Logo de El Confidencial

Powered by

Por qué el optimismo empresarial convirtió a Scalpers en una marca de éxito

estar donde estés

Por qué el optimismo empresarial convirtió a Scalpers en una marca de éxito

Por EC Brands

¿V

ivimos tiempos para ser optimistas? Algunos pueden responder que "no", que el contexto no invita a ello; sin embargo, otros dirán que la actitud está por encima de las dificultades, que los retos solo se superan con esfuerzo y positivismo. A finales del 2019 se publicó un estudio de HSBC en el que se preguntó a 9.131 compañías de 35 países acerca de sus perspectivas de futuro. No era un contexto fácil: el Brexit, las elecciones de Estados Unidos (EE.UU.) y los conflictos geopolíticos vaticinaban un 2020 muy convulso para todo tipo de empresas, pero los resultados fueron más que positivos: en España, el 85% de las 350 compañías encuestadas se mostraban optimistas y aseguraban que en 2020 aumentarían su facturación. A nivel mundial, la media era del 79%.

El optimismo de las empresas en 2019 respecto a 2020

Gráfica sobre el optimismo de las empresas en 2019 respecto a 2020

El optimismo no solo se manifiesta a corto plazo, sino también a medio. Cuando se les preguntó por sus expectativas de cara a los próximos cinco años, la cifra de empresas españolas que aseguró que pensaba crecer era incluso mayor: el 89%.

El optimismo de las empresas de cara a 2025

Gráfica sobre el optimismo de las empresas en 2019 respecto a 2020

Pero el citado informe y los resultados obtenidos son previos al estallido de la pandemia del covid-19, la situación sanitaria y la crisis económica. ¿Ha podido el coronavirus con el optimismo empresarial tanto dentro como fuera de nuestras fronteras? Lo cierto es que no. En verano, el informe 'Bold Moves in Tough Times' elaborado por Accenture se propuso conocer la opinión de los directivos de todo el mundo para evaluar el daño económico provocado por el coronavirus y la previsión del tiempo necesario para que se revierta esta crisis. Las noticias, de nuevo, fueron positivas: incluso en un contexto como el actual, el 66% de los directivos aseguraron que Europa saldrá de la crisis de manera relativamente rápida. De hecho, todos respondieron acerca de las posibles formas de la curva de la recuperación (V, U, W, L) y la mayoría se mostró razonablemente optimista.

¿Cómo se recuperará cada sector?

En V

En U

En W

En L

Gráfica sobre el modo de recuperación de cada sector

Resiliencia como método empresarial

Si la mayoría de empresas es optimista respecto al futuro no es que no le afecte el covid-19, si no que, pese a las dificultades, cuenta con adaptarse a las consecuencias y salir reforzada de esta situación.

Un ejemplo de esta capacidad de adaptación es el de la empresa española de moda Scalpers. La marca se creó en 2007 por un grupo de jóvenes emprendedores sevillanos que realizaban algo similar a un servicio de sastrería a domicilio, yendo por todos los despachos de abogados de Madrid vendiendo, especialmente, sus corbatas con una calavera negra como distintivo. Pronto se dieron cuenta de que quizá ese modelo de negocio no era demasiado escalable y la empresa, por tanto, sufriría más de lo deseado en ciertas etapas de su trayectoria empresarial.

Un grupo de trabajadores trabajan

Pese a la crisis financiera global, apostaron por seguir creciendo y resistir y, ante los posibles problemas, apostaron por el modelo de negocio. La compañía abrió su primera tienda en Madrid y, poco a poco, sus ventas fueron creciendo a la vez que su marca iba siendo cada vez más conocida. Con el paso del tiempo, Scalpers se ha convertido en un modelo de éxito: actualmente tienen varias tiendas y franquicias por todo el territorio nacional, su marca se vende en grandes plataformas como El Corte Inglés y la empresa facturó más de 70 millones de euros el año pasado con unos beneficios cercanos a los 6,5 millones de euros. Además, ha sabido adaptarse y, por ejemplo, cuenta con una línea de mascarillas de la firma y ofrece servicios digitales como el de ‘personal shopper online’.

“Scalpers prácticamente nació con la crisis de 2008, y las ganas y la adrenalina nos hicieron resistir”

“El éxito de la compañía radica en que nació de la ilusión, las ganas y la ambición de un grupo de amigos que tenía ganas de hacer algo distinto en el sector”, explica Borja Vázquez, cofunfador y presidente de Scalpers, en el Podcast de Banco Sabadell.

Al reflexionar sobre la resiliencia, señala: “Es fundamental no rendirse nunca, aunque te cierren muchas puertas. La persistencia es clave”. “Además, nosotros supimos hacer una división clara de funciones, saber qué hacía quién”, explica.

Cuando Toni Garrido, conductor del podcast, le pregunta si alguna vez pensó en tirar la toalla, rápidamente responde: “¡Sin duda! Scalpers prácticamente nació con la crisis de 2008, y las ganas y la adrenalina nos hicieron resistir, pero también hubo momentos complicados teniendo en cuenta que los recursos económicos eran limitados”.

Si las compañías son optimistas es porque cuentan con adaptarse a las consecuencias y salir reforzadas de esta situación

Aunque no es el único ejemplo de resiliencia y adaptación ante las dificultades. Otro caso de lo más inspirador y popular es el de Steve Jobs: despedido en su momento de Apple, la empresa que él mismo había creado, el emprendedor se dedicó a lo que mejor sabía hacer, crear proyectos creativos y hacerlos crecer. Su éxito fue tal que Apple acabó recontratándolo y, con él al mando, llegaron innovaciones como el iPhone. Otro ejemplo es el de Netflix, que comenzó siendo un pequeño videoclub de alquiler de películas que en absoluto estaba funcionando. De hecho, Blockbuster pudo comprar la compañía y no quiso hacerlo por no verle futuro. A día de hoy, Netflix es un gigante absoluto que ha llegado a esta posición tras varios cambios.

Todos estos ejemplos muestran que cualquier empresa va a tener que enfrentarse a un sinfín de dificultades que pondrán a prueba su modelo de negocio e incluso su propia supervivencia. Sin embargo, su resiliencia, guiada por el optimismo, les hizo adaptarse a los cambios y convertirse en los proyectos exitosos que son a día de hoy.

Un grupo de trabajadores con sus portátiles en una mesa

Los ingredientes que completan la resiliencia

La resiliencia es esencial para que una empresa pueda sobrevivir a los problemas que –seguro– le llegarán, pero no es el único factor importante. Hay otros que la complementan:

1.

El líder como marketing. Varias de las mejores empresas del mundo tienen un líder carismático, y eso no puede ser casualidad. Al frente de una buena empresa siempre debe haber una persona que comande todas las operaciones y sea la cara visible ante la sociedad. Y para que esa imagen sea positiva es esencial una buena comunicación. Como recuerda Jaume Gurt, Advisor & Mentor de directivos, en el Podcast de Banco Sabadell, “la tecnología facilita la conexión, no la comunicación”, así que los líderes deben tener una comunicación efectiva, dirigida a los usuarios y que venda su empresa de la manera más efectiva posible, incluso en las circunstancias actuales en las que, debido a la pandemia, muchas de las comunicaciones se han trasladado de lo físico a lo digital.

2.

Pivotaje. La inmensa mayoría de los emprendedores apuestan por su idea cuando inician un proyecto empresarial, pero ¿qué pasa cuando esta idea no funciona? Puede haber varios desenlaces: que el emprendedor se empeñe en ella aunque no tenga futuro, que se quede solo por el camino o incluso que tenga que cerrar. Sin embargo, muy pocos se plantean darle una vuelta o cambiarla. La apuesta por una idea fija puede llegar a ser peligrosa, ya que impedirá ver que a menudo basta con pivotar el modelo para que este sea exitoso, tal y como supieron hacer Borja y su equipo con Scalpers en su primera fase.

Una chica toma nota sobre una libreta

3.

Equipo. “Cuando montes una empresa, rodéate de gente que sepa mucho más que tú”. Esta frase pronunciada por varios de los mejores emprendedores de la historia puede sonar a falsa modestia, pero es una de las más acertadas. Un buen emprendedor podrá hacerse cargo de todas las tareas de la empresa cuando esta sea pequeña, pero a medida que crezca deberá delegar. Y para ello será imprescindible contar con los mejores profesionales.

4.

Valor frente a la competencia. Siempre se habla del valor de una idea empresarial, pero lo cierto es que la idea por sí sola no suele valer casi nada: la competencia podrá copiarla al día siguiente; lo que importa es la ejecución. ¿Y qué hacer cuando la competencia se empeña en copiar? Que se tiene que ofrecer un valor añadido. ¿Acaso no hay más buscadores que Google, más redes sociales que Facebook o más móviles que el iPhone?, ¿qué es es lo que les hace triunfar frente a sus competidores? Su carácter propio y el valor añadido que dan al mercado y, sobre todo, a sus usuarios.