La inversión internacional en ladrillo bate récords con un 68% del volumen total

El volumen total transaccionado en inversión inmobiliaria terciaria directa, 10.800 millones, supera los niveles de los últimos cuatro años, en torno a los 9.000 millones de media

Foto: Vidanova Parc. (Lar España)
Vidanova Parc. (Lar España)
La inversión inmobiliaria en España ha vuelto a batir todos los récords gracias, en gran medida al importante papel que están jugando los inversores internacionales que han acaparado el 68% del volumen total transaccionado. En concreto, la inversión internacional es la más alta desde el inicio de la recuperación del mercado, con un incremento de 12 puntos en los últimos tres años.
La participación internacional ha supuesto el 68% de los 10.800 millones de euros transaccionados en 2018 en activos inmobiliarios terciarios, el mayor porcentaje en los últimos cinco años desde el comienzo de la recuperación del mercado en 2014 y que supone un incremento de 12 puntos porcentuales en los últimos tres años.
Según los datos de Savills Aguirre Newman, el volumen de inversión directa en operaciones cross border alcanzó los 7.300 millones de euros, un 23% superior a la cifra final registrada en 2017, 5.950 millones, sin tener en cuenta la participación de las socimis, registradas como inversor doméstico, a pesar de que la mayor parte de su capital es extranjero, ni las operaciones corporativas.
Por origen del capital, los inversores de Europa y Estados Unidos representan casi el 57 % del total de inversión nacional e internacional y el 85% del volumen en operaciones cross border. Entre los europeos, los de Reino Unido, Alemania y Francia representan el 73 % del total de Europa.

Retail, el más activo

En cuanto a segmentos, retail fue el que atrajo un mayor volumen de inversión, 3.432 millones de euros, de los cuales un 68% es internacional, en línea con años anteriores. En este segmento ha habido dos operaciones muy destacadas: Los cuatro centros de Unibail Rodamco que compró Vukile (470 millones de euros ) y la cartera de tres centros comerciales de CBRE GI y Sonae que se quedó Sonae con JT Real Estate por otros 500 millones de euros.

Por otro lado, la inversión en locales comerciales High Street, con 1.150 millones de euros, supuso más del doble que la cifra registrada en 2017, según señala Savills Aguirre Newman, con un 60% de cuota a nivel nacional tras operaciones como la venta de la cartera Mistral, de Inditex al fondo alemán Deka por unos 400 millones de euros, que incluía un lote de 16 tiendas en España y Portugal.

Logístico fue el segmento con mayor incremento, con un 61% más respecto al año pasado, registrando nuevo récord con 1.300 millones de euros, gracias a operaciones como la compra de la cartera de Colver por Blackstone a finales de año. El interés por activos logísticos por parte de inversores internacionales se ve claramente reflejado en el 87% de participación registrado por parte de inversores extranjeros.
En oficinas, destaca el repunte respecto al año pasado, un 19% más que en 2017, con 2.800 millones de euros, donde Madrid representa el 69% de la cifra total y Barcelona el 26%, gracias a operaciones como la compra por parte de Tristan de un portfolio de Colonial -78.000 metros cuadrados distribuidos en seis edificios- y al avance del mercado de Barcelona en la segunda mitad del año. Los datos de Savills Aguirre Newman, que h participado en operaciones por un 40% del volumen total transaccionado, indican que en este segmento tradicionalmente acaparado por inversores nacionales, la inversión cross border ha tomado posiciones en los últimos años hasta alcanzar un 67% en 2018 frente a un 44% de media en toda la serie histórica.

Madrid, la cuarta ciudad europea más atractiva

España está en el punto de mira de los inversores internacionales. Los datos de Savills Aguirre Newman así lo certifican y no es para menos si tenemos en cuenta que Madrid es la cuarta ciudad europea más atractiva para invertir en activos inmobiliarios, según un estudio de la consultoria PwC.

La capital de España solo se sitúa por detrás de Lisboa, Berlín y Dublín, gracias a sus buenas expectativas económicas y al potencial de crecimiento de las rentas.

Barcelona, por el contrario, aunque desciende sensiblemente en el ranking como consecuencia de la inestabilidad política de los últimos tiempos, sigue estando bien valorada y los inversores consideran que mantiene sus fundamentales intactos.

“En España contamos con la ventaja de que nos ven como un país con perspectivas de crecimiento superiores a la media europea y que entramos más tarde en el ciclo expansivo inmobiliario. Probablemente, viviremos un año 2019 con gran intensidad transaccional y de consolidación de precios. La promoción inmobiliaria de todo tipo de usos tendrá un papel clave para fabricar producto que se adapte a las nuevas tendencias sociodemográficas y tecnológicas", aseguraRafael Bou, socio responsable del sector Inmobiliario en PwC.

No obstante, no todo son buenas noticias ya que el pesimismo se ha apoderado de los directivos de las grandes empresas españolas. Uno de cada cuatro cree que la economía se deteriorará este año.

Vivienda
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios