INFORME ANUAL DE SOCIEDAD DE TASACIÓN

Un gráfico para entender el 'batacazo' inmobiliario entre 2007 y 2014

Las cifras muestran el efecto devastador que ha tenido la explosión de la burbuja inmobiliaria sobre el principal motor de nuestra economía, la construcción

Foto: Imagen de archivo de varios edificios de viviendas en construcción. (Efe)
Imagen de archivo de varios edificios de viviendas en construcción. (Efe)

El mercado inmobiliario español está tocado y hundido. Las cifras hablan por sí solas e incluso dan miedo si tenemos en cuenta el efecto devastador que ha tenido la explosión de la burbuja inmobiliaria sobre el principal motor de nuestra economía, la construcción. Las cifras de viviendas iniciadas, terminadas y proyectos visados han descendido, literalmente, hasta los infiernos, con desplomes superiores al 90%. La buena noticia, según los expertos, es que el sector ha tocado fondo y a partir de ahora sólo podemos ir hacia arriba. 

Los datos y el gráfico resumen a la perfección lo que ha pasado desde 2007. Aquel año, en pleno auge inmobiliario, justo antes del crash, en España se terminaban unas 1.746 viviendas al día. En 2014, apenas 125 unidades o lo que es lo mismo, 14 veces menos. La economía española ha pasado en siete años de terminar casi 640.000 viviendas anuales a menos de 46.000, según datos de Sociedad de Tasación.

El desplome en el resto de indicadores es muy similar. Se ha pasado de visar 820.000 proyectos anuales a apenas 58.800, mientras que las viviendas iniciadas han pasado de casi 800.000 a menos de 36.000 unidades anuales -veinte veces menos-. Y todo en apenas siete años.

A pesar de lo desolador de los datos, todo apunta a que el mercado experimentará este año un punto de inflexión, con lo que a lo largo de 2015 podríamos dejar atrás los mínimos históricos. Los datos a cierre de 2014 de viviendas iniciadas y proyectos visados son, de hecho, algo mejores que los de un año antes, pero las viviendas terminadas volvieron a hundirse a mínimos.

Para que el mercado se normalice queda, no obstante, mucho camino por delante. Ya que la demanda natural de viviendas en España -es decir, los hogares que se crean cada año y que, por tanto, necesitan una casa para vivir- se sitúa entre 200.000-300.000 unidades al año.

De que el camino sea más o menos arduo dependerá la salud de la economía española y la salud de la economía de las familias. En este sentido, aunque Sociedad de Tasación estima que las previsiones macroeconómicas para el año 2015 apuntan a que la economía española seguirá la evolución ascendente iniciada en 2014, con una inflación estancada en el 0%, la renta real disponible de las familias apenas sufrirá variaciones respecto a periodos anteriores. Todo esto, unido a la persistente incertidumbre laboral provocará que las familias españolas seguirán teniendo problemas para lanzarse a comprar una nueva vivienda. 

Así, la tasadora prevé que la demanda empezará a crecer al mismo ritmo en que vaya aumentando el nivel de empleo de calidad y el flujo de financiación y en ambos casos todavía hay mucho por hacer. La ecuación sigue siendo sencilla, mientras no se compren viviendas, difícilmente se construirán más.

Vivienda
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
39 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios