desaprendizajes' (Seix Barral)Los poemas de este libro se suceden como si Pepe Caballero Bonald escribiese un diario contra el cínico. Se muestra indignado, cabreado, harto de las certezas y, sobre todo, de los obedientes, los sumisos, los gregarios. Los que no se rebelaron para evitar que todo esto ocurriese. Este es un libro contra los dogmáticos y los descreídos, un poemario donde el autor trata de desaprender lo que le han enseñado mal, para convertirlo en una manera nueva de asomarse a una nueva realidad. Es una cuestión moral.
Alberto Acerete / 'Yo quiero bailar' (La Bella Varsovia)
9 de 20
Comparte la fotografía
Alberto Acerete / 'Yo quiero bailar' (La Bella Varsovia)Un poemario (dividido en tres libros, ‘El hambre y los hijos’. ‘Matrimonio’ y ‘La cría del vencejo común’) que cuestiona cómo se relacionan lo íntimo y lo político, cómo el mundo que le enseñaron sus padres no es el mundo en el que han crecido. Escribe para desvelar la farsa. “Te niegas el contacto y sin embargo / lees y narras / tus pulmones y te arropas: / motivas que el mundo exista”. Alberto Acerete (Zaragoza, 1987) es tierno y sedicioso.
Sara Mesa / 'Cicatriz' (Anagrama)
10 de 20
Comparte la fotografía
Sara Mesa / 'Cicatriz' (Anagrama)Como Acerete, Sara Mesa (Madrid, 1976) muestra la incomunicación y la inadaptación social de las nuevas generaciones, desubicadas en su realidad, con la necesidad de vivir otras vidas. Mesa ha montado el libro mediante intercambio epistolar (correos electrónicos). Este recurso le da pie a indagar los terrenos psicológicos de los dos personajes protagonistas: relaciones personales de sometimiento, la sumisión a la seducción comercial y la obsesión por la cultura del éxito y la perfección.
Miguel Brieva / 'Lo que me está pasando' (Reservoir Books)
11 de 20
Comparte la fotografía
Miguel Brieva / 'Lo que me está pasando' (Reservoir Books) Una novela gráfica sobre el paro, la depresión y la revolución. La imaginación es, para Miguel Brieva, la única salvación a esta crisis. Es un retrato optimista de la miseria de estos días, en el que queda claro –por si alguien no se había enterado- que nadie está libre de caer y nadie incapacitado para levantarse. ‘Lo que me está pasando’ muestra que lo que consideramos fracasos individuales sólo pueden superarse mediante la acción política y en comunidad.
Remedios Zafra / 'Ojos y capital' (Consonni)
12 de 20
Comparte la fotografía
Remedios Zafra / 'Ojos y capital' (Consonni)Internet es un espejo del capital y un instrumento de resistencia, así es tal y como lo ve Remedios Zafra (Córdoba, 1973) en su nuevo libro, ‘Ojos y capital’, en el que indaga en el reverso tenebroso de la red y la sociedad digital. Esa es la contradicción: de la monopolización de la vía de comunicación a los espacios que recuperan formas de intercambio basadas en la confianza. Un ensayo que alerta contra la aparente neutralidad de los nuevos paisajes por los que nos movemos con apariencia de libertad.
Erri de Luca / ‘La palabra contraria’ (Seix Barral)
13 de 20
Comparte la fotografía
Erri de Luca / ‘La palabra contraria’ (Seix Barral) El escritor italiano llamó al sabotaje contra las líneas de tren de alta velocidad que cruzan los Alpes. Ahora debe defender su derecho a la libertad de expresión ante un juez. La censura está menospreciando a la democracia a la vista pública, en nuestro país y en el extranjero. ‘La palabra contraria’ es un libro imprescindible para hacer valer nuestros derechos. “A un escritor le toca en suerte una pequeña voz pública. Puede usarla para contribuir a algo más que a la promoción de sus obras”, dice ejemplar De Luca.
Rafael Reig  / ‘Un árbol caído’ (Tusquets)
14 de 20
Comparte la fotografía
Rafael Reig / ‘Un árbol caído’ (Tusquets)Rafael Reig nunca ha escrito para caer bien a nadie, aunque pareciese el más simpático de la clase en sus novelas. En ‘Un árbol caído’ vuelve a darle vueltas a la Transición y a la necesidad de preguntarle a la novela qué tiene que ver con el lector para olvidarse del exhibicionismo del autor. Escribe contra la esperanza y el desengaño, contra el cínico y las profecías autocumplidas, escribe para ajustar cuentas con los ideales del pasado y las mentiras de los herederos de esas ideas.
Diamela Eltit / 'Fuerzas especiales' (Periférica)
15 de 20
Comparte la fotografía
Diamela Eltit / 'Fuerzas especiales' (Periférica) En el reino del eufemismo, “fuerzas especiales” tiene un lugar privilegiado, donde también habitan “movilidad exterior”, “desaceleración transitoria”, “indemnización en diferido”, etc. Diamela Eltit (Santiago de Chile, 1949) ha escrito una novela sobre las fuerzas pensadas para imponer su fuerza sin opción a ser derrotadas. Así es, una novela en la que se apunta que la Policía es una producción del Estado para garantizarle su tranquilidad, cuyos límites jurídicos son muy dudosos. Imprescindible.
Rafael Argullol / 'La razón del mal' (Acantilado)
16 de 20
Comparte la fotografía
Rafael Argullol / 'La razón del mal' (Acantilado) Hace 20 años ganó el Premio Nadal con este libro, que acaba de ser reeditado por Acantilado dada su insobornable actualidad. La humanidad pasa por una epidemia, la población se deja llevar por recetas mágicas populistas, los grandes referentes humanistas del Renacimiento y la ilustración se han perdido y la Tierra se ha convertido en un sembrado de iluminados salvadores. ¿Realmente somos tan libres como nos creemos? Argullol plantea que nos autocensuramos más que nunca porque hemos perdido nuestro espíritu crítico. Es una de las grandes paradojas de nuestra época: no sabemos cómo se usa la libertad.
Marta Sanz / 'Amor Fou' (La Pereza)
17 de 20
Comparte la fotografía
Marta Sanz / 'Amor Fou' (La Pereza) La denuncia de la violencia no es habitual en la novela contemporánea, porque se ha convertido en un aderezo espectacular de la propia novela. Es un atractivo más, una motivo para leer. La violencia se estetiza, como dice Marta Sanz, que con ‘Mor Fou’ despertó el recelo de tantas editoriales españolas que ha terminado publicándola, muchos años después de haberla escrito, en una extranjera. A pesar de sus años, es posiblemente, la novela más molesta con la historia reciente de España. Una cima de la crítica social.
Luis G Martín / ‘La vida equivocada’ (Anagrama)
18 de 20
Comparte la fotografía
Luis G Martín / ‘La vida equivocada’ (Anagrama)Un espíritu crítico nos obligaría a corregir las vidas equivocadas que vivimos, pero parece que el dolor compensa. Siempre incómodo, siempre valiente, Luisgé Martín (Madrid, 1962) cuenta la historia de un fracaso, el de alguien que se empeña en conseguir grandes metas sin importar los medios. La obsesión por el éxito es la fuente de la que se nutre este libro imprescindible para entender las ansiedades a las que parece imposible renunciar.
Mar Gómez Glez / ‘La edad ganada’ (Caballo de Troya)
19 de 20
Comparte la fotografía
Mar Gómez Glez / ‘La edad ganada’ (Caballo de Troya)Para Elvira Navarro, la editora de ‘La edad ganada’ de Mar Gómez Glez, esta novela puede leerse como una geología desde la que comprender muchas sumisiones y rebeldías de una joven de clase media española. La autora trata la violencia de género evitando una visión en la que supone, paradójicamente, el poder de la víctima, es decir, su capacidad para escapar de la situación. La potestad de la mujer no es su victimismo y Mar Gómez Glez “es consciente de eso”.

“Así comenzó la catástrofe. Así los días nublados, la desertización del barrio. Una caja de libros con terribles consecuencias para la paz social”. Así presenta Pablo Gutiérrez en ‘Libros inesperados’ la posibilidad de que la lectura haga saltar por los aires el sistema, los convencionalismos y la sumisión. Cualquiera puede verse arrastrado por una marea de lecturas capaces de alterar su sentido crítico y sus expectativas sociales y políticas. El clima intelectual es la base de la regeneración democrática que cada semana se hace irrenunciable en un país en el que la degradación parte de los gestores de la comunidad. Estas son las recomendaciones para que el día del libro sea algo más, el principio de una nueva aventura. 

Esta selección de libros plantea la posibilidad de intervención sobre la sociedad en la que actúan. Lecturas como elementos subversivos contra todo tipo de abuso de poder, contra toda dejación de los derechos del ciudadano. Y, sin embargo, la pregunta sin respuesta: ¿es capaz de desactivar la corrupción moral una novela leída por los convencidos de la necesidad de desactivarla?

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

Parejo, grabado ebrio y fumando en una discoteca
Clan Watch
Gusy Luz Original, Gusy Luz Batman y Gusy Luz Superman

ºC

ºC