ING Y TRIODOS NO ENTRAN EN LA GUERRA

Evo Banco sucumbe a los cantos de sirena del tipo fijo con una hipoteca a 30 años

Con este lanzamiento, solamente hay dos entidades que aún no apuestan por las hipotecas fijas en su oferta comercial: ING y Triodos Bank

Foto: Oficina de Evo Banco en Madrid. (EFE)
Oficina de Evo Banco en Madrid. (EFE)

Evo Banco se suma a la guerra hipotecaria del tipo fijo. Tras su integración en Bankinter, y como ya adelantaban algunos expertos del sector, era solo cuestión de tiempo que la entidad sucumbiera a los cantos de sirena que han llevado a la práctica totalidad de la banca a ofrecer productos a un tipo de interés fijo ante los mínimos históricos del euríbor y de los tipos de interés que tanto están penalizando sus márgenes de negocio.

Tal y como puede verse en su página web, se trata de un producto a 30 años a una TAE del 2,21% —Bankinter ofrece un 2,45%— y un TIN del 1,79% —frente al 1,75% del banco naranja—. Con este lanzamiento, solamente hay dos entidades que aún no apuestan por el tipo fijo en su oferta comercial: ING y Triodos Bank.

Evo Banco cuenta actualmente con dos modalidades mixtas y una variable. De hecho, el lanzamiento del tipo fijo coincide con la reducción de intereses en el resto de sus productos. Así, por ejemplo, su hipoteca variable baja 0,83% TAE, y las opciones de interés mixto, al 1,48% y 2,08% TAE a 10 y 20 años, respectivamente. Tal y como aseguraban a principios de septiembre a El Confidencial fuentes de Evo Banco, tres cuartas partes de su cartera están en variable, "aunque la mixta está teniendo una buena acogida, con más de un 80% de nuevas formalizaciones bajo esta modalidad".

Evo Banco mantiene su política de cero comisiones —ni de apertura, ni de estudio, ni de amortización ni de cancelación— e incluye, de forma gratuita, un seguro de vida durante un año y otro de protección de pagos durante dos años para el primer titular. Además, para aquellos clientes en dificultades por desempleo, invalidez permanente o fallecimiento, contempla una carencia de hasta dos años en el pago de capital. El límite a financiar, como viene siendo habitual en el sector financiero desde que estalló la crisis, es de hasta un máximo del 80% para primera vivienda.

La guerra hipotecaria por el tipo fijo estalló hace ya tres años, cuando el euríbor entró, por primera vez en su historia, en terreno negativo. Hasta aquel momento, este producto era residual en la cartera de las entidades financieras y apenas representaba el 5% de las hipotecas concedidas. Ahora, tres años después, casi la mitad de los préstamos que se firman en España para comprar casa son fijos.

La competencia se ha avivado en los últimos meses tras el desplome sufrido por el euríbor, que ha obligado a los bancos a revisar toda su oferta hipotecaria, especialmente aquellos productos a tipo fijo con intereses muy competitivos, y a dejar en un segundo plano la oferta variable, un producto que, con los tipos de interés y el índice en mínimos históricos, ha dejado de ser rentable para la banca.

Evo Banco, ING y Triodos sí habían apostado, por el contrario, por las hipotecas mixtas, un producto con el que todos ellos decían sentirse cómodos, ya que se adaptaba a las necesidades de sus clientes. En el caso de ING, por ejemplo, su hipoteca mixta, que fue lanzada en 2015, representa actualmente alrededor del 40% de su cartera.

Se intensifica la guerra hipotecaria

Ante el desplome del euríbor, no todas las entidades han movido ficha con la misma agilidad. BBVA, CaixaBank y Bankinter fueron las primeras entidades en revisar los intereses de su oferta hipotecaria, mientras que a lo largo del verano otros bancos han seguido sus pasos, especialmente las plataformas 'online', como Coinc —también de Bankinter—, Openbank, de Santander, y MyInvestor, de Andbank.

El euríbor lleva en caída libre desde que comenzó 2019. Tras un amago alcista a finales del año pasado, el indicador —que sirve de referencia al 90% de las hipotecas a tipo variable que se firman en España— ha intensificado su caída hasta pulverizar mínimos históricos el pasado mes de agosto.

No obstante, en las dos últimas sesiones, tras la reunión del pasado jueves del Banco Central Europeo (BCE) y ante la subida encubierta de tipos de interés que ha interpretado el mercado tras anunciar un nuevo recorte de la facilidad de depósito hasta el -0,50%, ha iniciado una remontada que ha llevado a los departamentos de análisis a revisar sus perspectivas sobre la evolución del indicador.

El 45% de las hipotecas se firma a tipo fijo

Tal y como asegura Pau A. Monserrat, profesor de la Universitat de les Illes Balears y economista especializado en productos financieros y socio en Futur Finances, son muchos los motivos que pueden llevar a un banco a no apostar por las hipotecas fijas. "Puede ser por política comercial, pero también porque consideran que no necesitan asumir el riesgo del tipo de interés, porque sus cuentas de resultados son sólidas y pueden permitirse asumir una rentabilidad más baja con hipotecas variables. Otras entidades, por el contrario, para beneficiarse de esos mayores ingresos que proporcionan las hipotecas a tipo fijo, asumen el riesgo de los tipos de interés para rentabilizar su cartera hipotecaria".

Lo cierto es que en la actualidad hay una apuesta clara del sector por el tipo fijo. Los datos hablan por sí solos. Si en 2015 apenas representaban el 5% del total de hipotecas firmadas en España, ahora suponen el 45% del total y los expertos, que hace apenas unos meses descartaban que pudiera llegarse al 50%, ahora lo ven como una posibilidad real. "El 60% de las operaciones que cerramos ya son a tipo fijo", apunta Sergio Carbajal, responsable de asesoramiento hipotecario de Rastreator, al tiempo que asegura que ya el 80% de las consultas en el comparador se centran en las hipotecas fijas, un 30% más que hace unos meses.

Vivienda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios