Carmena allana el camino para el primer pelotazo inmobiliario en Gran Vía
  1. Vivienda
UN EDIFICIO PROPIEDAD DEL FONDO BUITRE TPG

Carmena allana el camino para el primer pelotazo inmobiliario en Gran Vía

El fondo de inversión norteamericano compró a la Comunidad de Madrid Gran Vía 18 en 2013 por 18,6 millones de euros y, tras varios trámites urbanísticos, estudia venderlo a un buen precio

Foto: Gran Vía 18. (Google Maps)
Gran Vía 18. (Google Maps)

No todo son malas noticias para los fondos de inversión internacionales que han apostado por el ladrillo en la capital de España. Ni siquiera para aquellos que han sido calificadoscomo fondos buitreo, más amablemente, comooportunistas. Es decir, aquellosque no solo entraron en el mercado inmobiliario en un momento en que el dinero huía de todo lo que olíaa español sino que lo hicieron confuertes descuentos.

Texas Pacific Group (TPG) pondrá de nuevo a la venta Gran Vía 18, el edificioque adquirióhace casi tres añosen subasta públicaa la Comunidad de Madridpor 18,6 millones de euros. El fondo norteamericano está a la espera de recibir este miércolesluz verde al trámite administrativo que permitirá su reconversión de oficinas a un edificio que combinará, según las fuentes consultadas, los usos comercial y hotelero.

Una vez solventado el riesgo administrativo, TPG no quiere asumir el riesgo promotor que supondría la puesta en marcha de un proyecto inmobiliario de esta envergadura en la capital, por lo que, según las fuentes consultadas por El Confidencial, los planes del fondo pasan por hacer caja mediante su venta.

Los planes del fondo pasan por vender el edificio una vez obtenidos los permisos administrativos para cambiar su uso de oficinas a comercial/hotelero

El edificio en cuestiónacoge hoy en día diferentes oficinas de registro del Gobierno regional. Sin embargo,a diferencia de lo que ha sucedido con muchos otros edificios situadosen la Gran Vía, el número 18 no necesitaría de un cambio de uso, ya que,tal y como se publicitaba en elportal Addmeet, el inmueble también contaba como usos compatibles elhoteleroycomercial. De ahí que, desde el punto de vista administrativo, no sea necesario pedir un cambio de uso.

Luz verde en la Comisión de Urbanismo

De hecho, lo que se aprobará este miércoles en la Comisión de Desarrollo Urbano y Sosteniblees el Plan Especial de Control Urbanístico Ambiental de Usos. Un instrumento de planeamiento urbanísticodirigido a valorar "la incidencia que la implantación de un determinado uso puede tener sobre el medio ambiente urbano y sobre las características propias del ámbito en el que se localice, con carácter previo a la concesión de la licencia", tal y como recoge el Boletín Oficial del Ayuntamiento de Madrid.

Las fuentes consultadas por este diario consideran queel futuro de este activopasa por un proyecto que combineuna superficie comercial en las primeras plantas —previsiblemente orientadas a una gran cadena de moda—y un hotel en las plantas superiores, en consonancia con la transformación que se está realizando en otros emblemáticos inmuebles de Gran Vía y que están tendiendo a aprovechar los bajos de los edificios para locales comerciales, desplazando el hotel y sus zonas comunes hacia arriba, tal y como se está haciendo a nivel internacional desde hace años.

Los ejemplos en esta mítica avenida madrileña son cada vez más numerosos. Por ejemplo,Gran Vía 21, donde conviven el 'flagship store' más grande de Adidas en España y el Hotel Senator, o Gran Vía 31, donde se ubican la tienda del Real Madrid y Pull & Bear y dondehay actualmente en marcha un proyecto hotelero de cinco estrellas que será operado por una cadena internacional. Pasos que, previsiblemente, seguirá también Gran Vía 43, donde se ubicaban el hotel y los cines Rex. Un edificioadquirido por Axa, en cuyos bajos podría ir un local comercial, por lo que los expertos no descartan que el fondo norteamericano continúe esta tendencia.

TPG se impuso en la puja con 18,6 millones

El fondo norteamericano lleva con el inmueble en propiedad más de dos años y medio.El Gobierno regional subastó este edificio, de 4.500 metros cuadrados,a finales de 2013, pero existe un contrato de obligado cumplimiento de alquiler con Arproma, laEmpresa Pública Arrendamientos y Promociones de la Comunidad de Madrid, hasta el 1 de enero de 2018.

TPG compró el edificio a la Comunidad de Madrid a finales de 2013 por 18 millones de euros

Por él, la Comunidad de Madridpedía 15,6 millones de euros y, de las tres ofertas presentadas —todas ellas significativamente por encima de ese precio—, se impuso Iberia Project Development, firma detrás de la que se encuentraen realidadTPG, según confirman a El Confidencial fuentes del sector inmobiliario, al ponersobre la mesa 18.601.000 euros, casi un 19% por encima del precio inicial de subasta. Unprecio que implicaba una rentabilidad para el inversor del 5,86%.

TPG es un viejo conocido del sector inmobiliario español, ya queese mismo año, en septiembre de 2013,compró a CaixaBank el 51% de Servihabitat Gestión Inmobiliaria, la sociedad en que la entidad agrupó gran parte de los activos adjudicados por los impagos del ladrillo. Entró en España cuando todos los inversores no oportunistas huían de nuestro país y, tal y como llevan meses haciendo otros fondos buitre, hacomenzado a deshacer posiciones y a obtener importantes plusvalías por sus arriesgadasinversiones.

Mercado inmobiliario Vivienda TPG Ayuntamiento de Madrid Fondos de Inversión Noticias de Madrid
El redactor recomienda