El Tribunal Supremo da la razón a los cooperativistas estafados en Madrid
  1. Vivienda
CONDENA A LAS ASEGURADORAS A DEVOLVER EL DINERO APORTADO

El Tribunal Supremo da la razón a los cooperativistas estafados en Madrid

El Tribunal Supremo ha dado la razón a medio centenar de cooperativistas

Foto: El Tribunal Supremo da la razón a los cooperativistas estafados en Madrid
El Tribunal Supremo da la razón a los cooperativistas estafados en Madrid

El Tribunal Supremo ha dado la razón a medio centenar de cooperativistas que hace varios años invirtieron sus ahorros en unas viviendas en Madrid -en concreto en Valdebebas-que nunca llegaron a construirse. Hasta ahora, la batalla judicial había provocado sentencias a favor y en contra de los afectados que, desde hace años reclaman a las aseguradoras que les devuelvan todas las aportaciones realizadas puesto que las viviendas nunca llegaron a construirse. 

El Supremo, sin embargo, ha inclinado la balanza a favor de estos cooperativistas al estimar hoy el recurso de casación interpuesto por un grupo de afectados que pretende recuperar todas las aportaciones realizadas a una cooperativa de viviendas de la Comunidad de Madrid. Aportaciones que superan, en la mayoría de los casos los 100.000 euros. La sentencia del Supremo, según ha podido saber El Confidencial obliga a la aseguradora Asefa a devolver dichas cantidades, unos 5 millones de euros entre 50 afectados.

"El Tribunal Supremo ha considerado que el seguro de caución concertado en su día entre la cooperativa y la compañía de seguros demandada amparaba a los cooperativistas, por tratarse de un seguro obligatorio de acuerdo con la Ley 57/1968 y la Ley de Ordenación de la Edificación de 1999", recoge en su web el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

"En consecuencia, se ha anulado la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid que desestimaba la demanda de los cooperativistas y se ha condenado a la compañía de seguros demandada a indemnizarles en las mismas cantidades aportadas, con intereses, por la imposibilidad de que les sean entregadas las viviendas. La sentencia, acordada por unanimidad, se publicará, una vez redactada y firmada, el próximo mes de septiembre", dice el CGPJ en la web.

"Es una sentencia muy importante ya que, al haber sido dictada por el pleno del Tribunal Supremo, sienta jurisprudencia, lo que quiere decir que todos los tribunales de España están obligados a seguir el criterio establecido por esta sentencia. Ello hace que podamos decir que estamos más cerca del éxito en los miles de casos que afectan a miles de familias españolas", apunta a El Confidencial Jaime Suárez, abogado del bufete Majavilan Abogados que se encarga de la defensa de miles de cooperativistas en toda España. 

Hasta ahora, la justicia española ha estado dividida respecto a la estafa que han sufrido miles de cooperativistas de toda España. A principios de 2013, otra de las aseguradoras demandadas, HCC Europe comenzó a devolver el dinero a los 151 cooperativistas de El Balcón de O'Donnell en Los Berrocales después de que a finales de 2012, el Juzgado de Primera Instancia número 84 de Madrid condenase a la compañía a desembolsar 6.250.200 euros. Unos nueve millones de euros si se suman los intereses y las costas procesales. Los cooperativistas están recuperando entre 35.900 y 60.600 euros. La sentencia fue recurrida por HCC Europe, lo que no ha impedido que se ejecute provisionalmente

Otros no han tenido tanta suerte por lo que la sentencia del Supremo supone un rayo de esperanza para todos ellos. Familias, parejas, solteros que confiaron en gestoresaseguradoras entidades financieras para hacer realidad el sueño de tener una vivienda en propiedad. Un sueño que saltó por los aires y se transformó en pesadilla cuando los proyectos de sus viviendas quedaron en el aire por culpa de la crisis y la mala praxis de algunos gestores y no pudieron recuperar su dinero.

Todos ellos firmaron unos seguros para avalar las aportaciones que iban realizando mes a mes de tal manera que, si finalmente no recibían las llaves de sus viviendas, su dinero estaría a salvo y podrían recuperarlo. Pero no fue así. Cuando muchas de estas cooperativas se disolvieron y se declararon en concurso de acreedores, las aseguradoras se negaron a devolver las cantidades aportadas. Para esas familias -muchas tiraron la toalla- comenzó la batalla judicial.