NUEVO FALLO CONTRA LA BANCA

Controladores aéreos pillados en yenes: una hipoteca de 1,3 millones que aumentó a 1,8

Sentencia favorable de Lean Abogados contra Bankinter que comercializó una hipoteca multidivisa sin informar a sus clientes sobre los riesgos de este producto financiero

Foto: Controladores aéreos pillados en yenes: una hipoteca de 1,3 millones que aumentó a 1,8. (EFE)
Controladores aéreos pillados en yenes: una hipoteca de 1,3 millones que aumentó a 1,8. (EFE)

Corría el verano de 2007. La burbuja inmobiliaria estaba a punto de estallar y las hipotecas multidivisa estaban sobre la mesa de algunas de las principales entidades financieras del país. En aquel momento, un matrimonio de controladores aéreos firmaba con Bankinter una hipoteca de 1,36 millones de euros (224.236.800 yenes japoneses al cambio).

Pasaron de pagar 5.538 euros al mes a casi 8.000. Desde el 31 de julio de 2007 han estado abonando, puntualmente, su cuota al banco. Ahora, una década después y pese a haber desembolsado cerca de medio millón de euros, aquella deuda no solo no ha menguado, sino que se ha transformado en 1,87 millones de euros.

[Multidivisa: ¿y si hubiese firmado mi hipoteca en euros?]

Su caso, uno más entre los cerca de 70.000 afectados por hipotecas multidivisa que se calcula que existen actualmente en España, ha sido analizado por el juzgado de primera instancia de Madrid que ha declarado la nulidad, por abusiva, "del clausulado multidivisa del contrato de préstamo en divisa extranjera".

Este matrimonio pasó de pagar una cuota mensual de 5.538 euros a casi 8.000

No es, ni mucho menos, la primera sentencia a favor de un afectado multidivisa, pero sí es de las pocas que se han dictado antes de que se produzca el pronunciamiento definitivo del Tribunal Supremo respecto a este tipo de productos, y apenas un mes después de que, el pasado 20 de septiembre, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) declarase estos productos financieros abusivos en aquellos casos en que el cliente no fue debidamente informado sobre el tipo de producto que estaba contratando y los riesgos que asumía al hacerlo.

Precisamente, el alto tribunal europeo se pronunció el mismo día en que se esperaba que lo hiciera el Supremo en España sobre un producto que afecta a miles de familias en España y que ha provocado, de manera generalizada, que la deuda de los hipotecados, en lugar de minorar con las amortizaciones mensuales, haya aumentado significativamente, situando a muchos de ellos en serias dificultades para poder hacer frente a la devolución del préstamo.

"Las hipotecas multidivisa se ofrecieron de manera común a miles de clientes durante los años de la burbuja inmobiliaria. Se contrataban en euros, pero las cuotas y la cantidad a amortizar se calculaban en otras divisas, las más frecuentes yenes y francos suizos, de modo que si el euro se devaluaba frente a esa divisa, subía la cuota para el cliente", explica a El Confidencial Ignacio de Azúa Villalobos, socio y abogado de Lean Abogados, despacho que se encarga de la defensa de este matrimonio de controladores aéreos.

Millones de hipotecas firmadas ante notario incluían cláusulas abusivas. (Raúl Arias)
Millones de hipotecas firmadas ante notario incluían cláusulas abusivas. (Raúl Arias)

"Las entidades bancarias que comercializaron las multidivisa debían haber informado detalladamente de ese riesgo a sus clientes. Pero no lo hicieron. Y el resultado es que, debido a la falta de conocimiento de lo que firmaban, miles y miles de titulares de esas hipotecas las han estado pagando durante años y, aun así, ahora deben más dinero a su entidad bancaria del que inicialmente pidieron para comprar su vivienda. En el caso que defendemos, la Justicia ha determinado que Bankinter no informó adecuadamente a sus clientes del riesgo que implicaba el producto que firmaban, que la comercialización de ese producto no fue la adecuada y que su cláusula multidivisa fue abusiva y, por tanto, debe ser anulada", añade Azúa.

Tal y como recoge la sentencia de este caso, a la que ha tenido acceso El Confidencial, los abogados de este matrimonio sostienen que la hipoteca en yenes fue recomendada por parte del banco "de forma personal, como muy adecuado para sus necesidades y circunstancias, insistiéndoles en que se ahorrarían mucho dinero con respecto a un préstamo convencional en euros".

