datos de tecnocasa

Valencia se suma al boom: los precios de los pisos de segunda mano se disparan un 17,5%

En los últimos seis meses de 2018, los precios de vivienda usada se han disparado un 12,5% en toda España, con dos mercados claramente alcistas, Madrid y Valencia

Foto: Valencia.
Valencia.

Las viviendas de segunda mano está tirando del mercado inmobiliario, tanto en lo que se a transacciones se refiere –ocho de cada diez vendidas son pisos usados- como de precios. En los últimos seis meses de 2018, los precios de esta tipología de vivienda se han disparado un 12,5% en toda España, con dos mercados claramente alcistas, Madrid y Valencia, con subidas del 16,6% y del 17,5%, respectivamente, y otros que comienzan a desinflarse como el de Barcelona, que hasta el año pasado lideraba las subidas, un testigo que, por primera vez desde que se inició la recuperación, ha recogido la ciudad valenciana.

Son datos del último informe de sobre el mercado de la vivienda elaborado por Grupo Tecnocasa y la Universidad Pompeu Fabra (UPF), que detecta como 'zonas frías' mercados como Guadalajara, Alicante o Sevilla, con subidas entre el 4,5% y el 6,6%, lo que sigue poniendo de manifiesto el fuerte contraste entre la evolución del mercado en las diferentes zonas geográficas.

"Valencia ha liderado las subidas de los precios con un 17,4% gracias al gran dinamismo de las compraventas, al igual que sucede en Madrid, que se mantienen en las primeras posiciones en cuanto a subida de precios", señala Lázaro Cubero, director del departamento de análisis e informes de Grupo Tecnocasa.

"No obstante, detectamos zonas frías como Guadalajara o Alicante con subidas muy inferiores o Barcelona con incrementos muy inferiores a los de Madrid, apenas el 5%, lo que no deja de ser llamativo ya que siempre había sido la locomotora del tren, la ciudad que había liderado las subidas. Notamos un agotamiento del mercado en la ciudad de Barcelona que puede ser un indicador de lo que puede suceder en el resto de ciudades dentro de seis meses o un año", apunta Cubero quien descarta que este menor crecimiento esté influido por la situación política sino que se debe fundamentalmente a un agotamiento del mercado hasta superar los límites de lo que se puede pagar en alquiler y en compra. Puede haber casos puntuales de clientes que han tomado la decisión de marcharse de Barcelona, pero han sido casos muy aislados.

Respecto al tirón de Valencia, Cubero destaca la fuerte caída que registraron los precios tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria. "Se trata de una ciudad muy atractiva con precios muy interesantes, lo que está llevando a muchos inversores a apostar por esta ciudad. En el momento en que estos crezcan y se pongan en niveles de otras ciudades dejarán de ser tan interesante y, como ha sucedido en Barcelona, se suavizarán"

Por su parte, José García-Montalvo, catedrático de economía de la UPF y coordinador del informe, "el impacto solo se observó en el tramo más alto de precios, ya que cuando estos son demasiado elevados la rentabilidad que se puede obtener es más limitada". Y añade que "en Barcelona se ha generado una situación de muchísimas incertidumbres en torno a la seguridad jurídica que ha influido en la mente de los compradores".

Vivienda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios