PEDÍAN 33 MILLONES Y HAN PAGADO 22

Los Cortina-Koplowitz cazan otra pieza inmobiliaria en el centro de Madrid

Los hermanos Alberto y Pedro Cortina Koplowitz refuerzan, con esta adquisición —que se habría cerrado en octubre de 2019—, su pequeño emporio inmobiliario en la capital

Foto: Foto: E.S.
Foto: E.S.
Adelantado en

La familia Cortina-Koplowitz sigue apostando con fuerza por el mercado residencial de Madrid. En esta ocasión, el activo adquirido es un céntrico edificio situado en la calle Orellana 1, en el corazón de la plaza de Alonso Martínez. Un inmueble que salió a la venta hace algo más de un año entre 35 y 33 millones de euros y cuya compra se habría cerrado en 22 millones, tal y como aseguran a El Confidencial diferentes fuentes del mercado. Es decir, se habrían conseguido rebajar en casi un 40% las expectativas de venta de sus propietarios, un 'family office' de origen canario.

Los hermanos Alberto y Pedro Cortina Koplowitz, dos de los hijos de Alberto Cortina y Alicia Koplowitz, refuerzan, con esta adquisición —que según las mismas fuentes se habría cerrado en octubre de 2019—, su pequeño emporio inmobiliario en la capital, que incluye un edificio situado en la calle Manuela Malasaña, así como varios pisos en la calle San Bernardo y varios inmuebles en las calles Miguel Servet (Lavapiés), Pasaje de Pradillo (Prosperidad), San Pedro y León (en el distrito Centro), en la plaza de Santa Ana (Huertas), en Prim (Chueca) y en Bravo Murillo, tal y como reveló hace unos meses El Confidencial.

El edificio situado en Orellana 1 ya estuvo en el mercado en 2009, pero entonces, tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, su venta quedó en el aire. Hace poco más de un año, sus propietarios volvieron a tantear el mercado ante el creciente interés por este tipo de activos en Madrid capital.

Sin embargo, tal y como ha sucedido con varios edificios más en la capital, y tal y como explican los expertos, su elevado precio impedía su venta. Es el caso, por ejemplo, de Claudio Coello 11, un edificio en manos venezolanas que salió a la venta hace unos meses por 27 millones de euros. Actualmente, busca comprador por 17 millones, si bien expertos del mercado inmobiliario le otorgan un precio objetivo en torno a 11 millones de euros.

"Y no es el único, hay varios edificios más a la venta en la capital que no consiguen comprador debido a las elevadas expectativas de venta de sus propietarios", apuntan estos expertos.

Un precio de compra muy elevado

Este activo se ubica en una zona fundamentalmente residencial, en el distrito de Justicia y al lado del barrio de Chueca, con gran tránsito peatonal. Fue construido a principios del siglo XX y sus nuevos propietarios deberán realizar la rehabilitación del edificio, si bien tendrán que mantener la fachada, puesto que está protegida, al igual que el patio, las escaleras y el portal.

Tiene una superficie construida de algo más de 3.800 metros cuadrados distribuidos en seis plantas —semisótano, planta baja y cuatro plantas sobre rasante—. Es decir, teniendo en cuenta el precio pagado, habrían puesto sobre la mesa casi 6.000 euros el metro cuadrado de repercusión, un precio muy elevado, según coinciden en el sector inmobiliario.

Cuenta con dos locales comerciales —uno de ellos alquilado a Burger King, cuyo contrato vence el próximo año, y el otro al restaurante peruano Quispe— en la planta baja que suman casi 1.200 metros cuadrados y ocho viviendas —dos por planta— que han estado o están alquiladas como oficinas —en total, 2.660 metros cuadrados—.

Los locales y las viviendas alquiladas generan unas rentas anuales cercanas a los 400.000 euros, según la información a la que ha tenido acceso El Confidencial, con una rentabilidad bruta ligeramente superior al 1%. Un porcentaje que podría aumentar sensiblemente, según fuentes del mercado, si, una vez vaciado el inmueble de inquilinos y tras la renovación, se suben las rentas.

Además del precio, los expertos señalan otra desventaja del edificio. No dispone de plazas de garaje y, según las fuentes consultadas, en un futuro tampoco podrían construirse, lo que, según estas fuentes, condicionará el futuro del proyecto, que previsiblemente se materialice en viviendas de lujo en alquiler.

No obstante, tal y como ha sucedido con otros proyectos en la capital, el inmueble también podría transformarse en viviendas de lujo, si bien expertos en este segmento del mercado coinciden en señalar que el precio pagado es muy elevado, "aunque el barrio de Justicia está muy de moda y si hacen un buen proyecto, podrían vender a 10.000 euros el metro cuadrado".

Vivienda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios