Respaldo del TSJM a los cooperativistas de las cocheras de Metro de Cuatro Caminos
  1. Vivienda
EL SOLAR FUE COMPRADO EN 2014

Respaldo del TSJM a los cooperativistas de las cocheras de Metro de Cuatro Caminos

El (TSJM) cierra un nuevo capítulo en la batalla judicial que lleva años enfrentando a los más de 400 cooperativistas que en noviembre de 2014 compraron el solar de las cocheras

Foto: Foto: Salvador Fenoll.
Foto: Salvador Fenoll.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) cierra un nuevo capítulo en la batalla judicial que lleva años enfrentando a los más de 400 cooperativistas que en noviembre de 2014 compraron el solar de las cocheras de Metro de Madrid en Cuatro Caminos, con la Asociación Madrid Ciudadanía y Patrimonio (MCyP). Un enfrentamiento judicial, con varios frentes abiertos, que ha imposibilitado la construcción de sus viviendas sobre el solar.

En enero de 2019, el TSJM parecía haber zanjado la polémica de la protección de las cocheras, pero la sentencia fue recurrida por la asociación, anulando y revocando aquel fallo, "por haberse basado en un precepto legal expulsado de la jurisdicción declarado inconstitucional", según declaró la asociación.

Ahora, dos años después, en una nueva sentencia del TSJM a la que ha tenido acceso El Confidencial, el tribunal ha desestimado el recurso de dicha asociación contra la resolución 17 de febrero de 2017 de la Comunidad de Madrid por el que se denegaba el valor patrimonial de las cocheras, es decir, por el que se rechazó declarar Bien de Interés Cultural (BIC) a este complejo industrial sobre el que se asientan las centenarias cocheras de la capital.

"El TSJM ha desestimado definitivamente la causa principal por la que todas las asociaciones han cuestionado en los juzgados el proyecto urbanístico de la cooperativa, la protección patrimonial”, explica a El Confidencial Juan José Perucho, director general de Ibosa, gestora de la cooperativa.

Foto: Foto: Salvador Fenoll.

La asociación MCyP impugnó la resolución que rechazaba declarar BIC las cocheras por la que la Administración regional determinó que "los elementos patrimoniales del recinto, aunque no son desdeñables, no tienen valor suficiente para ser declarados BIC". Y es que, el gobierno regional decidió no incoar el procedimiento para la catalogación de las cocheras como BIC basándose en un dictamen elaborado por la Real Academia de las Bellas Artes de San Fernando que concluyó que las cocheras "no presentan motivo arquitectónico ni estructural de valor arqueológico para su restauración". En dicho informe se subrayaba, además, "la inexistencia de evidencias que confirmen la participación de Antonio Palacios en el diseño y construcción de las cocheras".

Más de 150.000€ invertidos por familia

La compra de las cocheras de Cuatro Caminos a Metro de Madrid se remonta a noviembre de 2014. En aquella puja, la cooperativa Residencial Metropolitan, gestionada por Grupo Ibosa, presentó la oferta más alta: 88 millones de euros. El proyecto inicial -posteriormente se vería ligeramente modificado- contemplaba la construcción de más de 443 viviendas libres -60 de ellas protegidas- así como el soterramiento de las cocheras existentes, la creación de un gran parque público de 16.000 metros cuadrados y la intercomunicación entre las calles Bravo Murillo, Reina Victoria y Pablo Iglesias.

El principal atractivo del proyecto era el precio de las viviendas, por debajo de 3.000 euros el metro cuadrado construido en el caso de la vivienda libre, y ligeramente por debajo de los 2.000 euros en el caso de la Vivienda Protegida de Precio Básico (VPPB). Es decir, inicialmente, muchos de los que se apuntaron a la cooperativa podrían hacerse con una vivienda desde algo menos de 250.000 euros en pleno centro de Madrid.

Desde la compra del solar, diferentes asociaciones se han opuesto a la demolición de las cocheras alegando su valor patrimonial. Aunque ésta no ha sido su única batalla legal contra los cooperativistas. "Las asociaciones que defienden el valor patrimonial de las cocheras también perdieron hace unos días otra batalla judicial, pues los juzgados les desestimaron la solicitud de medidas cautelares paralizando la demolición", destaca Juan José Perucho, quien recuerda que, "una vez perdida la lucha por la protección patrimonial, han iniciado otras acciones reclamando en tribunales la incorrecta tramitación urbanística".

Más de 410 familias han invertido, de medio más de 150.000 euros por vivienda

El retraso generado en la construcción de las viviendas está teniendo un importante impacto económico en sus cooperativistas. "El daño causado a más de 410 familias es enorme, puesto que han invertido sus ahorros, con una media de más de 150.000 euros por vivienda desde hace 6 años. En muchos casos, el ahorro de toda una vida", añade Perucho. Dichos cooperativistas llevan más de un lustro esperando el inicio de la construcción de sus viviendas.

La protección de las cocheras siempre ha estado en el punto de mira entre aquellos que se oponían a que sobre dichos terrenos se construyeran casi medio millar de viviendas, pero también ha contado con la oposición inicial del Ayuntamiento de Madrid que durante el mandato de Manuela Carmena llegó a tumbar el proyecto de la cooperativa al considerar que su propuesta era contraria al Plan General de Ordenación Urbana de Madrid (PGOU) de 1997. Decisión que obligó a la gestora del proyecto, Ibosa, a modificar el proyecto para ajustarse a la ley y a las exigencias del consistorio.

Sin embargo, en el verano de 2017, el consistorio madrileño dio luz verde a la aprobación definitiva del plan de reforma de las cocheras, que iba a permitir obtener la licencia de demolición que no ha podido llevarse a cabo por los problemas judiciales. Asimismo, aún está pendiente de la aprobación del proyecto de urbanización y el convenio de gestión y reparcelación del ámbito. Una vez aprobados estos últimos proyectos se podrá urbanizar e iniciar la obra de la nueva cochera de Metro.

Ayuntamiento de Madrid Tribunal Superior de Justicia de Madrid Sector residencial Mercado inmobiliario
El redactor recomienda