EN GRAN VÍA 20 Y CERCA DEL PASEO DEL PRADO

Madrid aprovecha el furor inmobiliario para vender otras tres joyas de su patrimonio

La Comunidad de Madrid ha vuelto a la carga para desprenderse de su patrimonio inmobiliario y ha sacado a subasta tres edificios en plena capital

La Comunidad de Madrid ha vuelto a la carga para desprenderse de su patrimonio inmobiliario. Ignacio González convocaba el pasado viernes la subasta pública de otros tres edificios situados en pleno centro de la capital: uno en Gran Vía y dos próximos al Paseo del Prado. Por ellos espera obtener casi 40 millones de euros. La Comunidad pretende aprovechar así el renovado interés que vuelve a despertar España y sus activos inmobiliarios entre los grandes inversores internacionales.

El primero de ellos, situado en el número 20 de Gran Vía, alberga en la actualidad el Registro de la Consejería de Educación, Juventud y Deporte. El precio de salida son casi 20 millones de euros (4.400 euros el metro cuadrado), con una rentabilidad para el comprador ligeramente superior al 4%, tal y como recoge la web Addmeet, portal en el que la Comunidad, como en ocasiones anteriores, ha confiado para dar publicidad a sus subastas inmobiliarias. Un precio, según las fuentes consultadas, más agresivo que el de operaciones anteriores. 

El edificio en cuestión, situado en pleno centro de Madrid, dispone de una superficie sobre rasante de 4.494 metros cuadrados distribuidos en 10 plantas y un sótano con 15 plazas de aparcamiento. Se trata de un edificio de uso terciario, con uso compatible para oficinas, hotel, centro comercial, sanitario, cultural o deportivo, entre otros. 

Además de este inmueble, Ignacio González ha decidido desprenderse también de las instalaciones que acogen las oficinas de la Dirección General de Política Financiera, Tesorería y Patrimonio de la Comunidad, en la calle Santa Catalina, 6, junto al Edificio de Las Cortes. Por él y por sus 3.6790 metros cuadrados pide 10,11 millones de euros. El inversor obtendría una rentabilidad del 6,61% por la compra de este inmueble de seis plantas. 

Por último, por Los Madrazo, 34, donde se encuentra la Dirección General de Inmigración, junto a Las Cortes, el precio de salida de la subasta es de 9,43 millones de euros, con una rentabilidad del 4,67%. Se trata de algo más de 2.400 metros cuadrados distribuidos en cinco plantas. 

Al igual que en subastas anteriores, la venta de todos estos edificios se realizaría bajo el modelo de sale & leaseback, es decir, la Comunidad se quedaría como inquilina durante 5 años hasta 2017. Además, los licitadores deberán constituir una garantía equivalente al 2,5% del tipo de licitación de la subasta por cada uno de los lotes por lo que se presente oferta. La fecha límite para presentar las ofertas concluye el 14 de mayo de 2014, mientras que la apertura de sobres será el 30 de mayo.

Vendió en 2013 por 26,6 millones dos edificios en Gran Vía

El año pasado, la Comunidad de Madrid vendió dos edificios situados también en la Gran Vía madrileña, en los números 18 y 3 que actualmente acogen las oficinas del Registro de Uniones de Hecho (Gran Vía, 18) y del Registro General de la Comunidad de Madrid (Gran Vía, 3). Por ellos, ingresó algo más de 26,6 millones de euros, un 21,4% más de lo que inicialmente tenía previsto. Consiguió 18,6 millones de euros por el primero y 8 millones de euros por el segundo.

Calle los madrazo, 34.
Calle los madrazo, 34.
Los 20 millones de euros que pretende conseguir por Gran Vía 20 es, según los expertos consultados, "es un precio más agresivo" que el de estas dos operaciones ya que por Gran Vía 18, aunque se pagaron 18 millones de euros, el precio del metro cuadrado se situó en torno a los 4.000 euros el metro cuadrado, frente a los 4.440 de Gran Vía 20, un 10% más. No obstante, el éxito de esas dos subastas, unido al hecho de que España ha entrado de nuevo de lleno en el radar de los inversores, ha llevado a la Comunidad a mostrarse menos conservadora en sus pretensiones económicas.

De hecho, esas dos ventas pusieron de manifiesto cómo los activos inmobiliarios core o prime, es decir, bien ubicados, a buen precio y con atractivas rentabilidades despertaron el interés y el apetito comprador de los inversores. Por edificios con estas características, los inversores se mostraron dispuestos a luchar y a pujar. 

Fracasos sonados

Por el contrario, inmuebles peor ubicados no han llamado la atención de los inversores. Y la Comunidad de Madrid también ha sido testigo de ello. Así por ejemplo, quedó desierta la subasta del edificio situado en la Plaza Chamberí, número 8, que alberga la Dirección General de Política Financiera, Tesorería y Patrimonio de la Consejería de Economía y Hacienda por el que la Comunidad pedía un mínimo de 42,2 millones de euros, con una rentabilidad para el inversor cercana al 5,5%. No se presentó ninguna oferta por él. 

La misma suerte corrieron tres de los cuatro inmuebles de la ‘subasta exprés’ puesta en marcha en la recta final de 2013 con descuentos de 15% respecto a la primera subasta inmobiliaria. Los inmuebles en cuestión, todos ellos de oficinas, y en los que la Comunidad de Madrid seguirá como inquilina durante cuatro o cinco años, eran el de la Agencia de Informática y Comunicaciones, situado en la calle de Embajadores, 181, por el que la Comunidad de Madrid pedía inicialmente 21,1 millones y por el que ahora pide algo menos de 18 millones de euros tal y como se puede comprobar en el portal Addmeet en el que, entre otros datos, se puede constatar una rentabilidad del 8,51% para el futuro propietario. 

De los 77 millones de euros que la Comunidad de Madrid pretendía ingresar por estas ventas -excluyendo Plaza Chamberí-, solamente ha conseguido 28 millones de euros. 

Vivienda
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios