NUEVO BALÓN DE OXÍGENO PARA LA COMPAÑÍA

Nozar consigue otro balón de oxígeno tras otro vuelco judicial en su concurso

El Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid ha declarado nulo todo el procedimiento obligando a la elaboración de una nueva lista de acreedores y un nuevo convenio

Foto: Viviendas en venta de Nozar.
Viviendas en venta de Nozar.

El concurso de acreedores de la inmobiliaria Nozar acaba de dar un nuevo vuelco judicial. El Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid, en un auto del pasado 14 de noviembre, acaba de declarar nulo todo el procedimiento obligando a la elaboración, en el plazo de un mes, de una nueva lista de acreedores y un nuevo convenio que permita a la inmobiliaria, una de las compañías más importantes y activas del pasado 'boom' inmobiliario, salir del concurso.

El grupo inmobiliario controlado por la familia Nozaleda lleva una década en concurso de acreedores. En noviembre de 2008, cuando la burbuja acababa de saltar por lo aires, la compañía Avalatransa, dedicada a la promoción inmobiliaria, solicitaba el concurso necesario de acreedores de Nozar. Los Nozaleda recurrieron ante la Audiencia Provincial para defender su solvencia pero, apenas 10 meses después, Luis Nozaleda, presidente de la compañía, se veía obligado a solicitar el concurso voluntario de acreedores con un pasivo de 2.000 millones de euros. El 17 de septiembre de 2009, el juez de lo mercantil declaraba su concurso.

Avalatransa recurrió entonces ante la Audiencia Provincial de Madrid, quien le dio la razón dictando que sí procedía la declaración de concurso necesario de la inmobiliaria. A la vista de esta resolución, el Juzgado de lo Mercantil dictó un auto en septiembre de 2010 en el que declaraba el concurso necesario de Nozar, pero lo hizo retrotrayendo la fecha de la declaración del concurso al 21 de noviembre de 2008, cuando Avalatransa instó el concurso de Nozar, y no a septiembre de 2009, que fue cuando se declaró en concurso voluntario.

Esta modificación de fechas ha sido determinante en el futuro de la inmobiliaria, que pudo acogerse a la antigua Ley Concursal, y es clave a día de hoy para la compañía, puesto que ahora el juez declara que la fecha de referencia para todo el procedimiento concursal debe ser el 17 de septiembre de 2009 y no el 21 de noviembre de 2008, lo que obliga a la elaboración de un nuevo listado de acreedores y un nuevo convenio. En definitiva, empezar de cero.

La última decisión judicial implica la elaboración de un nuevo listado de acreedores y un nuevo convenio

El procedimiento concursal de Nozar en estos 10 años no ha estado exento de polémica y vaivenes judiciales. En 2010, el juez decidió cambiar a los administradores concursales de Nozar, mientras que en 2015, varias entidades financieras además del juez rechazaron el convenio propuesto por la compañía, de tal manera que se abría la puerta a su liquidación. La inmobiliaria, sin embargo, logró evitarla tras recurrir ante la Audiencia Provincial y actualmente el convenio se encuentra recurrido ante el Tribunal Supremo, sin que se espere una resolución judicial en los próximos meses.

"Antes de que estallara la crisis, trabajábamos con 40 entidades financieras. La mayoría ya han desaparecido", explicaba recientemente Pedro Ruiz, director financiero de Nozar a El Confidencial. "Necesitábamos 70 millones para poder refinanciar la deuda y evitar así el concurso. Conseguimos 66, pero los bancos no se pusieron de acuerdo y finalmente caímos. Parece mentira, pero solo por cuatro millones y por la soberbia de algunos bancos entramos en concurso".

Una larga lista de acreedores

Cuando el juez rechazó su convenio con los acreedores, el pasivo de Nozar superaba los 1.000 millones de euros frente a unos activos de 457 millones y unas pérdidas de casi ocho millones. Para que nos hagamos una idea, en 2006, en pleno 'boom', la compañía gestionaba activos inmobiliarios valorados en 2.780 millones de euros y un año antes había alcanzado una facturación de 575,6 millones. Dos años después, todo saltaba por los aires.

Por lo que se refiere a sus acreedores, Nozar es el tercer mayor moroso de Hacienda, con una deuda de 200 millones de euros, solamente por detrás de los 362 millones que adeuda Reyal Urbis —también concursada y a la cabeza de las deudas con la Agencia Tributaria—. Oceanus Maritime Limited, con 228 millones, ocupa el segundo puesto.

Entre sus acreedores también figuran The Royal Bank of Scotland (35 millones), Banco Sabadell (22,2 millones), Bankia (15,6 millones), Eurohypo (42 millones), Deutsche Bank (4,4 millones), Catalunya Bank (6,5 millones) o Inmobiliaria Colonial (43 millones).

Nozar fue una de las grandes promotoras en los años del 'boom'. Fundada a principios de los ochenta por los hermanos Luis y Juan Carlos Nozaleda, no pudo superar la mayor crisis inmobiliaria de la historia de España. En 2009, tras un año de intensas negociaciones con los bancos acreedores y con una deuda de 700 millones de euros, se sumó a la larga lista de grandes compañías del sector que sucumbieron al pinchazo inmobiliario, como Martinsa Fadesa —la más sonada—, Llanera, Habitat, Tremón o Aifos.

Nozar ha comprado suelo en los últimos años por valor de 70 millones gracias a inversores privados

A pesar de las dificultades económicas, Nozar ha seguido peleando por salir a flote y, aunque de manera muy discreta, ha protagonizado varias operaciones recientes en Madrid en los últimos años, lo que le ha permitido, gracias al capital de inversores privados y particulares, comprar suelo por valor de 70 millones de euros y poner en marcha 700 viviendas, de las cuales 131 unidades son suyas (71 millones euros) y el resto son en gestión. Operaciones todas ellas supervisadas por el administrador concursal y por el juez. De hecho, fue una de las 17 compañías en pujar por el solar de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre junto al Parque del Retiro.

"Todo esto no habría sido posible sin el cambio de administrador concursal. El primero quiso llevarnos a liquidación, mientras que el segundo era partidario de reflotar la compañía", explicaba recientemente a este diario José Luis Iglesias, director jurídico de Nozar. "La ley concursal no está creada para destruir empresas sino para ayudarlas a salir adelante. No tenemos por qué morir, sabemos que somos viables y podemos salir adelante. Hace nueve años entramos en concurso, pero estamos haciendo lo imposible para salir adelante, nos sentimos gladiadores y no nos vamos a rendir. La marca Nozar pesa y genera confianza", concluye Nozaleda, quien, en la última década, ha conseguido sacar de concurso otras empresas del grupo, como el Balneario Panticosa o las Bodegas Enate.

En estos 10 años, los Nozaleda han conseguido evitar la liquidación de su compañía así como el pago de las deudas al mantenerse en situación concursal. Por delante, ahora, un mes para elaborar el nuevo listado de acreedores, dos meses para presentar un nuevo convenio y entre cuatro y seis meses para que los acreedores lo acepten o lo rechacen, situación que, de producirse, llevaría a la inmobiliaria a la liquidación.

Vivienda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios