GESTORAS, PROMOTORES Y FONDOS, INTERESADOS

Defensa desata la locura compradora en la capital: ¿pisos a 3.300€ el metro cuadrado?

Hacía tiempo que no se veían imágenes como la de ayer en el salón de actos del Colegio Santa María de Yermo en la calle Gaztambide, 91 de Madrid.

Foto: Defensa desata la locura compradora en la capital: ¿pisos a 3.300€ el metro cuadrado?
Autor
Tags
    Tiempo de lectura9 min

    Hacía tiempo que no se veían imágenes como la de ayer en el salón de actos del Colegio Santa María de Yermo en la calle Gaztambide, 91 de Madrid. Medio millar de personas acudieron a las 18:30 horas a la sesión informativa organizada por la gestora de cooperativas Domo para interesarse por el proyecto residencial de más de 300 viviendas que se construirán sobre los terrenos que el Ministerio de Defensa tiene en la céntrica calle Raimundo Fernández Villaverde si la gestora consigue imponerse en la subasta al alza que la cartera que dirige Pedro Morenés convocará en los próximos meses. Todos los detalles el solar los ha 'colgado' Defensa en la web Addmeet.com.

    Un terreno de 14.500 metros cuadrados y una edificabilidad de más de 54.000 situado a escasos 400 metros del Paseo de la Castellana y cuya venta ha despertado un enorme interés entre fondos internacionales, promotoras y gestoras de cooperativas, convirtiéndose, a día de hoy, en uno de los activos inmobiliarios más codiciados. 

    Las cooperativas van a apostar fuerte por él y si resultan vencedoras podrán construir viviendas a precio de coste -entre 3.200 y 3.300 euros el metro cuadrado-, algo aparentemente impensable en pleno centro de Madrid. Domo e Ibosa son dos de las gestoras que han manifestado que irán a por todas. 

    La posiblidad de comprar a 3.300 euros el metro cuadrado ha despertado una locura compradora que había quedado totalmente noqueada por la crisis económica e inmobiliariaLa posibilidad de comprar a estos precios también ha despertado una locura compradora que había quedado totalmente noqueada por la crisis económica e inmobiliaria. Y no es para menos. El precio en el barrio de Ríos Rosas, en el distrito de Chamberí, donde está ese suelo, rondaba hace apenas un año los 4.400 euros metro cuadrado construido, según datos de Foro Consultores. Un precio que incluye la media del barrio por lo que, probablemente, en esta zona concreta, a escasos metros del Paseo de la castellana, el precio fuera superior. De hecho, la media de todo el distrito de Chamberí era, en 2012, de unos 5.800 euros ya que calles como Almagro o Eduardo Dato suben la media.

    Los 800 interesados en el proyecto que está ultimando Domo Gestora son un claro ejemplo. Pero no el único. Otra gestora que estará en la puja, Ibosa, ya constituyó la cooperativa en enero de 2014 y ha diseñado un proyecto para construir 328 viviendas.La  Sociedad Cooperativa Residencial Prometheus ya está cubierta al 60% y los teléfonos de sus oficinas no paran de sonar. Está integrada principalmente por trabajadores del Ministerio de Defensa y miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, aunque está abierta a todos los colectivos o personas interesadas en el proyecto. 

     

    Más de medio millar de interesados en 330 viviendas

    La cooperativa de Domo Gestora, por el contrario, tiene ya forma jurídica, pero le faltan los cooperativistas aunque a la luz de lo que sucedió ayer en la calle Gaztambide -prepara una segunda sesión informativa con otro medio millar de interesados-, estos no tardarán en llegar. De hecho, algunos de los allí presentes, aquellos con el número de elección de vivienda más elevado mostraban su preocupación por la posibilidad de quedarse fuera de la cooperativa. Además, el fuerte interés mostrado por formar parte de ella también quedó patente ante el malestar que mostraron muchos asistentes ante la posibilidad de que un socio pudiera adquirir más de una vivienda. "Una vivienda por socio. No queremos que llegue un inversor y se quede con 50 viviendas, ni que llegue un particular con dinero y compre tres, cuatro o cinco viviendas", llegó a gritar uno de los interesados. 

    La avalancha de interesados hace pensar a Domo Gestora que la cooperativa podría quedar cubierta en apenas mes y medio a contar desde que comiencen a citar a los interesados a principios de mayo. "Se cubrirá al 100% pero de los 800 interesados no sería raro que aproximadamente un 40% finalmente se echase para atrás, bien sea por razones personales, laborales o porque no dispone del dinero inicial necesario para poder acceder a una vivienda", explica a El Confidencial Feliciano Conde, presidente de Domo.

    Precisamente esta gestora se encuentra detrás de la promoción de viviendas más solicitada de Madrid, en la calle Guatemala, con listas de espera de más de un centenar de personas. Un proyecto muy similar al que podría llevarse a cabo en Raimundo Fernández Villaverde puesto que fue una cooperativa la que adquirió un terreno público -la antigua Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid-. En esta promoción, las obras están a punto de comenzar y se construirán viviendas a razón de 3.400 euros el metro cuadrado después de que los cooperativistas pagaran 67 millones de euros por un solar cuyo concurso quedó desierto. 

    Fuerte desembolso inicial de dinero

    Para poder pujar por el suelo, tanto Ibosa como Domo Gestora, como cualquier otro interesado, deberán previsiblemente -como en subastas anteriores de la administración pública-, aportar una fianza del 5% del tipo de licitación. Una cantidad que Enrique Guerra, director gerente de Domo Gestora cifró en aproximadamente 15.000 euros por vivienda, algo menos de cinco millones de euros. 

    No obstante, de resultar adjudicatarios, tanto Domo como Ibosa, como cualquier otra cooperativa, deberán contar, en cuestión de días con el capital restante para afrontar la compra del terreno. Un dinero que los socios deberán desembolsar en cuestión de días y que puede rondar entre el 30% o el 35% del precio final de la vivienda. "Por eso es fundamental y exigimos que los socios acrediten la capacidad de disponer del 35% más el IVA del coste final de la vivienda porque, de resultar adjudicatarios del terreno, en cuestión de días deben traspasar ese dinero a la cuenta de la cooperativa para poder afrontar el pago a Defensa", explicó ayer Marta Mora, adjunta a la dirección de Domo Gestora. "En la calle Guatemala el traspaso de las cantidades se produjo en solo cuatro días, del 1 al 4 de octubre de 2013". 

    En el caso de Domo Gestora, los interesados, además de acreditar que pueden disponer de manera inmediata de ese capital, deben aportar 500 euros al capital social de la cooperativa para poder convertirse en socios, pero también deberán realizar un desembolso aproximado de unos 15.000 euros por vivienda -100 euros el metro cuadrado de la vivienda elegida- para poder hacer frente a la fianza necesaria para acudir a la subasta de Defensa.

    Ibosa, por el contrario, ya cuenta con la cooperativa y con más de 150 socios. “Inicialmente, para apuntarse a la cooperativa, los interesados deben aportar un capital social de 1.000 euros", explica a este diario Leopoldo Moreno, consejero delegado de Ibosa. "Esto les otorga un número de socio y número de elección que posteriormente les permitirá elegir la vivienda. Sin embargo, el mayor desembolso se producirá si cuando Defensa subaste el terreno, Ibosa se lo adjudica porque los socios deberán aportar el 30% del valor de la vivienda para poder comprar el terreno ya que para las obras, será necesaria la financiación bancaria”.

    Los cooperativistas deberán realizar un desembolso aproximado del 35% del precio final de la vivienda más IVA para poder comprar el terrenoAsí, por ejemplo, para una vivienda de 400.000 euros, el desembolso sería de 120.000 euros. “Una cifra que la tienes ahorrada, se la pides a tus padres o pides un préstamo personal al banco, aunque esto último resulta mucho más complicado”, apunta. Es decir, a pesar de que a través de una cooperativa se puede acceder a una vivienda a precios muy atractivos, lo cierto es que éstas no están al alcance de todos los bolsillos debido al importante desembolso económico inicial que resulta necesario realizar. "Los ahorros los tienes que tener si quieres acceder a una de estas viviendas. Si no, es imposible". 

    "Hay gente que además de ese 30% aporta más dinero, incluso hay quien paga en efectivo lo que le permite tener una serie de descuentos o bonificaciones como llegar a comprar por debajo de 3.000 euros el metro cuadrado", añade Leopoldo Moreno. Entre nuestros socios nos hemos encontrado algunos pagos al contado de familias que están comprando paquetes enteros para sus hijos pero también de inversores", añade. 

    Viviendas en plena capital a precio de coste

    Para Ibosa, el programa de desinversión o venta de activos de las administraciones públicas se ha convertido en una oportunidad para muchos ciudadanos que quieren "comprar una vivienda en pleno centro de Madrid a un precio razonable”, apunta Leopoldo Moreno quien se muestra confiado en que finalmente sea Ibosa o una cooperativa la que se quede finalmente con el terreno.

    "Las cooperativas construimos a precio de coste. No tenemos ese margen de beneficios que tiene una promotora o que busca el fondo de inversión. Y al no tener que descontar ese beneficio podemos comprar más caro que ellos". Una opinión que comparte Feliciano Cano quien reconoce que el gran interés que ha despertado este solar es bueno para todos. "En primer lugar para la administración, porque cuantos más interesados más elevado será el precio que obtenga por él. Pero también para los ciudadanos porque si finalmente es una cooperativa la que se queda con los terrenos se podrán construir viviendas a precio de coste". 

    Hasta dentro de unos meses no se conocerá el precio mínimo de subasta. "Es un solar muy bueno pero tampoco se va a vender carísimo. De hecho, aunque por su ubicación está mejor situado que el de la calle Guatemala pienso que se venderá por menos dinero", apunta una fuente consultada por El Confidencial. "No olvidemos que aunque se trata de un suelo urbano, residencial, no está consolidado. Es decir, es necesario desarrollar un plan parcial y que lo apruebe el Ayuntamiento de Madrid para poder comenzar a demoler las dependencias que tiene allí el Ministerio de Defensa y poder comenzar a construir". Un trámite que, según los expertos consultados podría tardar aproximadamente un año desde la adjudicación del terreno. De hecho, hasta mediados de 2015 seguirá habiendo personal militar trabajando en las dependencias que tiene allí Defensa y tal y como explicó ayer Enrique Guerra a los asistentes, la previsión es que las viviendas puedan entregarse a mediados de 2018. 

    La puja ha comenzado.

    Vivienda
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    10 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios