40 años del universo Star Wars

El proyecto de serie B que se convirtió en un mito. Un reportaje de Marta Medina con formato de Brenda Valverde y Luis Rodríguez...

Después de un rodaje lleno de problemas, de haber perdido la confianza de Twentieth Century Fox -que no sabía exactamente de qué iba la película que habían comprado- y con un George Lucas medio deprimido y escéptico, todo apuntaba a que a 'Star Wars' le esperaba un batacazo en taquilla difícilmente salvable. Pero, ¡oh, 'voilà'!, la magia del cine. Seis meses después de su estreno, la primera película de 'Star Wars' se situaba como la más taquillera de todos los tiempos. Cines saturados por las colas infinitas, fans obsesionados que coleccionaban cualquier material relacionado con Luke Skywalker y compañía y Hollywood frotándose las manos ante el nacimiento de un nuevo modelo de negocio. Hace ya 40 años, el 25 de mayo de 1977, veía la luz 'Star Wars: una nueva esperanza'.

¿Por dónde quieres empezar a leer?

El sueño de Lucas que nadie entendía

“Esta es la historia de Mace Windy, reverenciado Jedi-Bendu de Ophuchi, que nos relata C.J. Thorpe, aprendiz 'padawaan' del famoso Jedi”. Dos frases escritas a mano en un trozo de papel. Este es el primer documento material, el primer vestigio arqueológico de la “galaxia, muy, muy lejana” con la que un joven, endeudado e inseguro George Lucas cambió el curso de la historia del cine, como cuenta el escritor J. W. Rinzler en su libro 'Cómo se hizo Star Wars' (Planeta Cómic, 2015).

A finales de los años sesenta, George Lucas se ganaba la vida como ayudante de producción de Francis Ford Coppola en 'Llueve sobre mi corazón', mientras le rondaba la cabeza la idea de dirigir su primera película. Ahí, en un tiempo muerto del rodaje, fue la primera vez en que alguien le oyó hablar de naves espaciales, hologramas y guerras intergalácticas. Entre proyecto fracasado y proyecto fracasado, Lucas fue obsesionándose cada vez más con la ilusión de sacar adelante una cinta de ciencia ficción que mezclase ideas tan dispares como el estilo de 'Flash Gordon', la tradición del 'Yojimbo', de Kurosawa, y éxitos de su infancia como 'Ultimátum a la Tierra' (1951).

En los cuatro años en los que Lucas evolucionó de ayudante de producción a director de un éxito de taquilla como 'American Graffiti' (1973), Mace Windy también fue cambiando de forma y de nombre en los primeros bosquejos de un proyecto al que se le auguraban pocas posibilidades de salir adelante. Windy pasó a ser Kane Starkiller, que más adelante fue sustituido por Luke Skywalker, un general entrado en años que pronto fue sustituido por un adolescente que se transformó en un joven granjero. “Dos obreros se convirtieron en dos robots. Obi Wan y Darth Vader empezaron siendo un solo personaje, luego se separaron. Han Solo era un monstruo gigantesco y verdoso con branquias y sin nariz, más tarde pasó a ser un hombre fornido y barbudo y acabó siendo un piloto tipo duro al estilo de James Dean, un 'cowboy' en el espacio”, cuenta Rinzler en su libro.

En un principio, también se barajó la opción de que Luke fuese una chica (abajo, en cuclillas)

En un principio, también se barajó la opción de que Luke fuese una chica (abajo, en cuclillas). Star Wars © & TM 2017 Lucasfilm LTD

Por fin, el 20 de agosto de 1973, Twentieth Century Fox accedía a darle algo de calderilla a Lucas para que siguiese desarrollando su 'space opera' sin comprometerse del todo a financiar el proyecto. El cineasta californiano estaba hasta las cejas de deudas, así que tampoco puso demasiadas pegas cuando solo le ofrecieron “10.000 dólares de base, otros 10.000 'tras entregar el primer borrador de guion' y 30.000 por empezar a trabajar en los aspectos visuales de la película”.

A partir del momento en el que consiguió el adelanto, Lucas se pasó “dos años de trabajo marcados por el miedo a la página en blanco y la agonía de la escritura”, reescribiendo tratamientos y sinopsis, diseñando junto al dibujante Ralph McQuarrie el universo visual, todo para unos ejecutivos que se mostraban “extremadamente escépticos ante lo mucho que iba a costar filmar los ambiciosos guiones de Lucas” y que no entendían exactamente “qué es lo que se traían entre manos”.

Lucas buscó y rebuscó opciones para abaratar su ambicioso y descomunal proyecto -con la consiguiente frustración-, y empezó a valorar la posibilidad de rodar fuera de Estados Unidos para rebajar costes. Entre las opciones barajadas, la España de los 'spaghetti westerns': buena, bonita y barata. 'Star Wars' iba tomando forma, la Fox necesitaba nuevo material y la cabezonería y la originalidad de Lucas empezaban a ser vistas como algo positivo en los estudios. 'Star Wars' por fin recibió luz verde para empezar a rodarse en marzo de 1976 en los estudios de Shepperton y Elstree de Reino Unido y en el desierto de Túnez. Finalmente, España quedaba descartada.

Boceto, maqueta y decorados del Halcón Milenario

Boceto, maqueta y decorados del Halcón Milenario. Star Wars © & TM 2017 Lucasfilm LTD

Extrañamente, para lo que es habitual en el mundo del cine, Lucas tenía claro que no quería volver a trabajar con actores con los que ya hubiese colaborado en 'American Graffiti'. Entre ellos, Harrison Ford, que había decidido apostar por un trabajo más prosaico pero más rentable para poder salir adelante. “Abandoné la actuación para ser carpintero porque iba a nacer nuestro segundo hijo y nos gustaba comer. Lo de ser actor no funcionaba”, confesó Ford en una entrevista.

Los primeros bocetos de McQuarrie para Darth Vader

Los primeros bocetos de McQuarrie para Darth Vader. Star Wars © & TM 2017 Lucasfilm LTD

El productor Fred Roos, que tenía una debilidad por los actores fracasados, lo contrató para que arreglara una puerta y para que, así como por casualidad, se encontrase con Lucas, que al final lo llamó para dar la réplica a 50 o 60 actores que acudieron a los 'castings'. Unas pruebas en las que la actriz Terri Nunn -que luego ha hecho una carrera desapercibida en la televisión- se perfilaba como la favorita para interpretar a Leia y en las que Kurt Russell tenía muchas posibilidades de llevarse el papel de Luke Skywalker.

Mark Hamill “era cualquier cosa menos el favorito para el papel”, cuenta Rinzler. Carrie Fisher -que se enfrentó a una prueba doble con Brian de Palma para ‘Carrie’ y Lucas para dar vida a Leia- se daba por excluida después de haber hecho varias pruebas y de que en las tres semanas siguientes nadie hubiese contactado con ella. Y a Harrison Ford ni siquiera se le tenía en cuenta. “Vi a Terri Nunn en la oficina del paro un mes después [de las pruebas]”, recuerda Hamill. “Ella me preguntó: '¿Lograste el papel?', y yo dije: 'No, ¿y tú?'. Ella me dijo: 'No', nos abrazamos y aquella fue la última vez que la vi”. Unos meses después, Hamill, Fisher y Ford embarcaban en un avión destino a Túnez sin saber que 'Star Wars' marcaría sus vidas y sus carreras indeleblemente y para siempre.

¡Ayúdame Obi-Wan Kenobi! ¡Este rodaje es un infierno!

El 22 de marzo de 1976 George Lucas daba desde Túnez el pistoletazo de salida a 84 días de rodaje -20 más de lo previsto- y a su propio infierno personal, materializado en una producción que tuvo que enfrentarse a torrentes de lluvia, camiones atrapados en el barro, camiones incendiados, problemas técnicos con el tratamiento de la película, peleas subidas de tono entre departamentos y una sensación de inminente desastre por parte de los ejecutivos de Fox. “Trabajamos hasta caer reventados, 20 horas diarias”, desvela en 'Cómo se hizo Star Wars' el productor Robert Watts.

Con una Panavision R200, un equipo de rodaje compuesto por unos 100 ingleses y 25 tunecinos -entre ellos se comunicaban en francés- y una dosis extra de ilusión -que duraría más bien poco-, Lucas por fin hacía realidad su fantasía espacial. Pero ya en la primera jornada, empezaron a aparecer negros nubarrones.

“Tuve la sensación de que no iba a sobrevivir a aquella película”, confiesa Anthony Daniels, el actor que dio vida a C3PO. En mitad del desierto y vestido con una carcasa metálica atornillada en el cuello y debajo de la cintura, Daniels no veía bien, no oía bien y no podía hablar. Incluso en una ocasión se lo encontraron incrustado en una duna, sin poderse levantar solo, después de haber tropezado en la arena.

Daniels tenía graves dificultades para andar por el desierto por culpa del traje

Daniels tenía graves dificultades para andar por el desierto por culpa del traje. Star Wars © & TM 2017 Lucasfilm LTD

El poco tiempo que habían tenido de preproducción provocó que algunos departamentos -en especial el de vestuario- se encontrasen de repente con problemas que no se habían planteado y que les obligaban a comprar las soluciones, con el sobrecoste subsiguiente.

Esas tensiones acabaron extendiéndose entre departamentos: la relación entre John Barry, el diseñador de producción, y Gilbert Taylor, el director de fotografía, era cada vez más tensa. El director tampoco estaba contento con Taylor “porque no había conseguido el estilo documental de iluminación que le había solicitado”. “Lucas, que había trabajado más con el operador de cámara en la composición de planos y de movimiento, se sintió comprensiblemente traicionado por su director de fotografía y por el estudio”.

Las tropas de asalto posan tras completar una escena

Las tropas de asalto posan tras completar una escena. Star Wars © & TM 2017 Lucasfilm LTD

Porque “desde Londres [que era donde se montaba 'Star Wars']” el estudio “había recibido comentarios muy negativos sobre la película”, así que cuando mandaron a varios de sus ejecutivos a controlar el rodaje, Lucas sintió que le estaban poniendo en cuestión públicamente. “La película estaba disparando el presupuesto, así que pensé en ir a comprobarlo en persona”, reconoce Alan Ladd, ejecutivo de Fox. Lucas estaba muy decepcionado porque no podía conseguir nada de lo que quería y el equipo, que además se burlaba de él, no quería hacer horas extra y se revelaba constantemente. En Inglaterra, la construcción de los decorados iba con retraso, lo que supuso más sobrecostes. Lucas no se había imaginado lo fácilmente que el rodaje de 'Star Wars' iba a convertirse en una auténtica pesadilla.

Un momento del rodaje en la frontera entre Túnez y Argelia

Un momento del rodaje en la frontera entre Túnez y Argelia. Star Wars © & TM 2017 Lucasfilm LTD

“Cuando terminaron en Elstree, vino directamente a la localización de mi rodaje en Mobile, donde rodábamos 'Encuentros en la tercera fase', y estaba muy deprimido”, admite Spielberg. “Trajo un puñado de fotos fijas, el vehículo de las arenas y los 'jawas' y me dejó asombrado. [...] No le gustaba la iluminación; no le gustaba lo que su director de fotografía, Gil Taylor, había hecho. Estaba muy disgustado”.

Tampoco le gustaba cómo estaban quedado los efectos especiales de Industrial Light and Magic, lo que llevó a Lucas a pelearse con John Dykstra, el supervisor encargado de maridar las maquetas, las animaciones, el 'stop motion' y las transparencias con las que el director había querido revolucionar la industria. Por otro lado, estaba convencido de que en esos 84 días tan solo había rodado un tráiler de casi 10 millones de dólares: “Solo tengo un 30%, solo tengo un 30%”, fue su mantra a la vuelta a Estados Unidos, sumido en una crisis de hipertensión y agotamiento que acabó mandándolo al hospital.

Momento del rodaje del 9 de julio, con Lucas con camisa de cuadros

Momento del rodaje del 9 de julio, con Lucas con camisa de cuadros. Star Wars © & TM 2017 Lucasfilm LTD

¡Oh, el cine! ¡La profesión más bella! ¡Ese mundo de fantasía y sueños hechos realidad!

El poder de la fuerza conquista del mundo

La mala suerte siguió acechando al equipo incluso después del rodaje. Lucas había llamado a Hamill para rodar un par de tomas adicionales cuando el actor, que siempre conducía su propio coche, un viernes por la noche, volviendo de los estudios, tuvo un accidente de tráfico bastante grave. “Lo operaron de nueve de la mañana hasta las cuatro de la tarde”, recuerda el productor Gary Kurtz. “Lo vi a las cuatro y media y Mark me dijo, 'Oh, lamento el retraso. En cuanto salga de aquí por la mañana podemos seguir'. Evidentemente, no tenía ni idea del aspecto que tenía”.

Además, Lucas se enfrentaba ahora al proceso de montaje, que significa revivir una y otra vez los peores momentos del rodaje, sobre todo para un director tan obsesionado con los fallos y con lo que no había salido como estaba previsto. Richard Chew, uno de los montadores, recuerda que tuvo la impresión de que Lucas “no estaba satisfecho”. “No fui capaz de averiguar si era por mi trabajo o por la película en general”. Carrie Fisher también fue testigo de su agonía: “Estaba destrozado. Trabajaba entre 18 y 20 horas diarias, intentando que todo fuese perfecto. Repetía una y otra vez: 'Nunca más; no voy a volver a hacer esto nunca más”.

En marzo de 1977, apenas a dos meses de la fecha prevista para el estreno de 'Star Wars', Lucas enseñó por primera vez la película a un grupo de amigos en su casa de San Anselmo, a falta de añadir todos los efectos especiales. Entre los amigos estaban Spielberg, Brian de Palma y los guionistas Willard Huyck y Gloria Katz, ansiosos por ver el resultado de tantos años de devoto trabajo.

