Hacia un futuro mejorPowered by

Cibervoluntarios para fomentar la inclusión social

Sandra Carbajo

Esta fundación nació hace 15 años con un claro objetivo: promover un uso social de las nuevas tecnologías para eliminar las brechas ‘sociodigitales’

I

nnovación social, empoderamiento de la ciudadanía, inteligencia colectiva o inclusión son palabras que van adquiriendo peso en nuestra sociedad. Conceptos que hace una década parecían demasiado alejados de una realidad marcada por una profunda crisis económica. Sin embargo, el momento actual nos ha obligado no solo a integrarlos en nuestro vocabulario, sino a incorporarlos como pautas vitales en nuestro avance hacia una comunidad global.

“Venimos de un periodo en el que se ha generado mucha brecha, precisamente por la crisis, y estamos en un momento en el que hay que trabajar en conjunto y coordinados. Ahora es importante apostar y construir un cuarto sector, empresas socialmente responsables”, explica Yolanda Rueda, presidenta de la Fundación Cibervoluntarios, ONG española pionera en este campo y con más de 15 años experiencia. Forma parte de las cien entidades que el ‘Financial Times’ reconoció el pasado noviembre como líderes del crecimiento en Europa. Pero… ¿Por qué?

Cibervoluntarios nació con el objetivo de promover un uso social de las nuevas tecnologías, especialmente en los colectivos con mayor riesgo de exclusión sociodigital, justo cuando el cambio de siglo había originado una nueva brecha social provocada por las nuevas tecnologías.

“No me lo podía creer”, confiesa Yolanda. “La tecnología era la herramienta más potente para eliminar esas brechas”. Por aquel entonces ella era una de las fundadoras de Campus Party, la gran concentración de usuarios de ordenador. Así que decidió organizar, junto a Jorge Rastrilla, unas charlas donde poder debatir sobre el papel de los internautas en el problema de la inclusión. De este modo, vio la luz Cibervoluntarios, que actualmente cuenta con un equipo de 17 personas, distribuidos por áreas y ubicados en diferentes puntos de España, y más de 1.500 cibervoluntarios que ayudan a otras personas a usar la tecnología para mejorar su participación dentro de la sociedad, formarse, conseguir un empleo mejor… En definitiva, empoderarlas. “No es una cuestión de alfabetización digital, sino de apropiación de la tecnología. Cómo le cambia la vida a una persona cuando empieza a utilizar esas tecnologías, a conocerlas y a integrarlas como una herramienta más en su vida”, explica la presidenta.

Para Yolanda “no puede haber inclusión sin tecnología”. Porque “tanto si te quieres formar como si quieres hacer una gestión administrativa, ahí tienes internet abierto, un mundo de posibilidades. Somos unos firmes convencidos de que enseñar este arma tan potente es una forma de abrirle las puertas a la gente a que haga lo que de verdad quiere hace”, reflexiona.

1.500 cibervoluntarios ayudan a otras personas a usar la tecnología para formarse, conseguir un empleo mejor...

Desde su constitución como fundación en 2005, la entidad actúa a través de dos vertientes: apropiación tecnológica -a través de sus cibervoluntarios- e innovación digital -a través del programa Empodera.org-. “Este último proyecto empezó siendo un evento a nivel internacional, en el que aglutinábamos a gente de todo el mundo que está cambiando la tecnología desde un punto de vista más social. Por ejemplo, en 2009 vino Jack Dorsey, fundador de Twitter”.

“Detectamos unas necesidades que muchas pequeñas organizaciones: yo tengo esta necesidad y necesito que más gente me apoye. Por eso creamos Empodera.org para que cualquier organización generara su propio espacio de innovación social, decidiera cuáles son sus necesidades relacionadas con dos o tres Objetivos de Desarrollo Sostenible y que fueran resueltas por los jóvenes”. ¿Cómo lo hacen? A través de los centros educativos, tanto colegios como universidades, y apoyada por las Naciones Unidas. Yolanda Rueda considera que involucrar a estas generaciones desde la escuela contribuye al empoderamiento de la ciudadanía.

La Fundación Cibervoluntarios llega con sus proyectos a más de 30.000 personas cada año

Dentro de este marco también crearon ‘Ideatones’, unas jornadas de ocho horas donde las ONG y los jóvenes se unen para buscar soluciones innovadoras, abiertas y sostenibles a los ODS. “El proyecto ‘Empodera.org’ ha gustado tanto a Naciones Unidas que ahora quiere que sea escalable y replicable a otros países. Vamos a empezar por México y Ecuador”, reconoce orgullosa Yolanda Rueda. “Nuestro objetivo es que en 2020 podamos ya llevar los ‘Ideatones’ a otros países”.

No obstante, la actividad de la Fundación Cibervoluntarios no terminan aquí. Están embarcados en diez proyectos europeos, entre los que destacan Provenance realizado junto a la Universidad de Dublin City University y Trinity College y enfocado a detectar las ‘fake news’, a través de tecnología Blockchain; o Nadine dirigido a la integración de migrantes y refugiados, usando inteligencia artificial. Además, “tenemos entre 12 y 15 proyectos propios con los que final del año llegamos a unas 30.000 personas”, declara Yolanda Rueda. Iniciativas en ámbitos muy diversos que van desde la ciberseguridad y el uso de las redes sociales en los adolescentes, empleabilidad en entornos rurales, hasta violencia de género o diversidad funcional, entre otros muchos. “En definitiva, usar la tecnología desde un punto de vista amplio para llegar hacer una inclusión total”, resume. Todos ellos organizados bajo la misma premisa de colaboración, cooperación y co-creación, ya que “la única forma de crecer es mirar al lado. Ver lo que están haciendo otras personas y construir en colaboración”, concluye Yolanda.

El Confidencial, en colaboración con Banco Santander, tiene como principal objetivo dar a conocer los proyectos de personas que transforman la sociedad e impulsan el progreso.

Artículos relacionados

Hacia un futuro mejor