EN LA VISTA ANTE EL TJUE EN LUXEMBURGO

El Gobierno pide que la banca no tenga que devolver lo cobrado de más por el IRPH

Tras una vista de más de dos horas y media, el abogado general designado por el TJUE, el polaco Maciej Szpunar, ha anunciado que su informe estará el 24 de junio

Foto: Foto de archivo de una vista general del acceso al Tribunal de Justicia de la Unión Europea en Luxemburgo (Efe).
Foto de archivo de una vista general del acceso al Tribunal de Justicia de la Unión Europea en Luxemburgo (Efe).

El Gobierno quiere evitar un nuevo riesgo sistémico para el sector financiero español a cuenta del índice de referencia de préstamos hipotecarios (IRPH). La abogada del estado ha defendido ante los quince magistrados del pleno Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) la legalidad de este índice y ha pedido la no retroactividad de los efectos en caso de que la futura sentencia del TJUE sea desfavorable para la banca que podría suponer un agujero entre 7.000 y 10.000 millones, aunque algunos bancos de inversión, como Goldman Sachs, elevan el impacto potencial hasta 44.000 millones de euros.

El argumento de la no retroactividad recuerda al utilizado por el Tribunal Supremo en mayo de 2013 en el caso de las cláusulas suelo y fue precisamente tumbado por el propio TJUE tres años después, por lo que parece muy poco probable que de emitir una sentencia contra la banca se pliegue a la petición del Gobierno español. Por otro lado, y como también sucedió con estas polémicas cláusulas, la abogada del estado además de considerar que el índice no está sujeto a la normativa europea, no es abusivo y no hubo falta de transparencia en la comercialización de hipotecas referenciadas al IRPH, invocó al peligro para la estabilidad financiera del Estado español, en el caso de un dictamen desfavorable a la banca.

"Puede afirmarse que el impacto sobre el riesgo sistémico y la estabilidad financiera sería significativo y tendría un carácter inmediato", incluye en su informe la Abogada del Estado.

La banca se enfrenta a un agujero entre 7.000 y 10.000 milllones, aunque algunos bancos de inversión elevan el impacto potencial hasta 44.000

Este lunes, 25 de febrero, ha sido un día clave para el sector financiero español y más de un millón de hipotecados ya que hoy se ha reunido el pleno del TJUE para . abordar la polémica del IRPH. Tras una vista de más de dos horas y media, el abogado general designado por el TJUE, el polaco Maciej Szpunar, ha anunciado que su informe con las conclusiones respecto a la posible falta de transparencia, el posible carácter abusivo y nulidad del índice se publicará el próximo 24 de junio. Szpunar ha sacado ya en ocasiones anteriores los colores tanto al Tribunal Supremo como al Gobierno español por defender los intereses de la banca y justificar la presencia de cláusulas abusivas en los contratos hipotecarios.

Tras sus conclusiones, que por lo general son tenidas en cuenta por los magistrados TJUE, será el turno de este organismo para dictar sentencia, varios meses más tarde.

"La vista ha sido muy intensa con intervenciones muy claras y contundentes del abogado de los consumidores, José María Erausquin, quien ha defendido la falta de transparencia en la comercialización del IRPH en los préstamos españoles", explica a El Confidencial, Patricia Suárez, presidenta de la asociación de consumidores Asufin, presente en dicha vista.

"La Abogacía del Estado ha defendido los intereses de la banca con más vehemencia si cabe que el propio abogado de Bankia, pidiendo la no retroactividad de los efectos en caso de que la sentencia fuera favorable al consumidor", ha explicado Suárez.

El abogado de la Comisión Europea, Napoleón Ruíz, por su parte, ha mantenido su postura en la defensa de la transparencia que debe presidir la comercialización de préstamos hipotecarios.

Coste inasumible

El IRPH, que llegó a disponer de versión 'bancos' y versión 'cajas', fue un índice hipotecario utilizado con cierta asiduidad durante el 'boom' inmobiliario. Se calculaba tomando la media de los préstamos hipotecarios concedidos por las entidades. Pero luego, a esa cifra base, se añadía un diferencial. Es decir, se utilizaba un índice que ya incluía los diferenciales habituales y, sobre ese, se añadía otro adicional. Los afectados, respaldados por la Comisión Europea, aseguran que no se les informó adecuadamente sobre la composición real del IRPH. Los bancos y cajas -apoyados por el Gobierno- aseguran que el IRPH era un índice estándar que no requería de explicaciones adicionales para el cliente que lo suscribía.

La banca se enfrenta a un golpe prácticamente inasumible, especialmente para CaixaBank en el peor de los escenarios. El agujero total podría alcanzar hasta los 44.000 millones de euros, según cálculos de Goldman Sachs. Un informe de los analistas José Abad y Cristóbal Adurno sobre el IRPH calculó el mayor coste potencial para las entidades españolas. Anteriormente, Mirabaud estimó un daño de hasta 10.000 millones. La mayor parte de los equipos de análisis ha calculado impactos multimillonarios.

El informe de Goldman “es correcto técnicamente, aunque hay que entenderlo bajo ciertos supuestos”, señaló Tomás Valera, director financiero de Banco Sabadell, en la presentación de resultados. Goldman estimó tres escenarios potenciales en caso de que la sentencia sea negativa para los intereses de la banca y positiva para los afectados. Los tres son peligrosos, tras el análisis de 35 fallos de tribunales locales y regionales al respecto.

En caso de sentencia desfavorable para la banca el golpe económico dependerá de si se aplica retroactividad y si es posible la deducción fiscal

El estudio de Goldman supone que el 100% de clientes con IRPH reclamará a las entidades por las hipotecas que se concedieron entre 2003 y 2007. El impacto previo a impuestos oscilará entre los 7.000 millones y los 44.000 millones, con pérdidas sobre el valor nocional pendiente de la cartera de hipotecas referenciadas con este índice del 25%, del 72% o del 161%.

Los tres escenarios dependen de si se aplica retroactividad y si es posible la deducción fiscal del golpe, algo que por ejemplo el decreto urgente del Gobierno de Pedro Sánchez impidió con el impuesto de actos jurídicos documentados (IAJD). CaixaBank sería la entidad más afectada entre las cotizadas, con un impacto en la ratio de capital de máxima calidad (CET1 ‘fully loaded’) de entre 118 puntos y 750 puntos, con lo que en el peor escenario necesitaría levantar capital.

Para Bankia, el impacto sería de entre 34 puntos y 215 puntos básicos en la ratio de capital; para el Sabadell, de entre 30 y 271 puntos; en BBVA, entre 22 y 182 puntos; en Unicaja, entre 15 y 139 puntos; y en Banco Santander, entre 11 y 104 puntos. Fuera del universo cotizado, Kutxabank es el banco más amenazado, según cálculos en este caso de Mirabaud, ya que el analista Gonzalo López Eguiguren estima que más del 3% de la cartera hipotecaria del banco vasco y de CaixaBank está referenciada a IRPH.

Vivienda
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios