EN DOS DE CADA TRES, RIESGO FISCAL

Hacienda aflora posible fraude en el 65% de las inspecciones a la deducción por vivienda

La Agencia Tributaria ha realizado en cuatro años 2.600 actuaciones para detectar posibles fraudes en la deducción por compra de vivienda habitual. En un alto porcentaje afloró anomalías

Foto: Foto: Klaus Ohlenschläger/dpa/Corbis
Foto: Klaus Ohlenschläger/dpa/Corbis

Desde el año 2012, la Agencia Tributaria ha realizado casi 2.600 actuaciones –2.572, para ser más exactos– para detectar posibles fraudes en la deducción por compra de vivienda habitual. Y en un porcentaje muy elevado de las visitas ha hecho fortuna. De hecho, en un 65% de los casos se detectó riesgo fiscal, esto es, un posible fraude.

Es decir, el fisco considera que es muy probable que 1.690 hogares se hayan beneficiado, ilícitamente, de esa desgravación y, por tanto, están en su punto de mira. No hay cifras ni estimaciones sobre el capital que podría haber sido defraudado; sin embargo, podríamos estar hablando de hasta 2.700 euros por hogar, puesto que es la cantidad máxima de la que puede desgravarse una pareja que compró casa a medias, o hasta 1.356 euros si fue un solo individuo el que lo hizo. Conviene recordar que todo aquel que adquirió antes del 1 de enero una vivienda para utilizarla como residencia habitual puede desgravarse hasta un 15% sobre los primeros 9.040 euros que dedique a pagarla. Quien compró a partir de esa fecha no tiene derecho a desgravación fiscal. 

“Ese porcentaje, ese 65%, no quiere decir, ni mucho menos, que haya riesgo fiscal en dos de cada tres pisos en los que se aplica la deducción en España, sino que en los pisos que la AEAT escogió para hacer las visitas se detectó riesgo fiscal en dos de cada tres. Es decir, que la selección previa por nuestra parte fue bastante efectiva”, explican a El Confidencial desde la Agencia Tributaria.

En los pisos que la AEAT escogió para hacer las visitas, se detectó riesgo fiscal en dos de cada tres

No se trata de inspecciones ni paralelas sobre la deducción por vivienda, aclaran desde la AEAT, sino de visitas presenciales peinados –según la jerga fiscal–, que pueden o no dar lugar luego a inspecciones o paralelas. Visitas que forman parte de un plan especial puesto en marcha por la Agencia desde 2012 para aflorar la economía sumergida. "Esto no quiere decir que estas visitas no se hicieran antes, sino que se reforzaron". En el caso concreto de la deducción por vivienda habitual se realizaron casi 2.600 actuaciones para comprobar el cumplimiento de los requisitos establecidos para practicar dicha desgravación.

Esas actuaciones, además, forman parte de un total de 21.075, entre las que también se incluyen 7.410 destinadas al afloramiento de alquileres opacos, 2.567 visitas a comunidades de propietarios en relación con irregularidades en la facturación de proveedores –con un 40% de riesgo– y 2.125 visitas para detectar arrendamientos vacacionales no declarados –con un riesgo del 34,49%–.

¿Cómo se eligen las viviendas a investigar?

"Puede ser por contar con información previa o puede ser un chequeo de unas zonas u otras que va variando. Como el objetivo primordial, por encima del efecto directo de las actuaciones, es el efecto inducido, es decir, que se tenga una percepción de control que desanime de utilizar prácticas fraudulentas, los puntos en los que se realizan los peinados deben ir variando. No obstante, las zonas de costa son puntos especialmente relevantes en este sentido, aunque también que allí donde no hay costa puede haber destinos turísticos o vacacionales y de descanso que interese comprobar, como, por ejemplo, las zonas de turismo de invierno", explican desde la AEAT.

"Paralelamente al control de la aplicación correcta de la deducción por vivienda también se viene desarrollando un plan de actuaciones de inspección a nivel nacional en relación con segundas viviendas declaradas como vivienda habitual sin serlo realmente. Estas actuaciones pretenden aflorar deducciones por vivienda incorrectamente deducidas y hacer aflorar imputaciones de renta, es decir, lo que debes pagar en IRPF por las segundas viviendas no alquiladas", añaden desde la AEAT.

¿Quién realiza estas inspecciones?

Según explican desde la Agencia Tributaria, las visitas no necesariamente las hacen inspectores. Es muy común que las realicen agentes tributarios, que luego reportan la información a la inspección. Estos agentes pueden hacer determinadas preguntas al supuesto inquilino, al portero, a los vecinos, etc., para detectar los fraudes. 

Algunas de esas visitas y las posteriores investigaciones han dado ya sus frutos y, aunque desde la Agencia Tributaria no facilitan datos sobre los resultados obtenidos, lo cierto es que algunos hogares ya han recibido notificación para devolver las cantidades desgravadas

En las visitas presenciales, los agentes tributarios pueden hacer preguntas al portero o a los vecinos para detectar posibles fraudes 

Es el caso de Paula, que en 2012 compró una vivienda y durante los dos últimos años sólo acude a su casa a dormir porque tiene a su madre enferma. Hacienda le reclama las cantidades de 2013 y 2014 porque, de acuerdo con la información suministrada por la compañía eléctrica, su consumo anual de energía está por debajo de la media por hogar. Paula ha reclamado y está a la espera de una respuesta por parte de Hacienda, que le reclama casi 2.000 euros. 

Foto: Julie Nicholls/Corbis
Foto: Julie Nicholls/Corbis

Desde la Agencia Tributaria insisten en que para que pueda aplicarse la deducción por vivienda habitual deben cumplirse una serie de requisitos. Uno de ellos es, precisamente, que la vivienda adquirida sea la residencia habitual, ya que hay quienes declaran las segundas viviendas como residencia habitual.

No es el único requisito, debe residirse de manera continuada durante tres años mínimo en la vivienda, "aunque existen circunstancias que pueden justificar un cambio de domicilio como la celebración de un matrimonio, una separación matrimonial, un traslado laboral, la obtención de un primer empleo o cambio de trabajo u otras causa análogas, que en todo caso, todas esas causas, deben ser justificadas. También puede ser por causas forzosas, como el fallecimiento, que llevan a entender la vivienda como habitual aunque no se cumpla el plazo mínimo de tres años", explican desde la AEAT.

Además de esto, el contribuyente debe habitar la vivienda de manera efectiva y con carácter permanente, en un plazo no superior a doce meses, contados desde la fecha de adquisición o de terminación de las obras, aunque en este caso también pueden darse circunstancias que permitan flexibilizar ese tope de un año.

"En definitiva, y en términos generales, para no perder la deducción se debe ocupar la vivienda no más tarde de un año desde la compra y residir en ella al menos tres años ininterrumpidamente. En caso contrario, y salvo las excepciones antes mencionadas, habría que devolver la deducción". 

Vivienda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios