EN NINGÚN CASO DEJAR DE PAGAR EL ALQUILER

Caseros vs inquilinos: condonar parte del alquiler o renegociar temporalmente la renta

Algunos caseros están dispuestos a renegociar las rentas con sus inquilinos, mientras que otros barajan condonar parte del alquiler o algunas mensualidades

Foto: Caseros vs inquilinos: condonar parte del alquiler o renegociar temporalmente la renta. (Foto: Efe)
Caseros vs inquilinos: condonar parte del alquiler o renegociar temporalmente la renta. (Foto: Efe)

El martes pasado, Pedro Sánchez apeló a la solidaridad de los caseros de toda España para paliar la delicada situación económica en la que pueden quedarse miles de personas que viven en alquiler en toda España por culpa de la crisis del coronavirus.

Desde entonces, algunos inquilinos han recibido mensajes de sus caseros en los que les informan de que este mes, mientras que quienes alquilan sus pisos a través de compañías como Alquiler Seguro o la Agencia Negociadora del Alquiler también ha comenzado a ponerse en contacto con ellas para estudiar distintas posibilidades que permitan a los inquilinos que se encuentren en situaciones más vulnerables seguir pagando el alquiler. También desde la iniciativa privada ya se han comenzado a tomar medidas -Lazora, por ejemplo, ha decidido una moratoria para 7.000 familias-, mientras que desde la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMSV) aplicará también una moratoria a cerca de 6.000 inquilinos.

"Tenemos caseros que están dispuestos a condonar parte de la renta. Ya hemos recibido algunas llamadas", reconoce Antonio Carroza, director general de Alquiler Seguro. Aunque advierte, "nuestro departamento de responsabilidad social está analizando diferente opciones y analizaremos caso por caso para comprobar que realmente estamos ante casos de vulnerabilidad. No obstante, aún es pronto ya que pensamos que la avalancha de peticiones por parte de inquilinos comenzaremos a verla a final de mes, cuando haya que pagar la renta".

Y añade que, "tendremos que hacer una selección de inquilinos o familias vulnerables porque habrá gente que intentará aprovecharse de esta ola de solidaridad, gente que realmente no necesite ayuda ni se encuentre en situación de vulnerabilidad o de insolvencia. Hemos tenido peticiones pero todavía no ha sido de manera masiva", concluye.

Por su parte, desde la Agencia Negociadora del Alquiler (ANA) se muestran también partidarios de que arrendadores y arrendatarios sean flexibles y cuando la situación lo requiera puedan acordar aplazamientos de pago de renta o reducciones temporales de las mismas. "En estos momentos tenemos encima de la mesa un caso concreto en el que donde un inquilino está sufriendo las consecuencias de la actual situación de crisis. Estamos realizando una propuesta, con el consentimiento del propietario, para que la renta de alquiler de 600 euros se le reduzca un 50% los próximos 3 meses. Después volvería a pagar la renta normal y luego se le daría un plazo hasta el 31 de diciembre para pagar la reducción aplicada en estos próximos 3 meses", explica José Ramón Zurdo, el director general de la Agencia Negociadora del Alquiler.

"De esta manera, le damos un plazo para que el inquilino pueda recuperarse. Este tipo de intervención solo podremos hacerla con aquellos inquilinos que hayan demostrado su nueva situación económica y que estén al corriente del cumplimento de sus obligaciones", añade.

No obstante, al igual que Alquiler Seguro, señalan que cualquier tipo de medida tendrá que ser analizada al detalle. "Hay dos escenarios en el alquiler, por un lado el alquiler entre particulares que representa el 95% del mercado en España. En este ámbito entendemos que tiene que producirse, igual que ha dicho el Gobierno, una negociación entre las partes, donde el propietario puede proponer al inquilino una reducción o aplazamiento de pago mientras dura la situación temporal, que en muchos casos será casi la misma que los ERTES, por ejemplo", explican desde la Agencia Negociadora del Alquiler.

"Es decir, es una situación donde el propietario, si puede, asume financieramente esa reducción de la renta de alquiler o su aplazamiento, donde lo normal es que luego se le vaya devolviendo cuando la situación del inquilino mejore. ¿En cuanto tiempo? En el tiempo que vayan acordando entre las dos partes. Si algún propietario particular quiere y puede regalar esa renta, será ese caso puntual, pero entendemos que esta situación sería anecdótica".

Y añaden, "en el escenario donde el propietario es un fondo o un banco, la situación es prácticamente la misma, con la diferencia que estas entidades puede ofrecer mayores facilidades financieras a los inquilinos, porque su capacidad y robustez no tienen nada que ver con un propietario particular".

E insisten, al igual que Antonio Carroza, en cualquier intervención que se quiera hacer, "tiene que tener en cuenta a todas las partes, porque puedes empezar a rescatar a unos y luego acabas rescatando a otros. Hemos oído que hay propuestas que no se pague el alquiler y ya está, como algo genérico, pero no tendría sentido como ha explicado la Ministra de Economía. Al otro lado no hay un banco, sino un ciudadano”.

No dejar de pagar

No obstante, mientras estos acuerdos entre inquilinos y caseros se producen o mientras el Gobierno decide si toma o no finalmente cartas en el asunto como ha sucedido con las hipotecas, el consejo de los expertos a los inquilinos es no dejar de pagar el alquiler. Así lo aconsejan, por ejemplo, desde Arrenta, compañía especializada en seguros para el alquiler, ya que dejar de pagar las rentas puede llevar a cometer una irregularidad de carácter económico "que acabará penalizándose, perjudicando, además, a muchos propietarios que, en la gran mayoría, tienen niveles de renta medios a los que también está afectando el coronavirus".

"Este objetivo de cooperación y solidaridad debe extenderse también a todo el sector privado", explica Javier Iscar, uno de los creadores y presidente de Arrenta. “Es hora de que la iniciativa privada se sume a la pública. Todos podemos poner un granito de arena para evitar que las consecuencias sean dramáticas para muchas familias que lo van a pasar mal”.

En este sentido, Arrenta ha decidido crear una bolsa de ayuna de alquiler con 10.000 euros de sus fondos propios, con la unanimidad de todos los empleados de la empresa. Una cantidad que se destinará para aportar 200 euros al mes, por un total de dos mensualidades, para pagar las rentas de alquiler de las familias que más afectados han visto sus ingresos por el coronavirus.

"En total se ayudará a pagar 50 mensualidades de alquiler o a 25 familias en caso de que se aplique a dos meses. Para ello hemos creado un correo electrónico para recibir las peticiones y realizará directamente la selección de inquilinos. Para ello utilizará los sistemas de scoring o análisis de la solvencia de los inquilinos que posee, de enorme precisión", apunta Iscar.

Y añade, "el siguiente paso es apelar a la compresión de los propietarios y que se sumen a la iniciativa, multiplicando considerablemente las dos ayudas de 250 euros. La labor de comunicación sobre la bolsa por parte de los miles de profesionales inmobiliarios que trabajan con Arrenta es también fundamental para difundir la iniciativa. Apelamos al resto de empresas a unirse y pensamos que están en condiciones de llegar a cubrir hasta 1.000 mensualidades por un valor de 250 euros cada una. Es decir, un total de 250.000 euros destinados a ayudar a 500 familias durante dos meses"

"El objetivo es predicar con el ejemplo y que la iniciativa del sector privado contribuya, junto a las medidas aprobadas por todas las Administraciones Públicas, a suavizar la crisis y algo fundamental, que la recuperación sea lo más rápida posible favoreciendo el efecto V", concluye Javier Iscar.

Vivienda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios