LAS VIVIENDAS MÁS CARAS, MÁS DE UN MILLÓN

El rascacielos más famoso de Benidorm resucita y se transforma en pisos de lujo

En total, el icónico edificio albergará 256 viviendas distribuidas en 45 plantas, y aunque los precios de venta aún no están definidos, partirán desde los 200.000 euros hasta superar el millón

Su silueta se divisa ya desde la autopista que conecta Alicante con Benidorm, y sus casi 200 metros de altura se imponen en el horizonte sobre cualquier otra gran construcción tan característica del perfil de la ciudad. Hace mucho sol y el impacto de sus rayos sobre su fachada dorada nos anticipa que estamos ante un edificio único. Único porque su diseño, inspirado en el art déco de los años noventa, resulta hoy demasiado llamativo y estrambótico. Pero único también por sus espectaculares dimensiones, 198 metros que lo han convertido en el segundo rascacielos residencial más alto de Europa.

Hablamos de InTempo, un edificio que forma parte del paisaje urbanístico de Benidorm desde hace más de una década y que tras el pinchazo de la burbuja se convirtió en uno de los símbolos de la locura inmobiliaria que se apoderó de toda España, y especialmente de la costa. Su nuevo dueño, el fondo Strategic Value Partners (SVPGlobal), quiere resucitarlo, convertir sus desfasadas viviendas en pisos de lujo. Transformarlo en una metáfora del cambio entre la manera de construir y vender de los promotores hace 12 años y la manera de actuar de los promotores de la nueva era.

Aunque los precios están aún por definir, las viviendas más grandes y situadas a mayor altura podrían superar el millón de euros

En el proyecto trabajan el arquitecto Pérez Guerras, arquitecto original de InTempo y Uniq Residential, que lidera el proyecto, y fue la encargada hace dos años de convertir una antigua corrala en pisos de lujo en el centro de la capital. Los nuevos propietarios transformarán completamente el interior de las viviendas, pero mantendrán la esencia visual del edificio, su seña de identidad.

InTempo.
InTempo.

La reforma incluye también el gigantesco diamante dorado que une sus dos torres y que albergará las unidades con las mejores vistas de todo Benidorm. Serán las de mayor tamaño del proyecto y, también, las más caras ya que podría superar el millón de euros.

Los precios aún no están definidos, pero esos son los rangos que se manejan en su principal competidor, la Delphin Tower, a menos de un kilómetro de InTempo y en plena fase de construcción. En total, el icónico edificio albergará 256 viviendas distribuidos en 45 plantas y partirán desde los 245.000 euros en las plantas más bajas.

La altura marcará los precios. Quien quiera las mejores vistas al mar, tendrá que pagar por ello. A pie de calle, sin embargo, resulta prácticamente imposible apreciar dónde termina una vivienda y dónde comienza otra.

No se distinguen las terrazas típicas del paisaje de la localidad. Sus paneles dorados acaparan toda la atención del visitante. De hecho, a simple vista, muy pocos se atreverían a apostar que su interior albergará, en un futuro no muy lejano, viviendas y áticos de tres y cuatro dormitorios a 150 metros de altura, con un diseño interior muy moderno, completamente apartado del art déco de su fachada.

Misma fachada, cambio total por dentro

Por dentro, sin embargo, todo cambia. El antes y el después de los apartamentos que ya han sido transformados deja claro de un solo vistazo que el mercado residencial actual nada tiene que ver con la locura de hace más de una década. Los tabiques que restan visibilidad a las viviendas han sido eliminados, la configuración interior ha dado un giro de 180 grados, los oscuros cristales que restan claridad han desaparecido, mientras que las puertas que 'se comen', literalmente, el espacio de todo un dormitorio han sido sustituidas por puertas correderas mucho más funcionales. Donde hace unos meses había una vivienda oscura y triste, ahora encontramos una mucho más luminosa y amplia. Pasado frente a presente.

A partir de la planta 22, a medida que mejoran las vistas desde las viviendas, irá aumentando el precio


El gran diamante acogerá las viviendas más exclusivas, mientras que las dos últimas, la 46 y la 47, estarán destinadas a zonas comunes de uso exclusivo para los residentes, como gimnasio, 'jacuzzi', zona 'chill-out' o piscina.

"Las viviendas tendrán entre uno y cuatro dormitorios", explica Alfredo Millá, fundador de Sonneil, 'proptech' especializada en la venta de viviendas en costa a extranjeros y asesor comercializador de InTempo. "Las unidades de un dormitorio estarán en la planta primera y tendrán entre 70 y 80 metros cuadrados. Las de dos dormitorios estarán entre la segunda planta y la 37, y tendrán entre 74 y 95 metros cuadrados, mientras que las unidades de tres y cuatro dormitorios se ubicarán entre las plantas 38 y 46, y constarán de entre 120 y 230 metros cuadrados".

InTempo.
InTempo.

"La particular geometría en la parte superior del edificio, coronado con el cono invertido, hace que los apartamentos vayan aumentando en superficie a medida que se incrementa la altura. De forma que los apartamentos más extensos se encuentran en las dos últimas plantas, 44 y 45", apunta Millá, quien aclara que los precios definitivos de venta aún no se han fijado, pero que estarán en línea con los de la zona.

"La altura, obviamente, también influye en el precio. A partir de la planta 22, a medida que mejoran las vistas desde las viviendas, también irá incrementándose el precio", tal y como explica a El Confidencial Paul Jessup, consultor internacional y experto en proyectos inmobiliarios de lujo, quien destaca que contará con 400 plazas de aparcamiento y más de 13.000 metros cuadrados de áreas comunes, incluyendo, en la parte posterior del edificio, una piscina estilo playa de 800 metros cuadrados y una piscina infantil de 90 metros, con una superficie total de 4.300 metros cuadrados, además de un gran 'lobby' de entrada de 600 metros que cambiará completamente el acceso al edificio.

"El nuevo proyecto va a potenciar las zonas comunes del edificio, de uso exclusivo de los propietarios, mientras que la utilización de la última planta (46) y la cubierta mostrará elementos diferenciadores de cualquier otra promoción residencial en Benidorm", señalan desde Uniq Residencial, destacando que los futuros vecinos del rascacielos tendrán "máxima privacidad tanto en las zonas privativas como en las zonas comunes".

"Las terrazas de los apartamentos están aisladas entre sí, los 1.200 metros cuadrados de terraza del restaurante están situados a más de siete metros de altura sobre la calle, por lo que la visión desde el exterior es nula, los accesos a los 4.300 metros de zona comunitaria posterior se realizan por los laterales de la zona, convirtiendo la zona central colindante con la piscina en una zona apartada de los accesos", añaden.

Cuando esté terminado —la licencia de obras es inminente y está al 95%—, InTempo se consolidará como el resort vertical residencial más alto de España y el segundo dentro de la Unión Europea. Y saldrá definitivamente de la lista de los cadáveres inmobiliarios que dejó por el camino la crisis. Dejando atrás su triste pasado y las múltiples leyendas urbanas que han surgido en torno a sus escombros.

Un proyecto truncado en 2013

InTempo sucumbió a la crisis, como tantos otros proyectos inmobiliarios repartidos por toda la geografía española.

Los planos del proyecto inicial, del arquitecto Roberto Pérez-Guerras, se presentaron en 2006. En octubre de ese mismo año se obtenía la licencia de obras, y en diciembre irrumpían las excavadoras.

La burbuja estaba a punto de explotar y, tras varios años de dificultades, las obras se paralizaban definitivamente en 2013. Un año más tarde, Sareb instaba el concurso de acreedores de la empresa encargada de su construcción, ante su situación de insolvencia. Su construcción estaba al 93%. Muchas de sus más de 200 unidades estaban vendidas.

En 2016, y tras una larga batalla judicial de Sareb con los acreedores, SVPGlobal se hizo con la deuda que pesaba sobre el edificio y, posteriormente, con su propiedad en 2017.

Las fuentes consultadas por El Confidencial revelaron que el fondo desembolsó 60 millones de euros por la deuda, 10 millones de euros más de los que Sareb pagó en su día por ella. 

La puesta a punto del edificio supondrá una nueva e importante inversión. Aunque desde el fondo prefieren no dar detalles sobre las cifras. 

La licencia de obras está al caer y entonces arrancará oficialmente la comercialización. A partir de ese momento, será solo cuestión de meses que InTempo pueda recibir, después de más de una década, a sus primeros vecinos.

Vivienda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios