SOLO HAY QUE COMUNICARLO Y ASUMIR EL COSTE

Con coche eléctrico y sin garaje adaptado, ¿cómo puedes instalar un punto de recarga?

Los administradores de fincas señalan que son las compañías eléctricas las que deben garantizar la posibilidad de aumentar las secciones de las acometidas de los edificios con los medios que precisen

Foto: Con coche eléctrico y sin garaje adaptado, ¿cómo puedes instalar un punto de recarga? (iStock)
Con coche eléctrico y sin garaje adaptado, ¿cómo puedes instalar un punto de recarga? (iStock)

Las ventas de coches eléctricos se duplicaron en España en 2018 por quinto año consecutivo, aunque apenas representan el 6,6% del total de automóviles comercializados y las cifras está todavía muy alejadas respecto a la de otros países europeos. En concreto, se realizaron 13.882 matriculaciones, con la Comunidad de Madrid a la cabeza con 7.727 unidades -un 88% más que hace un año-, muy por encima de las 2.146 de Cataluña -donde crecen un 10,28%-, y a años luz de los datos de Andalucía, con apenas 581 matriculares (un 29,98% más).

A pesar de que en términos absolutos su número es aún escaso, el interés por el vehículo eléctrico está creciendo de manera exponencial, "sobre todo en las grandes ciudades, donde las diferentes medidas para el control de la calidad del aire, están promoviendo su utilización frente a las tecnologías convencionales", señalan desde la Asociación de Empresas del Sector de las Intalaciones y la Energía (Agremia).

El continuo, aunque lento aumento de las ventas de este tipo de vehículos ha traído consigo algunos inconvenientes para sus propietarios. El más importante cómo recargarlo cuando se ha agotado la batería. Los puntos de recarga son escasos en el centro de las ciudades y, aunque algunas promociones de obra nueva ya contemplan estos puntos en sus aparcamientos, ¿qué sucede en el resto de comunidades o edificios o con los garajes particulares?, ¿es posible y fácil instalar puntos de recarga?

La respuesta es afirmativa, aunque con algunas matizaciones. La Ley de Propiedad Horizontal (LPH) regula su instalación en su artículo 17.5. “La instalación de un punto de recarga de vehículos eléctricos para uso privado en el aparcamiento del edificio, siempre que éste se ubique en una plaza individual de garaje, solo requerirá la comunicación previa a la comunidad. El coste de dicha instalación y el consumo de electricidad correspondiente serán asumidos íntegramente por el o los interesados directos en la misma”.

No es necesario el acuerdo ni la aprobación de la comunidad de propietarios, el único requisito es que el usuario asuma su coste

Es decir, a diferencia de otros acuerdos, no es necesario el visto bueno del resto de los vecinos, ni son necesarias mayoría absolutas ni simples. Basta con que un propietario desee instalar el punto de recarga, lo comunique y asuma su coste, para instalarlo. No obstante, sí será necesaria autorización si la conexión de la derivación se realiza a un contador de propiedad comunitaria, en tanto en cuanto se estará afectando a un elemento común.

Aquélla fue una de las modificaciones en la LPH aprobadas por el Gobierno para simplificar la instalación de estos puntos de recarga, aunque la realidad, según el Colegio Profesional de Admiistradores de Fincas de Madrid (CAFMadrid), es muy distinta. "Las canalizaciones han de transcurrir desde el cuarto general de contadores hasta el punto de recarga de esa plaza de garaje y no siempre se decide el trazado en base a los intereses del resto de vecinos, lo que está produciendo una amalgama de cables similares a las que todavía tienen muchas fachadas antiguas, con el riesgo eléctrico que ello puede suponer”, advierten.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Para que esto no suceda, la Ley prevé, no obstante, que la comunidad de propietarios pueda fijar normas de régimen interno que establezcan criterios comunes de trazado de canalizaciones para todos los propietarios interesados. Pero, de nuevo, no es tan sencillo, según CAFMadrid. “No siempre se llega a este tipo de acuerdos porque algunas comunidades viven el día a día y no ven a futuro. Además, en muchas ocasiones supone realizar una reforma de la instalación eléctrica común para disponer de varios puntos de recarga, con los costes que acarrea para todos los vecinos y no sólo para los interesados, algo que no entienden en comunidades pequeñas o con residentes de avanzada edad”.

A grandes rasgos, existen dos opciones para realizar las instalaciones de los puntos de recarga:

Garajes asociados a viviendas

En estos casos, además de las formas de instalación que se enumeran para los garajes independientes, también es viable realizar derivaciones individuales desde los propios contadores de las viviendas hasta las plazas de aparcamiento, siempre cumpliendo con lo establecido en el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión (REBT) para evitar posibles reclamaciones de subsanación de defectos en futuras inspecciones del garaje.

Tanto en esta opción como en las siguientes, al aumentar la demanda por parte de los usuarios, puede llegar a darse el caso de que la acometida existente sea insuficiente con lo que se precise, según se vayan aumentando los puntos de recarga, un aumento de sección de la acometida (LGA) del edificio con las consiguientes obras.

Garajes independientes

En estos casos, existen dos posibles formas de realizar la instalación:

1.- La primera es realizar una preinstalación desde el cuadro eléctrico del garaje que discurra por todo el garaje con sección suficiente para que posteriormente todo el que quiera pueda engancharse a esa línea y colocar en su plaza el punto de recarga junto a un contador que deberá ser periódicamente leído para generar los recibos y pasarlos al cobro.

Al aumentar la demanda por parte de los usuarios, puede darse el caso de que la acometida existente sea insuficiente y salten los fusibles

2.- La segunda es realizar, por parte de cada propietario interesado, una instalación individual desde el cuadro eléctrico del garaje hasta su plaza con un cableado de sección apropiada para un solo punto de recarga y la instalación de contador, y así sucesivamente para el resto de interesados.

"Esta opción cuenta con el inconveniente de que según se vayan realizando nuevas instalaciones, se aumentará el cableado que discurre por el garaje, por lo que se debería plantear la obligatoriedad de que al llegar a un número de derivaciones individuales se obligue a sustituirlas por una comunitaria de mayor sección para que el resto de los propietarios pueda engancharse posteriormente", recomiendan los administradores de fincas.

En cualquiera de estas opciones, no hay que olvidar que se estaría realizando o ampliando una nueva instalación eléctrica, por lo que siempre deberá cumplir con lo establecido en el REBT anteriormente citado, "teniendo en cuenta que en el caso de preinstalación comunitaria, los organismos de control autorizado están pidiendo en las inspecciones los correspondientes boletines eléctricos de la instalación, mientras que en los otros casos por el momento no, pero en previsión de que posteriormente los pidan sería aconsejable que dicho boletín se redactara en todos los casos", añaden.

Para evitar problemas, desde el CAFMadrid aconsejan que, "una vez efectuada la comunicación por parte del propietario interesado, y sin perjuicio de su derecho de ejecutar la instalación privativa a su costa y cargo, que la comunidad encargue un proyecto de dotación de este nuevo servicio, para lo cual sería necesario someter a Junta General el proyecto dotacional, que describa todos los aspectos que afecten al elemento comunitario como lugar de instalación de contadores, tendido del cableado hasta el punto de recarga en cada plaza, etc".

"Si la comunidad de propietarios no aprobara este proyecto de dotación de este nuevo servicio común", aconsejan desde CAFMadrid, que "se acuerden unas pautas o criterios a seguir para los propietarios que instalen derivaciones individuales desde los propios contadores de las viviendas hasta las plazas de garaje".

Problemas cuando aumente la demanda

Por otro lado, otro de los problemas con los que pueden enfrentarse en el futuro los propietarios de un coche eléctrico, es un fuerte aumento de la demanda de punto de carga. "Al aumentar la demanda por parte de los usuarios, con los primeros puntos de recarga no debería haber problema de suministro, pero al sobrepasar un número determinado se dará el caso de que la acometida existente sea de sección insuficiente, así que por seguridad esta situación provocará que salten los automáticos correspondientes dejando sin energía parte o la totalidad del garaje", reconocen desde el CAF Madrid.

"En algunos casos ante esta situación puede incluso llegar a saltar el fusible existente en el Cuadro General de Protección (CGP) que dejará sin energía todo el garaje, así que según se vayan aumentando los puntos de recarga, va a ser necesario un aumento de sección de la acometida del garaje con las consiguientes obras", añaden.

No obstante, los administradores de fincas señalan que son las compañías eléctricas las que deben garantizar la posibilidad de aumentar las secciones de las acometidas de los edificios con los medios técnicos que precisen, ya sean nuevas líneas, centros de transformación etc... "A nivel de comunidad no debe preocupar ya que son las empresas suministradoras las que deben asegurar el suministro", insisten.


Y es que, tal y como muestran las cifras mencionadas al principìo del artículo, cada vez son más los vecinos que a título particular quieren disponer de un vehículo eléctrico y aparcarlo en su plaza de garaje. Según estimaciones del Colegio, este tipo de vehículos ya está presente en una de cada 10 comunidades de propietarios, fundamentalmente de nueva construcción pero también en edificios residenciales existentes. “Se han incrementado un 150% las consultas sobre su instalación en nuestra asesoría técnica industrial”, apuntan.

Ayudas públicas y tarifas

Por último, desdes Agremia recomiendan consultar la posibilidad de contar con ayudas públicas al establecimiento de puntos de recarga, ya que tanto a nivel estatal como
autonómico se vienen convocando diversas ayudas que pueden sufragar buena parte de los costes de la ejecución.

Asimismo, recomiendan contar con el asesoramiento de la empresa de electricidad, puesto que hay que realizar un análisis de las necesidades del nuevo punto "a fin de contratar la potencia que necesitemos y valorar la contratación de tarifas con discriminación horaria, ya que habitualmente recargaremos el coche por la noche y las tarifas valle son más económicas".

"Otra opción es contratar a un gestor de cargas, quien realizaría la inversión, se ocuparía de la ejecución a través de una empresa habilitada y únicamente nos refacturaría mediante cuotas el servicio más el consumo eléctrico (opción frecuente para el caso de plazas en alquiler)", concluyen.

Vivienda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios