Coronavirus:

La carrera por aplanar la curva: del éxito de Corea al indicador italiano

La carrera por aplanar la curva: del éxito de Corea al indicador italiano

Las curvas epidemiológicas se han convertido en un indicador para estimar el impacto que tendrá el coronavirus en un futuro cercano y la posibles “vías" a seguir

Aplanar la curva. Se ha convertido en el principal caballo de batalla de la lucha mundial contra el Covid-19. Si durante los primeros días de la crisis del coronavirus el mundo estaba pendiente de las cifras de contagio que acumulaba cada país para medir su situación, desde hace unos días toda la atención se la llevan las curvas epidémicas de cada región.

El motivo es doble: es un indicador para estimar el impacto que tendrá el coronavirus en un futuro cercano y, sobre todo, es fundamental para comprender qué medidas están funcionando en cada país y, por tanto, qué 'vía' es la más recomendable a seguir. De la inacción de Reino Unido al éxito de China o Corea del Sur, analizamos la evolución que ha tenido cada país con base en sus acciones para paliar la crisis.

La verticalidad que ha ido adoptando la curva española en la última semana llevó al Gobierno a tomar medidas drásticas el sábado 14 de marzo, sobre todo por la situación de Madrid. En dos días se duplicaron los casos en la comunidad, de 1.622 a 2.968, y desde entonces el ritmo de todo el país se mantiene en torno al 20% más de casos diarios (ya hay más de 11.000 casos en España). A diferencia de otros países como China o Corea, que en este mismo punto de la curva ya habían pasado por lo peor y sus líneas empezaban a aplanarse, la española sigue subiendo con fuerza.

Sanidad calculaba que se podría alcanzar el máximo de casos positivos el 26 de marzo. Sin embargo, otras fuentes apuntan más bien a mediados de abril, cuando consigan frenarse los principales focos y empiecen a notarse las medidas del estado de alarma. En cualquier caso, lo cierto es que, a día de hoy, saber cuándo empezarán a cesar las fiebres y las toses es todavía un misterio.

China y Corea del Sur, bajando la curva

Lo que sí sabemos es en qué posición nos encontramos respecto a los países asiáticos donde el coronavirus llegó antes. Así, cuando el Gobierno presidido por Pedro Sánchez aprobó medidas drásticas como la restricción de movimientos, ya iba 11 días tarde respecto al momento en que reaccionaron, con los mismos contagiados, China o Corea del Sur.

Cuando China se acercaba a los 500 contagios, decidió cerrar la ciudad de Wuhan, primer foco del virus; 48 horas después extendía el confinamiento a más regiones de la provincia de Hubei, y desde entonces ha limitado las concentraciones y suspendido las clases, con un claro resultado en su número de infectados. A la vez, Corea del Sur tomó la misma estrategia que su vecino asiático y, con 150 casos confirmados, el 21 de febrero cerró espacios públicos en Seúl y recomendó salir de casa solo para lo indispensable.

Los máximos de las curvas de China y Corea del Sur se registraron pasados los 10 días desde que se alcanzaron los 100 casos (excluyendo los dos días en los que se registraron 15.100 y 6.400 nuevos casos en China por un cambio metodológico). A partir de las dos semanas del brote, la curva de estos dos países empezó a reducirse paulatinamente, como puede verse en el gráfico. En cambio, los nuevos casos de España están aumentando de forma exponencial en los últimos días, cuando se acaban de cumplir las dos semanas del inicio del brote.

El indicador italiano

Italia es el país europeo en el que más pronto empezó a desarrollarse el brote de coronavirus. Y la curva de España sigue sus pasos: está empezando a coger velocidad y fuerza a partir de la segunda semana de brote. Cada día que pasa, los nuevos casos del país transalpino superan notablemente los del día anterior, a pesar de que el virus lleva al menos tres semanas expandiéndose.

El primer foco italiano tuvo lugar en Lombardía, razón por la que el Gobierno de Conte decidió primero cerrar sus establecimientos el 24 de febrero, cuando registraba 229 casos de contagios y siete muertes. Dos semanas después, el 9 de marzo, cerró todas sus fronteras. En esos momentos, ya tenía más de 9.100 personas infectadas de coronavirus y 463 fallecimientos.

Ahora mismo, los italianos se encuentran una semana por delante respecto de España, y toda Europa está pendiente de su evolución.

Francia y Alemania, en el retrovisor

Las curvas de Francia y Alemania han ido muy paralelas a la española, hasta que Alemania ha empezado a sobresalir.

Ahora hará falta ver el impacto de las medidas que han implementado estos países. Francia, por ejemplo, impuso su primera restricción el pasado día 9, ocho días después de llegar a los 100 casos. Entonces decidió prohibir las concentraciones de más de 1.000 personas y, desde ese momento, ha ido tomando más decisiones para limitar el contagio hasta decretar finalmente la cuarentena para todos los franceses el lunes 16 y, un día después, cerrar sus fronteras.

Alemania no había tomado grandes medidas hasta hace unos días, posiblemente por la menor letalidad que venía registrando. Casi dos semanas después de superar los 100 casos, Merkel cerró establecimientos y fronteras con sus vecinos, pero parece que no ha sido suficiente para frenar el contagio en vista de sus últimos casos diarios.

Sin medidas en el frente: EEUU, UK y Suiza

Durante los últimos días, la curva de nuevos casos diarios de Estados Unidos está empezando a acelerar y, al igual que ha pasado con el resto de los países occidentales, a crecer de forma exponencial. Estados Unidos registró por primera vez más de un millar de casos el día 13 desde el inicio del brote (recordemos que China y Corea del Sur alcanzaron sus máximos en este momento de la curva). La única medida hasta el momento de Trump ha sido cancelar los vuelos a Europa, y se antoja que la curva de EEUU va a crecer de forma considerable durante esta misma semana.

Algo parecido puede ocurrir en Reino Unido y Suiza, donde en un primer momento retrasaron la adopción de las medidas más drásticas, lo que puede suponer un lastre en el futuro para su curva. De hecho, hasta hace poco, Reino Unido no solo no había optado por ninguna medida sino que Boris Johnson había optado por el 'efecto rebaño': dejar que la enfermedad circule para crear inmunidad, anteponiendo así la gestión económica a la sanitaria en la crisis. Finalmente, el día 18 decretó el cierre de colegios, 13 días después de llegar a los 100 casos.

Suiza, por su parte, no cerró hasta el lunes 16 sus establecimientos, con la única excepción de farmacias, tiendas de alimentación y otros sitio de primera necesidad, y mejoró sus controles fronterizos. Además, ha pedido a los mayores de 65 años que se queden en casa.

El curioso caso de Irán

Irán se ha convertido en la gran incógnita de los analistas. Hasta este momento, es el país que tiene la curva de nuevos casos diarios de coronavirus más extraña, con dos picos, uno en torno al día 10 desde el inicio de la pandemia, y un segundo una semana después. En los dos últimos días, la curva ha empezado a bajar, pero habrá que ver si es de forma temporal o este paulatino descenso se mantiene a lo largo de esta semana.

La razón puede encontrarse en la preventiva reacción del Gobierno iraní, que decidió cancelar las clases en varias provincias y ciudades, entre ellas Teherán, así como limitar los movimientos en todo el país a finales de febrero, cuando tan solo contaba con 28 contagios y cinco muertos. Sin embargo, una semana más tarde, el 29 de febrero, alcanzaba los 593 positivos.

En este gráfico podrá comparar la evolución de casos diarios de España respecto a otros países.