El Teatro Grauman's Chinese anuncia la proyección de Star Wars en 1977

El Teatro Grauman's Chinese anuncia la proyección de Star Wars en 1977. Star Wars © & TM 2017 Lucasfilm LTD

“Al final de la proyección, todo el mundo estaba espantado”, cuenta Katz en 'Blockbuster', un ensayo sobre la industria de Hollywood firmado por el crítico Tom Shone. “Marcia [Lucas, por entonces casada con el cineasta] empezó a llorar, susurrando 'es el 'Por fin, el gran amor' [una comedia romántica de Peter Bogdanovich con críticas terribles] de la ciencia ficción. Es horrible”. De Palma, sin mucha intención de rebajar la tensión del momento, la calificó como “un galimatías”. Solo Spielberg pensó que la película haría dinero. “La película va a recaudar 100 millones de euros”, dijo, “y os voy a decir por qué: tiene una inocencia y un algo naíf, que es muy George, y a la gente le encantará”.

El ánimo de Lucas solo cambió gracias a John Williams, cuando pudo ver que la música y la película en la que había trabajado cuatro años encajaban a la perfección. “Incluso telefoneó a Spielberg para que su amigo pudiera escuchar a través del teléfono”. Williams había dirigido durante 42 horas a la Orquesta Sinfónica de Londres para interpretar una banda sonora que se convertiría en una de las composiciones más famosas y apreciadas de la historia del cine. La fecha del estreno se acercaba y Lucas trabajaba a contrarreloj para poder parchear su película de la mejor manera posible.

Cuando llegó el 25 de mayo de 1977, todavía acudía todos los días a los estudios a dar los últimos retoques a su filme. Esa noche, había ido a cenar con Marcia a un Hamburger Hamlet en Hollywood Boulevard. “Estábamos casi en la parte de atrás, pero por el escaparate principal podía ver una gran multitud frente al Grauman's Chinese, con limusinas, y pensé que alguien estaría realizando la 'première' de alguna película. […]”, recuerda Lucas. “Al terminar yo dije: 'Vamos a ver qué pasa ahí fuera'. Salimos por la puerta, levanté la vista hasta la marquesina y dije: '¡Oh, Dios, es 'Star Wars'! ¡Olvidé que se estrenaba hoy! ¡Holy Moly!'. Pero eran las seis en punto, así que tuve que regresar al estudio a terminar la mezcla de sonido”.

La película se convirtió en un gran éxito de la noche a la mañana. El Grauman's Chinese hizo la mejor recaudación de un estreno en 50 años de historia gracias a los 4.800 espectadores que pagaron cuatro dólares por ver 'Star Wars'. El día de su estreno ya había recaudado 254.809 dólares. El 2 de junio, la película ya se había embolsado más de tres millones de dólares.

Las colas para ver la película eran la comidilla de los vecinos y la prensa

Las colas para ver la película eran la comidilla de los vecinos y la prensa. Star Wars © & TM 2017 Lucasfilm LTD

Una película que había nacido con una genética de cine de serie B se había revelado como la sensación del año: no había nada que se le pareciese, no era una película de vaqueros y tampoco había seguido la senda del cine social del Nuevo Hollywood. “Nunca había visto nada parecido. Venía gente de todo tipo. Gente mayor, gente joven, niños, grupos de Hare Krishna”, prosigue Shone. “Se ha convertido en una atracción familiar mirar a la gente haciendo cola”, contaba entonces un vecino de Washington. “Está cambiando el barrio”, decía otro. “Estas calles solían ser tranquilas y ahora solo hay gente andando arriba y abajo desde las seis de la tarde hasta medianoche”. Gente que solo quería entrar a ver por enésima vez la cinta de Lucas.

La crítica se volcó también con 'Star Wars'. En 'Variety' escribieron: “'Star Wars' es una película magnífica”. La misma revista informaba de que las teleoperadoras de Los Ángeles estaban recibiendo casi 100 llamadas por hora de gente preguntando por los horarios de las sesiones en las que proyectaban la cinta. “Para una generación de fans, 1977 sería siempre una especie de año cero cinematográfico: el año en el que nacieron las películas”, remarca Shone.

40 años después, 'Star Wars' es casi un género en sí. Precuelas, secuelas y 'spinoffs' cuyos estrenos trascienden la cartelera, convertidos en una especie de acontecimiento mundial, alimento de un fetichismo reverencial, que además parece extenderse sin límites por el tiempo, traspasando y uniendo generaciones tan lejanas como la propia galaxia. Puede que 'Star Wars' cumpla 40 años, pero sin duda ya hace tiempo que alcanzó el estatus de eterna.

Portada del libro 'Cómo se hizo Star Wars'

Información extraída del libro 'Cómo se hizo Star Wars' (2015, Editorial Planeta Cómic)