Asimismo, señala la defensa que el contrato "fue redactado unilateralmente" por el banco, "quien solo les ofreció una ampliación del plazo para pagar el préstamo", además de que les "ocultó la existencia de los riesgos que realmente conllevaba este producto, que el capital prestado podría aumentar por efecto de las fluctuaciones del cambio de divisa" y que "si las cuotas variaban, siempre podían utilizar la opción del cambio de divisa", si bien, una vez que esto sucedió, los afectados descubrieron "que no podían cambiar de divisa sin asumir importantes costes".

Cerca de 70.000 afectados

Desde la Asociación de Usuarios Financieros (Asufin) -la pareja de afectados son socios de esta asociación-, calculan que existen unos 70.000 afectados por toda España "entre los que figuran muchos clientes con sueldos fijos o funcionarios como controladores aéreos, pilotos, azafatas, maleteros, policías —municipales, autonómicos o nacionales—, guardia civiles, bomberos", explica Patricia Suárez, presidenta de la asociación.

Si bien no son los únicos perfiles. El Confidencial narró a principios de verano el caso de José María, un camionero que vive en el municipio madrileño de Arganda del Rey que contrató una hipoteca multidivisa en el año 2007 para comprarse un piso asesorado por su entidad financiera y que debía devolver en 30 años. Él necesitaba 200.000 euros, y Barclays Bank le concedió 33,4 millones de yenes japoneses (el cambio en euros). Una década después, y a pesar de pagar religiosamente sus cuotas mensuales (lo que debería haber reducido la deuda), José María debía al banco 273.650 euros. El juzgado de Primera Instancia número 71 de Madrid anulaba parcialmente su préstamo el pasado mes de mayo.

Precisamente, la banca se ha aferrado al perfil de los clientes que contrataron estas hipotecas para defender su comercialización y su legalidad, circunstancia que, a juicio de los abogados consultados por El Confidencial, no justifica que tuvieran conocimiento del enorme riesgo que estaban asumiendo al contratar estos productos. "De esta pareja de controladores aéreos, uno es licenciado en sociología y otro en ciencias políticas, pero eso no significa que deban entender de productos financieros", aclara Ignacio de Azúa.

Una opinión que comparte Patricia Gabeiras, cuyo despacho Gabeiras & Asociados ha sido precisamente el que ha conseguido llevar hasta el Tribunal Supremo el caso de un arquitecto que contrató con Barclays —ahora CaixaBank— una hipoteca multidivisa. El afectado ganó en primera instancia, pero el banco recurrió y la Audiencia Provincial de Madrid revocó el primer fallo, que fue elevado al Supremo, cuyo fallo esperan desde hace un mes más de 70.000 hipotecados. "El hecho de tener una licenciatura no significa que se tengan conocimientos ni experiencia financiera", explica a este diario Gabeiras. "Estamos ante productos muy complejos, difíciles de entender para el conjunto de los ciudadanos y que, por tanto, nunca se deberían haber comercializado".

Bankinter defiende que sus clientes conocían el producto por cuanto otros compañeros de su profesión lo conocían

En el caso de esta pareja de controladores aéreos, Bankinter alega que "era perfectamente consciente de que el préstamo que había solicitado lo era en una divisa distinta al euro, que debía devolver el préstamo en esa divisa y que podía cambiar la misma". Además, asegura la entidad, los demandantes "conocían el producto por cuanto otros compañeros de su profesión [controladores aéreos] lo conocían" y recuerda que "conocían a la perfección el producto, ya que fueron ellos quienes, conocedores de las ventajas de la hipoteca multidivisa, acudieron a las oficinas de la demandada para solicitarla y poder beneficiarse de la fortaleza del euro en el mercado de divisas.

La sentencia de este juzgado de Madrid pone en entredicho una hipoteca multidivisa comercializada por Bankinter, si bien han sido varias las entidades que las comercializaron en plena vorágine inmobiliaria. Es el caso de Barclays —ahora CaixaBank, Catalunya Caixa, Santander, Banco Popular, BBVA o Bankia. Todas ellas, al igual que los más de 70.000 afectados, están ahora pendientes de la sentencia del Tribunal Supremo, cuyo fallo se espera en los próximos días y que podría poner de nuevo contra las cuerdas a un sector financiero muy dañado por la devolución de todo el dinero cobrado de más por las cláusulas suelo.

Vivienda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios