COMPRUEBA LA IDENTIDAD DEL ARRENDADOR

Cómo evitar que te timen con el alquiler turístico por 9 euros y otros seis consejos

Aunque no hay estadísticas oficiales, cada año muchos son víctimas de los estafadores a la hora de reservar la casa en la playa

Foto: Playa de Salou. (EFE)
Playa de Salou. (EFE)

Llegan las deseadas vacaciones en la playa. Maletas hechas y rumbo hacia el destino elegido donde pasaremos las dos próximas semanas desconectando de la estresante rutina diaria. Llegamos frente a la puerta del apartamento que alquilamos a finales de mayo y, para nuestra sorpresa, la vivienda no solo ya está ocupada sino que quien vive allí es el dueño de la misma y asegura que nunca ha alquilado esa casa. Hemos sido estafados.

Aunque no hay estadísticas oficiales, cada año muchos son víctimas de los estafadores a la hora de reservar la casa en la playa. Y las cifras han ido en aumento al calor de las fuertes subidas de los alquileres en los tres últimos años. De hecho, en las zonas costeras, los estafadores cuentan con la ventaja de que mucha gente no tiene la opción de desplazarse hasta la localidad donde se encuentra la vivienda antes de que lleguen sus vacaciones, por lo que pagan adelantos sin asegurarse de que la vivienda es real o está disponible.

“Me hicieron pagar 20 euros de más por una tasa que ya había pagado”, “alquilé un apartamento a pie de playa y al llegar descubrí que estaba a un kilómetro de distancia” o “el arrendador nos acusó de haber roto una lámpara, cuando no era cierto" son solo algunas anécdotas que nos resultan familiares, ya sea porque las hemos vivido en primera persona o alguien de nuestro entorno cercano. ¿Debemos renegar por ello del alquiler turístico para disfrutar de las vacaciones?, ¿deberíamos recurrir siempre a una agencia?, ¿cómo podemos evitar ser víctimas de un fraude?

Desde el Colegio de Registradores, aconsejan no quedarse con ninguna duda a la hora de alquilar una vivienda, ni sobre el contrato ni sobre la casa en sí. "Para ello, sería conveniente hablar con el arrendador para aclarar todos los temas y confirmar su identidad", señalan. Asimismo, al igual que sucede en el alquiler tradicional, hay que releerse detalladamente el contrato para evitar la existencia de cláusulas abusivas en el mismo. También hay que informarse de los derechos como arrendatario, pero también de las obligaciones como huésped.

Si la persona que alquila es el dueño

En este sentido, lo más básico, la principal precaución a tomar, es quién es realmente el dueño de la vivienda que estamos a punto de alquilar, ya que, tal y como alertan los registradores, muchas veces, sobre todo en lugares turísticos, los alojamientos se realquilan de forma ilegal. Para comprobarlo, hay que acudir al Registro de la Propiedad o consultar la web oficial registradores.org. Allí se puede solicitar, por 9,02 euros, una nota simple con toda la información real de si la persona que alquila es, o no, la propietaria. Para confirmar su identidad, también es conveniente contactar con el arrendador personalmente o por Skype.

Desde Uniplaces, compañía dedicada al servicio de reserva de alojamiento, recomiendan, por ejemplo, desconfiar de un anuncio cuando el teléfono o los datos de contacto del propietario son extranjeros. "Una pista que nos pone sobre aviso de un fraude es si tras contactar con el propietario, este nos dice que es imposible que nos enseñe el piso en persona o que las llaves nos las entregará por mensajero porque no reside en nuestro país. Si esto pasa, desconfía, pues lo normal es que, en estos casos, se disponga de alguna agencia en representación que tenga las llaves de la vivienda o que exista alguna otra persona relacionada con el propietario que sea la cara visible de la transacción en España".

Comprueba la ubicación de la vivienda

Uno de los aspectos que más se tienen en cuenta a la hora de alquilar es la ubicación de la vivienda, sobre todo en destinos costeros. Para evitar disgustos a tu llegada, verifica con anterioridad que la localización de la casa que has reservado se corresponde con la realidad.

No pagues todo el alquiler de golpe

Los gastos no incluidos suponen otro dolor de cabeza. Por ello, es aconsejable que no pagues la totalidad del importe del alquiler hasta que no te encuentres en el
alojamiento, ya que puede ser distinto a lo que te esperabas. Además, en el momento de la contratación, debe quedar claro que el precio comprende todos los gastos. De no ser así, debes pedir al arrendador que especifique con claridad a qué corresponde ese importe.

Asimismo, debemos estar alerta ante canales de pago poco seguros. "Debemos desconfiar si el supuesto propietario nos pide que enviemos el dinero a través de servicios anónimos. Ten en cuenta que si haces el pago de esta manera, será muy complicado recuperarlo. Por ello, es mejor que siempre utilices transferencias bancarias y que compruebes que el banco al que hay que enviar la transacción sea de la misma nacionalidad que el dueño de la vivienda", aconsejan desde Uniplaces.

Haz fotografías de la casa

En cuanto llegues al alojamiento, los registradores recomiendan, asimismo, fotografiar detalladamente todas las estancias para dejar constancia del estado de la
vivienda, y así no tener problemas con los desperfectos. Y, si puedes, envíaselas en ese mismo momento al arrendador vía móvil, de modo que tendrás una prueba clara de en qué momento hiciste las fotos.

Ojo con las marcas de agua en las fotografías

Desde portales inmobiliarios como Uniplaces, llevan meses ofreciendo pistas para detectar posibles fraudes. Así, por ejemplo, debemos extremar la precaución con las fotografías con marcas de agua. "Existen estafadores que copian las imágenes de viviendas en alquiler de inmobiliarias, con la intención de subirlas a plataformas web muy conocidas a precios más bajos. En ocasiones, estas imágenes llevan marca de agua, por lo que para evitar este fraude, lo mejor es contactar directamente con la agencia cuyo nombre aparece en la marca de agua de la fotografía", reconocen desde el portal inmobiliario.

Dudar de las gangas

Otro de los aspectos que nos deberían hacer sospechar de un alquiler es un precio muy por debajo de la media de la zona. "En estos casos, es el precio el que nos advierte de que algo no cuadra, ya que puede ser que los timadores hayan copiado las imágenes de la vivienda de hoteles, apartamentos u otros alojamientos para utilizarlas como gancho y poner un precio más bajo. Ante la duda, lo mejor es utilizar estos dos trucos: comprobar el precio medio de la zona donde se encuentra la vivienda y utilizar Google Imágenes para ver si esas fotografías se corresponden con otros alojamientos", destacan desde Uniplaces.

Denunciar la estafa

Por último, lo más recomendable es que en caso de que seamos víctimas de una estafa o de que consideremos que la vivienda que se anuncia es un fraude, hay que denunciar, pues la información que aportemos permitirá a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado tener más datos sobre los timadores y detenerlos.

Vivienda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios