CONFÍAN EN QUE EUROPA LES DÉ LA RAZÓN

Vuelco judicial: los tribunales dan la espalda a los afectados por hipotecas multidivisa

Apenas hay una docena de demandas en los tribunales pero la balanza comienza a inclinarse del lado de las entidades financieras

Foto: Vuelco judicial: los tribunales dan la espalda a los afectados por hipotecas multidivisa

Apenas hay una docena de demandas en los tribunales, pero la balanza comienza a inclinarse del lado de la banca. Los afectados por las hipotecas multidivisa han visto en los últimos meses cómo algunas audiencias provinciales les están quitando la razón tirando por tierra las sentencias favorables que habían recibido hasta ahora por parte de los juzgados de primera instancia.

De ahí que muchos afectados tengan miedo a demandar y a enfrentarse a la banca y a sus poderosas estructuras jurídicas en los tribunales. No obstante, no todo son malas noticias ya que el pasado miércoles el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) se pronunciaba sobre el carácter abusivo de las hipotecas multidivisa en Hungría. Su sentencia podría tener importantes consecuencias también para los hipotecados en España.

Pero vayamos por partes. ¿Qué ha pasado en Españanbsp;"Inicialmente, los Juzgados de Primera Instancia se sensibilizaron con los afectados por este tipo de productos y acogieron las pretensiones de nulidad del contrato de préstamo hipotecario sobre la base de que el banco debía haber informado correctamente de los riesgos de la operación, proporcionando al cliente ejemplos de escenarios perfectamente posibles, positivos y negativos, para que este hubiera podido conscientemente aceptar o rechazar los riesgos, y, al no haberlo hecho, su consentimiento se entendía como viciado y por lo tanto el contrato debía ser declarado nulo", explica Lidia Minaya, letrada del despacho IURE Abogados que representa en la actualidad a una veintena de afectados..

"Este escenario, sin embargo, ha cambiado radicalmente en los últimos meses, con la publicación de una serie de sentencias en las que las audiencias provinciales han comenzado a fallar a favor de las entidades financieras, considerando improcedente esta nulidad y condenando, en la mayoría de las ocasiones, a los particulares demandantes al pago de las costas del procedimiento".

“No sabemos por qué se ha producido este cambio", comenta Lidia Minaya. "Al analizar las sentencias de primera instancia de Madrid y Barcelona y las posteriores en las audiencias provinciales, parece que se están juzgando casos completamente diferentes. Mientras en las primeras el perfil del cliente no era relevante, en las segundas sí", añade.

En las sentencias de lo provincial, los jueces no han entrado a valorar la complejidad del producto, sino el perfil del cliente que firmó la hipoteca multidivisaLas de Madrid y Barcelona son las sentencias más llamativas. La de Barcelona fue la primera a favor de un afectado. El Juzgado de Primera Instancia número 44 de Barcelona daba la razón a Xavier Dalmau y condenaba a Catalunya Caixa. Era el primer asalto contra la banca por las hipotecas multidivisa y la justicia fallaba a favor del afectado. Apenas un mes después, segundo asalto judicial a favor de otro afectado. En esta ocasión era el Juzgado de Primera Instancia número 97 el que daba la razón al cliente y declaraba la nulidad de una hipoteca multidivisa concedida por Kutxabank

Un año después, la Audiencia Provincial de Madrid y Barcelona, sin embargo, han resuelto a favor de las entidades y ambos casos han acabado en el Tribunal Supremo, cuyo fallo no se espera, al menos, hasta dentro de un año. "No tengo nada claro que el Supremo me vaya a dar la razón", explica a El Confidencial Xavier Dalmau, el primer afectado que decidió dar el paso judicial y plantar cara a la banca. "Si sólo se fija en mi perfil como cliente, soy abogado, no tengo muchas posibilidades. Es mi punto débil. Aun así, tenía que llegar hasta el final". 

En las sentencias de primera instancia, los jueces señalaban que el producto que se había vendido al cliente era tan complejo que impedía que este comprendiera cómo podía evolucionar la multidivisa y, por tanto, los riesgos que asumía. "En las sentencias de lo provincial, los jueces, por el contrario, no han entrado a valorar la complejidad del producto sino que se han centrado en el perfil del cliente que firmó la hipoteca, abogado, en ambos casos. Los jueces hablan de falta de diligencia por parte del consumidor. Si no entendía el producto, debería haber solicitado más información al banco", explica Lidia Minaya.

Son los dos casos más famosos, pero no los únicos. En Gijón, por ejemplo, las sentencias de primera y segunda instancia han sido favorables a la entidad financiera al entender ambos jueces que la hipoteca multidivisa no era un producto ni complejo ni especulativo. "Se responsabiliza también al consumidor por su falta de diligencia al no haber solicitado más información al banco sobre el producto que estaba contratando y sobre los riesgos que estaba asumiendo", añade Lidia Minaya. "Entienden los jueces que los afectados, un ingeniero técnico y su mujer, empleada de una empresa municipal de transportes, aunque no tienen conocimientos financieros, por su formación universitaria sí tenían la formación suficiente para haber solicitado más información al banco". 


"Los afectados por hipotecas multidivisa tienen el sambenito de que ha sido una persona que ha ido de listo y le han salido mal las cosas. Hay abogados y economistas, pero también hay peluqueras, cajeras...", explica Patricia Suárez, presidenta de Asuapedefin, la asociación de afectados por los derivados financieros. 

Estas sentencias en contra se han traducido en miedo a la hora de acudir a los tribunales por parte de los afectados. "Los jueces no sólo están comenzando a dar la razón a los bancos, sino que están condenando a los afectados a las costas judiciales, quienes tienen muchas dudas y miedo a la hora de demandar", apunta la letrada de IURE Abogados. "Estamos hablando de entre un 7%-8% para un préstamo de 300.000 euros. Unos 21.000, 24.000 euros, mucho dinero para familias, parejas o particulares en una situación económica complicada por culpa de las hipotecas multidivisa". 

Xavier Dalmau, cuyo despacho lleva el caso de una treintena de afectados, calcula que apenas el 7% de los afectados está ejerciendo acciones judiciales. No obstante, considera que es cuestión de tiempo que los tribunales comiencen a darles la razón. "Este año esperamos una decena de fallos judiciales y para 2015 esperamos que haya, en total, medio centenar". Un dato: en España podría haber más de 65.000 hipotecas multidivisa. 

Esperanza en la justicia europea

A pesar del varapalo judicial, los afectados y los letrados que los defienden acaban de recibir buenas noticias de Europa. El pasado miércoles se conocía una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) respecto a una cuestión prejudicial planteada por el Tribunal Supremo de Hungría respecto a las hipotecas multidivisa. "Es una gran noticia para todos los afectados y nos permite ser algo más optimistas", apunta Patricia Suárez. 

En su dictamen, el tribunal europeo señala que la presencia este tipo de cláusulas no deben ser solamente transparentes y entendibles por el consumidor desde un punto de vista formal y gramatical, sino que este debe conocer y entender "las particularidades del mecanismo de conversión de la divisa extranjera, así como la relación entre ese mecanismo y el prescrito por otras cláusulas relativas a la entrega del préstamo, de forma que un consumidor pueda prever, sobre la base de criterios precisos y comprensibles, las consecuencias económicas derivadas a su cargo". 

Y continúa indicando que el tribunal húngaro debe determinar si la información precontractual y la publicidad ofrecida antes de la contratación del préstamo permitían al consumidor no sólo comprender el mecanismo de cambio de divisa en el cálculo de la cuota mensual y de la devolución del préstamo, sino evaluar las consecuencias económicas de este tipo de cláusulas", añade.

Más optimismo en las ejecuciones hipotecarias

Desde Asuapedefin también se muestran bastante optimistas en lo que se refiere a los procesos de ejecución hipotecaria. "Es cierto que nos preocupa que los jueces empiecen a dar la razón a los bancos; sin embargo, también hemos notado que, en los procesos ejecutivos, los jueces están siendo mucho más sensibles. Les chirría muchísimo que a un cliente que pidió 100.000 euros, el banco, como principal, le esté reclamando 150.000", explica a El Confidencial Patricia Suárez. 

Nos preocupa que los jueces empiecen a dar la razón a los bancos; sin embargo, también hemos notado que, en los procesos de ejecución hipotecaria, los jueces están siendo mucho más sensibles"El problema con el que nos encontramos es que los afectados no acaban de dar el paso a la hora de demandar. Muchos vienen cuando han recibido la notificación judicial de que se va a iniciar la ejecución hipotecaria, a la que solamente pueden oponerse en un plazo de diez días, mientras que otros llaman a nuestra puerta cuando ya es demasiado tarde y no se puede hacer nada", lamenta. "Si no se oponen a tiempo al proceso ejecutivo, no se puede hacer nada".

La asociación ha conseguido paralizar la ejecución hipotecaria en varias ocasiones. En tres, incluso, ha logrado la nulidad de la hipoteca multidivisa, lo que ha llevado a la banca a mover ficha para negociar con el cliente: asumir el pago de la hipoteca en euros, dación en pago, quitas de la deuda...

¿Qué son las hipotecas multidivisa?

En los años del boom inmobiliario, algunos bancos y entidades financieras ofertaron la suscripción de hipotecas multidivisa como una alternativa a los préstamos hipotecarios tradicionales. Aparentemente, se trataba de un producto que presentaba grandes ventajas, por lo que muchos consumidores optaron por contratarlo en el convencimiento del importante ahorro que les supondría vincular su préstamo hipotecario a una moneda extranjera más débil que el euro.

"El resultado no ha sido el esperado, ya que muchos consumidores han visto no sólo cómo se ha incrementado su cuota hipotecaria mensual, también su deuda originaria a pesar de haber ido pagando durante años las correspondientes cuotas de amortización de capital e intereses, por lo que es ahora cuando están siendo realmente conscientes del alcance de los riesgos que asumieron al suscribir un préstamo hipotecario en divisas", apunta Lidia Minaya.

Patricia Suárez contaba a este diario hace unos meses un caso real: una pareja que firmó su hipoteca en yenes en julio de 2008, cuando el cambio del yen respecto al euro se encontraba en 169. Cada uno tenía su vivienda y pagaban por dos hipotecas cerca de 1.800 euros. "Ya iban muy justos. La pareja quería comprar un ático e hipotecar una de las viviendas. La entidad, en lugar de aconsejarles que desistieran de la operación o que vendieran una de las propiedades les propuso una hipoteca multidivisa".

La cuota del préstamo en yenes era de 1.745 euros y el préstamo en euros era de 3.640, no se lo podrían permitir. Finalmente, la entidad les concedió una hipoteca multidivisa en yenes de 516.800 euros. En seis meses, el yen pasó de 169 a 116, la cuota, de 1.745 a 2.500 euros, y el importe del préstamo, de 516.800 a 733.000 euros –casi 200.000 euros más–.

Vivienda
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios