Los paquidermos de Gorongosa y otros animales salvajes fueron devastados por la guerra civil que vivió el país en los años 1980 y 90, pero se han recuperado de manera espectacular en la última década gracias a un esfuerzo brutal hecho por el Gobierno de Mozambique que ha unido a conservacionistas, científicos y comunidades locales por la restauración ecológica.

Estos animales, como sus vecinos los elefantes, también han conseguido sobrevivir después de décadas de guerras y conflictos armados. (Foto: Joshua Daskin)

La vida silvestre de Gorongosa fue devastada por la guerra civil entre los años 1980 y 90, pero se ha recuperado de manera espectacular en la última década gracias a un esfuerzo pionero por el Gobierno de Mozambique para alistar los conservacionistas, científicos y comunidades locales en la restauración ecológica. (Crédito: Robert Pringle)

El león es otra especie que ha visto su superviviencia afectada en buena medida por los conflictos armados en África. (Crédito: Robert Pringle)

Los investigadores analizaron 65 años de conflictos armados en toda África y concluyeron que la exposición a la guerra durante solo un año era suficiente para desestabilizar la población animal. (Crédito: Robert Pringle)

Los peligros a los que se enfrentan los animales en tiempos de conflictos son variados: se ven atrapados en cruces de disparos, cañones y todo tipo de artillería; los soldados realizan cacerías para cobrarse las piezas etc. (Crédito: Robert Pringle)

La jirafa reticulada y la cebra de Grevy son dos de las especies en peligro de extinción que persisten en Kenia dentro de un mosaico de tierras privadas y públicas. Una nueva investigación muestra que el conflicto armado ha sido un factor en la disminución de décadas de la vida silvestre en toda África. (Crédito: Robert Pringle)

 

Estos son los animales a punto de desaparecer por las guerras en África

Sabemos que las guerras en África afectan y destrozan la vida de muchísimas personas y pueblos, pero lo que hasta ahora no se conocía tanto era el efecto que estas tienen en los animales que conviven con los conflictos. Un nuevo estudio publicado en la revista científica Nature se centra precisamente en este problema y sus conclusiones son bastante claras. Más del 70% de los parques protegidos africanos se vieron afectados por la guerras ocurridas entre 1946 y 2010 de forma fundamental, dañando duramente estas luchas a las poblaciones de animales que vivían en ellas.

Joshua Daskin y Robert Pringle, los autores de la investigación, estudiaron el efecto de los conflictos armados en 253 poblaciones de grandes herbívoros en las áreas protegidas de toda África. Utilizando datos recogidos entre 1946 y 2010, e incluyendo muchas poblaciones de especies en peligro de extinción emblemáticas como elefantes, hipopótamos o el kudú menor, descubrieron que la frecuencia de los conflictos fue un factor clave a la hora de la evolución de dichas poblaciones. Es decir, cuantos más conflictos había en la zona más descendía el número de ejemplares en dichos grupos.

Este es el primer estudio que analiza cuantitativamente cómo la guerra afecta a la fauna en un continente concreto y durante varias décadas. Y deja una conclusión clara, que la guerra afecta de forma brutal también a los animales, aunque en ese momento ni nos acordemos de ellos.

Principales Tags

Hoy en portada