Hay vida más allá de Madrid: Inbisa compra suelo para 430 pisos y ventas de 94 millones
  1. Vivienda
OBJETIVO: 600 VIVIENDAS ANUALES

Hay vida más allá de Madrid: Inbisa compra suelo para 430 pisos y ventas de 94 millones

Para 2021, Inbisa tenía comprometida la entrega de 500 viviendas en siete promociones. Todas ellas —Barcelona, Cantabria, Burgos, Vizcaya y Málaga— menos una se han entregado

Foto: Residencial Inbisa Viladecans.
Residencial Inbisa Viladecans.

El mercado del suelo de Madrid está que echa humo. El precio puesto sobre la mesa la semana pasada por un suelo del Ayuntamiento de Madrid en Valdebebas ha puesto de manifiesto hasta qué punto la escasez de la principal materia prima para construir viviendas y el voraz apetito de promotores y cooperativas han impulsado los precios hasta niveles impensables hace apenas un par de años.

Desde hace ya varios años, ante esta coyuntura, las promotoras han decidido poner el foco en otros mercados, aunque no todo vale, y cualquier incursión en un mercado nuevo requiere de un estudio de mercado muy exhaustivo para analizar si habrá demanda o no para un futuro desarrollo.

Una de las promotoras que buscan más opciones fuera de la capital es Inbisa, compañía que nació en 1995 en Bilbao y que en 2013 aterrizó en Madrid. Para 2021, Inbisa tenía comprometidas la entrega de 500 viviendas en siete promociones. Todas ellas —Barcelona, Cantabria, Burgos, Vizcaya y Málaga— menos una ya se han entregado y dos promociones más —Sanchinarro, 80 viviendas, y Vadebebas, 155 viviendas más— se entregarán a lo largo del primer trimestre de 2022.

El objetivo es alcanzar 600 viviendas anuales y un volumen de ventas de 150 millones

Y sumando, puesto que el objetivo de la compañía es alcanzar una velocidad de crucero de 600 viviendas anuales y un volumen de ventas de 150 millones, tras lograr facturar 60 millones en 2020 y a la espera de superar los 90 millones este ejercicio.

Estos números sitúan la compañía lejos de las grandes cotizadas o de grandes promotoras no cotizadas, pero son cifras en las que la compañía se siente cómoda y con las que cree que es más fácil ajustarse a los vaivenes inmobiliarios. "No nos debemos a ningún accionista. Hacemos operaciones con rigor, con estudios de mercado y de demanda", explica a El Confidencial Pedro Vizcaíno, director de Desarrollo de Negocio Residencial en Inbisa.

Además, a diferencia de otras promotoras, Inbisa no quiere suelo en gestión, sino suelos que se puedan poner en carga, prácticamente, desde el minuto uno. "Nos interesan, fundamentalmente, suelos finalistas o que se encuentren en la última etapa de gestión, de tal manera que se puedan poner en carga a corto plazo", asegura Vizcaíno. Una labor, tal y como reconoce, harto complicada en la capital, lo que les ha obligado, a ellos y a otros tantos promotores, a mirar oportunidades de negocio fuera de Madrid.

Valladolid, Pamplona, Barcelona...

Y la búsqueda ha tenido sus frutos. En la actualidad, Inbisa tiene suelo para 820 viviendas. De esta cantidad, aproximadamente la mitad, unas 400 unidades, se encuentra ya en construcción, en Madrid, Palma de Mallorca y Pamplona. Y otras 430 se levantarán en suelos finalistas adquiridos en los últimos meses y cuya comercialización arrancará en breve.

"Antes solo mirábamos en Madrid y Barcelona, así como en las principales capitales como Alicante, Córdoba o Sevilla. Ahora buscamos suelo donde creemos que hay demanda real de vivienda. Burgos, Zaragoza, Sevilla o Valladolid, donde el nuevo plan general favorece la promoción, ya que, por ejemplo, las terrazas no computan superficie", explica Vizcaíno.

placeholder Residencial Inbisa Ripollet Can Clos.
Residencial Inbisa Ripollet Can Clos.

Precisamente, uno de los últimos solares adquiridos se encuentra en Valladolid y las ventas de las viviendas generarán unos ingresos de 30 millones de euros. En Zizur (Pamplona), la compañía cuenta con otros dos solares. "Hicimos una primera apuesta con una primera promoción de 94 viviendas, actualmente en construcción y ya vendida al 80%, y hemos decidido poner en marcha otros dos suelos que suman 125 viviendas y supondrán un volumen de ventas de 32 millones". El último de los solares se encuentra en Granollers (Barcelona). Permitirá la construcción de 173 viviendas y un volumen de ventas de otros 32 millones. En total, 420 viviendas y un volumen de ventas de 90 millones.

La compañía ha analizado en los últimos meses más de 200 suelos, pero en lo que se refiere al mercado de Madrid, reconocen la escasez de suelo finalista existente y los elevados precios del escaso producto que sale al mercado, sin olvidar la enorme competencia que existe en el sector a la hora de hacerse con los mejores solares. La subasta del solar en Valdebebas hace 15 días, por el que se han presentado ofertas récord y por el que Inbisa también pujó, es solo una pequeña muestra de ello.

En 2022, la coyuntura es más favorable. Inbisa se mantendrá activa en la compra de suelo finalista, operaciones de permuta, proindivisos y promoción delegada. Descarta, además de una operación corporativa, entrar en proyectos 'build to rent' —"aunque no nos cerramos, no es nuestro modelo de negocio", asegura Vizcaíno—, al tiempo que quieren volver a impulsar negocios en los que han sido muy potentes en el pasado, como el sector industrial y logístico.

El mercado del suelo de Madrid está que echa humo. El precio puesto sobre la mesa la semana pasada por un suelo del Ayuntamiento de Madrid en Valdebebas ha puesto de manifiesto hasta qué punto la escasez de la principal materia prima para construir viviendas y el voraz apetito de promotores y cooperativas han impulsado los precios hasta niveles impensables hace apenas un par de años.

Promotores inmobiliarios Promoción inmobiliaria Suelo
El redactor recomienda