CREEN QUE LOS FUNDAMENTALES NO ACOMPAÑAN

Desmontando a Montoro: la recuperación inmobiliaria es sólo un cambio de ánimo

Los expertos inmobiliarios discrepan del Ministro Cristóbal Montoro en torno a la recuperación de la economía. Los fundamentales no acompañan

Foto: El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, junto al presidente de la Asociación de Consultoras Inmobiliarias (ACI), Ricardo Martí Fluxá.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, junto al presidente de la Asociación de Consultoras Inmobiliarias (ACI), Ricardo Martí Fluxá.

“Estamos ante un punto de inflexión de la economía española. Ante un cambio de tendencia rotundo y contundente”. Así de tajante y optimista se mostró ayer el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ante un aforo repleto de expertos inmobiliarios. Una inflexión, “muy clara” que, en su opinión, confirman los últimos datos de paro y de afiliación a la Seguridad Social y que muestran que "estamos a las puertas de la creación de empleo”, fueron sus palaras.

Unas palabras que se llevó el viento apenas Montoro hubo abandonado el auditorio de la Fundación Rafael del Pino, donde ayer se dieron cita más de un centenar de expertos inmobiliarios convocados para la ocasión por la Asociación de Consultoras Inmobiliarias (ACI), el lobby inmobiliario formado por las cuatro firmas de referencia en el sector: Aguirre Newman, Jones Lang LaSalle, CBRE y Knight Frank.

Su optimismo no lo comparten la mayoría de estos expertos, para quienes el cambio que comienza a percibirse dentro del sector inmobiliario español es más una cuestión de feeling o de sentimiento, pero en ningún caso de fundamentales.

“Mirando los fundamentales no veo ni cerca de la recuperación. La llegada de inversiones a España no viene tanto porque haya una inflexión en la economía española, sino porque hay muchísima liquidez" fueron las primeras palabras de Pere Viñolas, consejero delegado de Colonial, al ministro de Hacienda. “Estamos ante un cambio de sentimiento, no económico”, añadía Juan Barba, director de Activos Inmobiliarios de Sareb. "Estamos en una primavera que no se sustenta por los fundamentales", fueron las palabras de Andrés Escarpenter, consejero delegado de Jones Lang LaSalle, quien, sin embargo, aseguró que "estamos más cerca del cambio al alza que de seguir cayendo". 

La llegada de inversiones a España no viene tanto porque haya una inflexión en la economía española, sino porque hay muchísima liquidezViñolas se mostró especialmente contrario a las declaraciones de Montoro. "Es excesivo hablar de recuperación porque no estamos cerca de que se produzca. La mal llamada recuperación tiene más que ver con el mercado financiero, que sí se está moviendo", comentó, al tiempo que aseguraba que "España está haciendo los deberes pero todavía no luce y sigue habiendo desequilibrios financieros grandes. Lo que no quita para que esté llegando el dinero como si no los tuviéramos", añadió.

Más pragmático se mostró Adolfo Ramírez-Escudero, recién estrenado presidente director general de CBRE, en cuya opinión el crecimiento económico va a tardar en consolidarse, pero tampoco es necesario un crecimiento tan elevado para que los inversores decidan entrar en España. "Los fondos que han decidido entrar en España están descontando que no vamos a tener una recuperación ni rápida ni fuerte". 

No obstante y tal y como vienen anticipando entidades como la Caixa, BBVA o la agencia de rating Standard & Poor's, el ajuste de precios dentro del mercado inmobiliario español sí podría estar a la vuelta de la esquina, eso sí, dependiendo del tipo de producto y las ubicaciones porque, tal y como insistió Santiago Aguirre, presidente de Aguirre Newman, "estamos ante un mercado muy heterogéneo por lo que es difícil asegurar si estamos al final del ajuste. En todo caso, si no hemos tocado fondo, estamos muy cerca de hacerlo", apuntó. 

De hecho, Alberto Prieto, director general de Knight Frank aseguró que en Madrid, dentro de la M-30 se ha producido ya una estabilización de precios e incluso subidas puntuales. 

España como una oportunidad inversora

También coincidieron los allí presentes es en que España es, en estos momentos, una oportunidad. "Está habiendo mucho ruido en el mercado y España está ante una gran oportunidad para cambiar estos ruidos en algo tangible. El país necesita generar cinco o seis transacciones que nos den visibilidad en el extranjero y que permitan a los inversores vernos como una oportunidad”, comentó Juan Pepa, director gerente de Lone Star Europe, uno de los fondos llamados ‘oportunistas’ que llevan meses sobrevolando el mercado inmobiliario español y que estuvo en la puja por los activos de la ‘Operación Bull’ la primera gran operación de la Sareb. “Aunque todavía no acompañan los fundamentos, ciertas oportunidades tienen sentido. Estamos reviviendo la misma oportunidad que tuvimos en 2008 cuando había dinero dispuesto a entrar en España y que finalmente no entró. Ahora sucede lo mismo, y no hay que dejarlo escapar".

España ofrece mejores oportunidades que muchos otros países en el extranjero en cuanto a la relación existente entre riesgo y retornoSegún los expertos inmobiliarios, tras el brusco ajuste de precios que han sufrido los activos en España, “nos encontramos ante un momento único en cuanto a interés de inversores internacionales. Hoy en día, España ofrece mejores oportunidades que muchos otros países en el extranjero en cuanto a la relación existente entre riesgo y retorno”, comentó Ismael Clemente, de Magic Real Estate, otro de los fondos que ha estado más activos en suelo español con la compra de varios miles de viviendas en la Comunidad de Madrid.

"Tenemos unos valores muy corregidos, lo que permite que se pueda empezar a cerrar transacciones sin necesidad de que se produzca un gran crecimiento económico", insistió Adolfo Ramírez-Escudero.

“Podemos aprovechar la oportunidad y generar una dinámica positiva en la economía española o podemos liarla, dejar escapar frenesí inversor internacional y no ofrecerles el producto que necesitan y están demandando", apuntó Clemente. Y es precisamente la falta de ese producto por el que no acaban de arrancar las operaciones en España. "Falta producto. Todo el capital que está dando vueltas por España está buscando un tipo muy concreto de producto y ese es solamente un 5% de la oferta total, lo que, a la larga, podría llegar incluso a provocar un calentamiento del mercado en ciertos segmentos y fijar unos precios que no se van a ver respaldados por la realidad económica", concluyó.

Vivienda
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios