HA PROTAGONIZADO GRANDES OPERACIONES DE SUELO

¿Quién está tras Construcciones Amenabar, el nuevo 'player' inmobiliario de Madrid?

Construcciones Amenabar se ha convertido en uno de los principales 'players' del mercado inmobiliario en Madrid con más de 1.200 viviendas en toda la Comunidad

Foto: Promoción en Arroyo del Fresno.
Promoción en Arroyo del Fresno.

Sus apariciones en prensa son contadas y las de su presidente, nulas. Construcciones Amenabar, fundada en 1981 por Luis Amenabar Alday en el País Vasco, se ha convertido en uno de los principales players del mercado inmobiliario en Madrid con más de 1.200 viviendas en toda la Comunidad de Madrid, a las que se suman otras 850 contratadas con terceros –promotoras, gestoras y entidades financieras–. Celosa de su intimidad, la compañía siempre ha intentado centrarse en su actividad, la construcción, y quedar al margen de los medios de comunicación. 

Sin embargo, su presencia en la puja de uno de los solares más codiciados de Madrid, el de Raimundo Fernández-Villaverde, así como la compra de varios terrenos a la Sareb, han situado a la empresa en el punto de mira. ¿Quién es y quién se esconde detrás de ella?

De Luis Amenabar Alday dicen quienes le conocen que es una persona cercana, respetuosa y muy trabajadora, que confía mucho en la gente que le rodea, aunque siempre es él quien toma las decisiones. A principios de los ochenta puso en marcha Construcciones Amenabar y desde el primer momento la prudencia ha marcado los pasos de la compañía, tanto dentro como fuera del País Vasco. "Nunca se ha endeudado de más ni ha asumido riesgos innecesarios. La expansión de la compañía siempre se ha realizado de manera ordenada y con mucha prudencia", comenta alguien que ha trabajado en alguna ocasión con él. "Ni siquiera en época de bonanza se embarcó en grandes proyectos".

Promoción Terrazas de La Moraleja.
Promoción Terrazas de La Moraleja.

El nombre de Construcciones Amenabar sonó por primera vez con fuerza en Madrid la mañana del 5 de noviembre de 2014. Ese día, en la calle Arcipreste de Hita número 5, a las 11 de la mañana se abrían cinco sobres con cinco ofertas económicas por el solar más codiciado en esos momentos en la capital: los terrenos que el Ministerio de Defensa tenía en Raimundo Fernández-Villaverde.

Aquel día fueron muchos los que se preguntaban quién era Construcciones Amenabar, cuya oferta, de 103 millones de euros, se impuso a los 102,2 que ofreció Ferrovial y los 95,6 de Pryconsa. La cuantía, aunque insuficiente para imponerse a los 111 millones de Domo Gestora, que se llevó finalmente el codiciado solar, sí sirvió para situar a la firma en el foco inmobiliario de la capital.

Desde entonces, el constructor vasco ha protagonizado algunas de las operaciones de suelo más importantes del último año en la capital y sigue sobrevolando la Comunidad de Madrid en busca de oportunidades. En enero de 2015 formaba un consorcio con CP Grupo para comprar a Sareb suelo de uso residencial y terciario en Arroyo del Fresno. La operación ascendió a 64,3 millones de euros por 11 parcelas donde se construirán más de 400 viviendas tanto libres como protegidas, además de un edificio de oficinas y un centro comercial.

Sin embargo, su presencia en Madrid no es nueva. Su aterrizaje en tierras madrileñas se produjo en 2010, en plena crisis, cuando todas las compañías estaban en retirada. Aquel año, adquirió una parcela en Las Rozas para construir 50 viviendas protegidas. Poco después compró un solar a la Empresa Municipal del Suelo (EMVS) en el barrio de Las Tablas para construir otras 50 viviendas. En ambos casos y, a pesar de la crisis, las viviendas se vendieron rápidamente.

Construcciones Amenabar presentó la segunda mejor oferta por el solar de Raimundo Fernández-Villaverde

Dos años después, Construcciones Amenabar adquiría de nuevo a la EMVS, por 39 millones de euros, dos parcelas en Arroyo del Fresno, uno de los ámbitos de referencia del norte de Madrid donde la empresa tiene una importante presencia. Un total de 540 viviendas con algún tipo de protección. Posteriormente adquiría una parcela para construir 130 viviendas que se entregarán a finales de 2016. Esta vez, en el Ensanche de Vallecas. Una vez más, las promociones están vendidas al 100%.

Sin duda, todas estas operaciones han convertido a la compañía en uno de los jugadores más activos del mercado residencial madrileño en un momento en el que todos los expertos coinciden en hablar de recuperación y en el que el apetito por la compra de suelo ha despertado de su largo letargo. Y ellos siguen dispuestos a comprar en Madrid y, aunque tienen una presencia muy potente en Arroyo del Fresno, Valdebebas también está en su punto de mira.

"Si no vas hacia adelante, vas hacia atrás"

Cualquier paso de la compañía estará marcado, como hasta ahora, por la prudencia y por una estrategia muy conservadora, lo que le permitido seguir a pies juntillas su lema: "Si no vas hacia delante, vas hacia atrás". Las cifras de la compañía hablan por sí solas. Facturó 200 millones en 2006 y en 2012, cuando la crisis estaba en su máximo apogeo, la cifra ascendió a 290 millones. "Nuestras cifras de facturación de los últimos años han sido superiores a los 300 millones de euros, y esperamos cerrar el ejercicio 2015 en torno a los 370 millones de euros", asegura a El Confidencial Ignacio Dueñas, director de Amenabar Promoción Inmobiliaria.

Viviendas unifamiliares en San Sebastián.
Viviendas unifamiliares en San Sebastián.

"Llegamos a la crisis con poca exposición al ladrillo malo, es decir, no teníamos grandes promociones de segunda vivienda ni nos habíamos precipitado realizando malas compras de suelo. Además, contar con una empresa constructora fuerte y saneada dentro del propio grupo nos permite tener una fortaleza e independencia a la hora de abordar operaciones que otros no tienen".

Otro de los puntos fuertes de la empresa es su competitividad. "Prefiere la construcción a la promoción. Es decir, prefiere construir más viviendas aunque vea reducido su margen de beneficio Tiene los costes de construcción muy controlados, lo que la convierte en una compañía muy competitiva", comenta un experto que ha tenido la oportunidad de trabajar con ellos. 

Esta competitividad ha permitido, por ejemplo, que sus viviendas se vendieran rápidamente incluso en tiempos de crisis. "Ofrecemos buenas ubicaciones, servicios y calidad de construcción por encima de la media, y todo ello, a un precio competitivo, ya que al ser promotora y constructora a la vez, podemos poner en el mercado viviendas a precios muy atractivos", apunta Ignacio Dueñas.

Llegamos a la crisis con poca exposición al ladrillo 'malo' sin grandes promociones de segunda vivienda ni malas compras de suelo

"Nuestras claves de éxito parten de la propia filosofía de la empresa, que se basa en el esfuerzo, el trabajo, y sobre todo, en el constante fortalecimiento económico de la compañía. No somos una empresa preocupada por repartir dividendos; tratamos de tener una tesorería y unos fondos propios altos, lo que nos permite afrontar muchas operaciones sin necesidad de disponer de un socio financiero. La crisis nos ha cogido con una buena situación económica y financiera; por este motivo hemos podido ser selectivos y hacer frente a importantes operaciones de compra de suelo, además de haber sido ágiles en nuestra toma de decisiones", concluyen.

Su radio de actuación no se centra en País Vasco y Madrid: también tiene proyectos importantes en Málaga y el sur de Francia. De la misma manera, su actividad no se centra única y exclusivamente en la promoción residencial –con un importante peso de la vivienda protegida–, sino que también desarrolla obras públicas y privadas de edificación, urbanización, construcción de polígonos industriales, zonas deportivas, restauración de edificios y monumentos, así como edificios destinados a viviendas y obra civil.

Vivienda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios