NUEVO PLAN ESTATAL DE VIVIENDA 2018-2021

Inquilinos mayores de 35 que vivan solos y ganen más de 800 €, excluidos de las ayudas

Las ayudas al alquiler podrían resultar mucho más restrictivas de lo inicialmente previsto y de lo que 'a priori' quiso transmitir el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna

Foto: Íñigo de la Serna, ministro de Fomento.
Íñigo de la Serna, ministro de Fomento.

El esperado Plan Estatal de Vivienda 2018-2021 recoge más sorpresas de las inicialmente previstas. Una lectura pausada del documento que fue publicado el pasado sábado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) muestra cómo las ayudas al alquiler podrían resultar mucho más restrictivas y beneficiar a mucha menos gente de lo inicialmente previsto y de lo que 'a priori' quiso transmitir el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, quien calculó que se verán beneficiadas más de medio millón de familias.

En un principio, todo parecía apuntar a que podrían acceder a las subvenciones todos aquellos hogares cuyos ingresos no superaran tres veces el indicador público de renta de efectos múltiples (Iprem), es decir, que estuvieran por debajo de los 22.589,28 euros anuales.

Sin embargo, tal y como advertía este fin de semana Fundación Ciudadana Civio, los requisitos para acceder a las ayudas al alquiler recogidos en el documento aprobado el pasado viernes por el Consejo de Ministros se endurecen significativamente para los mayores de 35 años, quienes no solamente recibirán la ayuda si las solicitudes que cumplan con los requisitos son inferiores al número de ayudas que puedan ser aceptadas conforme al presupuesto existente. En definitiva, si queda dinero.

La clave se encuentra en el artículo 17 del real decreto, que fija los límites para poder acceder a las ayudas en función de los ingresos de la unidad de convivencia de esa vivienda, es decir, en función de las personas que viven en ella.

Dice el artículo en cuestión que si la unidad de convivencia está compuesta por una sola persona adulta, la cuantía del Iprem se multiplica por 1,5. Es decir, si tenemos en cuenta que el Iprem está fijado en 7.519 euros referido a 14 pagas, estaríamos hablando de que una persona de más de 35 años que viva sola de alquiler debería tener unos ingresos brutos anuales inferiores a 11.278 euros, o lo que es lo mismo, debería ganar menos de 805 euros al mes —con las extras de Navidad y de verano— para poder optar a las ayudas.

En el caso de los menores de 35 años, no existe esta restricción, sino que el límite se fija en unos ingresos inferiores a tres veces el Iprem, es decir, 22.558 euros, o lo que es lo mismo, 1.611 euros al mes —incluyendo dos pagas extra—. De tal manera que un joven menor de 35 años que viva solo tiene muchas más opciones de acceder a las ayudas que una persona que supere dicho umbral de edad.

Pero ¿qué pasa si en la vivienda viven dos o más personas? Si la unidad de convivencia está compuesta por dos o más personas, la primera persona adulta computa 1,5 veces el Iprem y cada persona adicional (bien sea otro adulto o un niño) computa 0,5 veces el Iprem. Es decir, imaginemos una pareja o un matrimonio que supera los 35 años. Estaríamos hablando de dos veces el Iprem, es decir, 15.038 euros. Dicha pareja debería ganar menos de esa cifra para poder optar a la ayuda, menos de 1.074 euros al mes entre los dos.

Este sería también el límite económico, por ejemplo, para una familia monoparental. Por ejemplo, un padre o una madre mayor de 35 años que vive de alquiler con un hijo. Si la pareja del ejemplo anterior tuviera un hijo —o un hogar monoparental con dos hijos—, el límite sería de 2,5 veces el Iprem —1,5 por el primer adulto y 0,5 por cada persona adicional de la unidad de convivencia—. En este caso, los ingresos brutos anuales ascenderían a 18.797 euros, 1.342 euros al mes entre los dos. En el caso de un matrimonio con dos hijos —o un hogar monoparental con tres hijos—, estaríamos ante un límite económico de tres veces el Iprem. Es decir, 22.557 euros, unos ingresos mensuales en dicho hogar de 1.611 euros.

En definitiva, el nuevo Plan Estatal de Vivienda complica mucho más el acceso a las subvenciones para poder vivir de alquiler a personas de más de 35 años que deciden vivir solas o a parejas sin hijos que, por ejemplo, a una pareja o matrimonio con dos hijos.

Pero no solo eso, ya que el real decreto da poder a las comunidades para que endurezcan aún más los requisitos. "Las Comunidades Autónomas y las Ciudades de Ceuta y Melilla podrán reducir en las convocatorias de ayudas el límite máximo de ingresos de la unidad de convivencia y la renta máxima mensual establecidos en el artículo anterior, en función de las circunstancias demográficas o económicas y de hacinamiento o sobreocupación que a su juicio lo aconsejen. Asimismo, podrán fijar un límite mínimo de ingresos que deba acreditar la unidad de convivencia para acceder a la ayuda", recoge el artículo 12, que también contempla la posibilidad de que el plazo previsto de "tres años" para cobrar la ayuda se reduzca si hay "razones que lo justifiquen" por parte de las autonomías.

Vivienda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios