Es noticia
Menú
Pedir un préstamo personal para los gastos de la hipoteca, el último suicidio inmobiliario
  1. Vivienda
AUMENTAN LAS CONSULTAS SOBRE ESTA PRÁCTICA

Pedir un préstamo personal para los gastos de la hipoteca, el último suicidio inmobiliario

Aún no es una práctica generalizada, pero cada vez son más los ciudadanos que se plantean recurrir a los préstamos personales para poder hacer frente a los gastos derivados de la compra de una vivienda

Foto: Foto: Corbis Images.
Foto: Corbis Images.

Aún no es una práctica generalizada, pero cada vez son más los ciudadanos que se plantean recurrir a los préstamos personales para poder hacer frente a los gastos derivados de la compra de una vivienda -impuestos, gastos de notaría, registro tanto de la operación como de la hipoteca-, o para alcanzar ese 20% necesario para que el banco conceda la hipoteca.

En un contexto de recuperación inmobiliaria y de mayor facilidad para acceder al crédito, el apetito por tener una casa en propiedad ha resurgido de sus cenizas a pesar de que todavía son muchos los ciudadanos que no pueden permitírselo. De manera generalizada, la banca no concede hipotecas de más del 80% del valor de tasación, de tal manera que quien quiere comprar casa necesita aportar el 20% restante. Pero no solo eso, aun en caso de contar con esos ahorros, el comprador debe hacer frente a los gastos derivados de la compraventa y de la constitución de la hipoteca, que suelen ser un 10% del precio de la vivienda.

Y cada vez son más quienes intentan compensar esa falta de ahorros recurriendo a préstamos personales. Así lo ha constatado Pau A. Monserrat, economista y director editorial de iAhorro, portal de finanzas personales y CEO de Futur Finance. "Esta picaresca ya existía antes de la crisis, antes incluso del 'boom', pero volvemos a recibir consultas al respecto", explica a El Confidencial. "No es en absoluto recomendable pedir una hipoteca sin ahorros y peor aún es hacerlo aportando ese 20% o 30% con un endeudamiento elevado. Pedir un préstamo personal antes de una hipoteca para pagar los gastos es una mala práctica. Y las malas prácticas de los clientes suelen acabar en problemas", advierte a quienes le consultan.

Y la banca, ¿no detecta estas situaciones?

"No siempre es fácil. Los bancos más diligentes consultan la Central de Información de Riesgos (CIRBE) del Banco de España, que recoge el historial crediticio de los clientes, pero no está automatizado y los datos no son diarios, sino que se actualizan una vez al mes, de tal manera que el banco puede consultarlo pero, sin embargo, no refleja todavía la existencia de ese préstamo personal", explica Monserrat.

"En el CIRBE, además, aunque se puede consultar el endeudamiento previo de un cliente, solo aparece información sobre cargos de más de 6.000 euros sobre tarjetas de crédito, por poner un ejemplo. Para compensar esa falta de información, los departamentos de riesgo de los bancos hacen firmar al cliente un documento con su historial financiero y se suelen pedir extractos de la cuenta corriente, si bien el cliente puede tener más de una cuenta", añade Monserrat.

Pedir un préstamo personal antes de una hipoteca para pagar los gastos es una mala práctica

Para Antonio Gallarde, experto en productos financieros de iAhorro, "pedir un préstamo personal antes de la hipoteca es jugar con fuego. Aunque este tarda un tiempo en reflejarse en la CIRBE, cualquier retraso en la tramitación o petición de la misma puede reflejar ese endeudamiento y acabar con la operación porque tengas un exceso de endeudamiento".

Y si el banco se da cuenta del engaño, puede tener desastrosas consecuencias para el cliente. "Dar información falsa a la entidad financiera es motivo más que suficiente para dar por cancelada totalmente la deuda, de tal manera que o el cliente la paga o el banco puede ejecutarle y quitarle la casa. Sin contar que el cliente podría haber incurrido en un delito", apunta el director editorial de iAhorro.

"Hay que tener responsabilidad y no hacerse trampas en el solitario", explica Luis Javaloyes, consejero delegado de la Agencia Negociadora. "Quien recurre a estas prácticas se engaña a sí mismo porque no es lo mismo financiar el 100% a 30 años y a un determinado interés que financiar un 80% y el 20% restante hacerlo con un préstamo personal a 10 años y a un 8%. En algunos casos se puede dar incluso la paradoja de que la cuota mensual de la hipoteca sea menor que la cuota del préstamo personal", añade.

"Desde iAhorro.com siempre hemos defendido a los usuarios frente a los abusos de las grandes empresas, sean bancos, aseguradoras o proveedores de energía o telefonía. Sin embargo, también hemos reclamado la necesaria responsabilidad individual de los usuarios. En relación a endeudarse solicitando un préstamo hipotecario, la responsabilidad individual ha de ser máxima. Si atacamos a los bancos que han concedido hipotecas de forma irresponsable, deudas que al ser impagadas ha supuesto la pérdida de los hogares de los hipotecados y sus avalistas, ¿vamos a ser unos clientes irresponsables y esconderemos información al banco? Pedir una hipoteca y querer financiar gastos y reformas con un préstamo personal es una tremenda irresponsabilidad", añade Monserrat.

Para Carlos Lluch, mediador de seguros y director técnico en Lluch & Juelich Brokers, "más vale vivir de alquiler una temporada más, ahorrando de por medio, y poner un mantel sobre la mesa vieja e ir a trabajar en un coche viejo que acabar siendo una ruina como persona, con una familia disgregada y en situación de marginalidad como he visto suceder a unos cuantos que tiraron demasiado de la sábana hasta enseñar los pies".

Los números no salen

Pero veamos un caso práctico para calcular una deuda razonable. Pongamos una hipoteca de 150.000 euros a 30 años a Euribor. Préstamo personal de 10.000 euros al 10% a 5 años. Los ingresos mínimos para pedir a la vez estas dos deudas se calcula tomando un ratio de endeudamiento del 30% (la suma de las dos cuotas no ha de superar el 30% de los ingresos netos de los solicitantes de crédito). Y para la hipoteca, tomamos un Euribor al 5%. Cuota hipoteca al 6% = 900 euros. Cuota del préstamo al 10% = 212 euros. Total pagos mensuales = 1.112 euros Ingresos mínimos de los que piden el dinero = 1.112 euros / 0,30 = 3.707 euros. Si los solicitantes no ganan al menos 3.707 euros.

Pedir una hipoteca sin nada de ahorros y con menos de 1.000 euros en la cuenta es un suicidio

Tanto Monserrat como Javaloyes recomiendan no hipotecarse si no se dispone de ahorros suficientes para afrontar la operación. "Pedir una hipoteca sin nada de ahorros y con menos de 1.000 euros en la cuenta es un suicidio. Y no sólo por los gastos que se generan a la hora de comprar casa, sino porque no se tiene un colchón económico en caso de imprevistos. Si vamos muy justos es mejor no pedir una hipoteca y esperarse a ir un poco más desahogados.

"Pedir un crédito personal de escondidas al banco al que le solicitamos la hipoteca no es ser inteligentes, es ser ignorantes y asumir un riesgo que, con toda seguridad, nos acabará pagando factura, a nosotros y a los nuestros", concluye Monserrat. ".

Aún no es una práctica generalizada, pero cada vez son más los ciudadanos que se plantean recurrir a los préstamos personales para poder hacer frente a los gastos derivados de la compra de una vivienda -impuestos, gastos de notaría, registro tanto de la operación como de la hipoteca-, o para alcanzar ese 20% necesario para que el banco conceda la hipoteca.

Mercado inmobiliario Compraventa Vivienda
El redactor recomienda