Es noticia
Menú
La estafa de las cooperativas de viviendas se extiende al norte de Madrid
  1. Vivienda
MILES DE AFECTADOS EN POZUELO DE ALARCÓN

La estafa de las cooperativas de viviendas se extiende al norte de Madrid

Su sueño, el de tener una vivienda en la que poder criar a sus hijos, se ha convertido en su peor pesadilla. Hace siete años, María

Foto: La estafa de las cooperativas de viviendas se extiende al norte de Madrid
La estafa de las cooperativas de viviendas se extiende al norte de Madrid

Su sueño, el de tener una vivienda en la que poder criar a sus hijos, se ha convertido en su peor pesadilla. Hace siete años, María y Juan -nombres ficticios- decidieron depositar sus ahorros en una cooperativa en el norte de Madrid. Como cientos de familias y parejas, eligieron esta vía en un momento en el que los precios de la vivienda se encontraban por las nubes. 

Ahora, siete años después y con un hijo de apenas unos meses, se enfrentan a una larga batalla legal para poder recuperar su dinero, ya que la esperanza de poder disfrutar algún día de su vivienda ha saltado por los aires.  

No son los únicos. María y Juan son dos de los miles de cooperativistas afectados por la parálisis del mayor proyecto urbanístico de Pozuelo de Alarcón. El Área de Reparto de Pozuelo Oeste (Arpo) lleva una década a la espera de que alguna excavadora comience a trabajar. En diez años no se ha movido un solo gramo de tierra.

En todo este tiempo, los cooperativistas han realizado importantes desembolsos de dinero destinados a pagar la compra de suelo. Algunos afectados han invertido 90.000 euros, otros hasta 120.000. "Hay un matrimonio de jubilados que invirtió los ahorros de toda una vida para comprar una vivienda a sus tres hijos. Unos 270.000 euros en total", explica a El Confidencial uno de los afectados. 

Situado junto a la M-40, este proyecto urbanístico es uno de los más importantes de la Comunidad de Madrid y se encuentra en uno de los municipios con mayor renta per cápita de España. Consta de más de seis millones de metros cuadrados sobre los que está proyectada la construcción de 5.500 viviendas, de las cuales 2.900 tendrán algún tipo de protección. 

Diez años paralizado

“Desde el primer momento, el desarrollo chocó con un gran escollo”, explica otro de los afectados que prefiere mantenerse en el anonimato. “Un estudio geológico que se realizó sobre los terrenos puso sobre la mesa la necesidad de construir un colector de aguas pluviales como paso previo a la urbanización y construcción de las viviendas”. 

Se trata de una gran tubería, cuyo objetivo es recoger las aguas procedentes de las nuevas áreas a urbanizar para trasvasarlas al arroyo de Antequina, que a su vez las verterá al río Manzanares. Una condición indispensable para que el desarrollo arranque, pero que supone una inversión de 60 millones de euros -un presupuesto que dobla la cantidad contemplada en 2007- y que deben pagar los cooperativistas -el 58%, algo más de 30 millones- y el resto, unos 25 millones, los titulares del suelo y el ayuntamiento.

Fuentes del Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón aseguran a El Confidencial que el 20% de la inversión que corresponde al consistorio "está consignado en los presupuestos aprobados para este año" y añaden que la "Junta de Gobierno aprobó los estatutos de la entidad que ejecutará el colector".

Miles de afectados por toda España

Una piedra más en el camino a la que se han sumado la crisis, la falta de financiación, los retrasos continuos y las fuertes cargas económicas que deben afrontar las cooperativas –principalmente derivadas de la compra del suelo-, factores todos ellos que han llevado a muchas cooperativas a una situación límite. Algunas se han visto obligadas a disolverse y ha sido en ese momento cuando cientos de afectados se han encontrado con la negativa de las aseguradoras a devolverles su dinero, escudándose en que el seguro que contrataron no da la cobertura prevista en la ley 57/1968. Esto es, no garantizaba la devolución del dinero en caso de que las viviendas no se llegasen a entregar. 

Solamente en el sureste de Madrid hay más de 12.000 cooperativistas afectados, a los que se suman ahora los del norte de la capital, también varios miles. La batalla judicial se inició hace meses, con resultados dispares para ellos. Algunos, en concreto 151 cooperativistas, han ganado el primer asalto contra las aseguradoras y están recuperando su dinero. Pero la mayoría está a la espera de noticias judiciales o de iniciar el proceso en los tribunales. 

Las acciones judiciales se dirigen hacia dos aseguradoras, HCC Europe y Asefa, a las que los cooperativistas están reclamando unos 200 millones de euros. 

Además, los problemas para algunos cooperativistas se amontonan sobre la mesa. “Hay afectados a los que Hacienda reclama hasta 10.000 euros por las desgravaciones por la cuenta ahorro vivienda. Es una locura. Se trata en su mayoría de gente joven, muchos de ellos ahora en paro, y te puedes imaginar el palo que es esto”, asegura a El Confidencial otro afectado. 

"Hay familias que se ven sin dinero, sin su vivienda y encima la Administración va a por ellos. No estamos hablando de familias que se han gastado ese dinero en la compra de un coche o en irse de vacaciones, sino de familias que han destinado ese dinero a una cooperativa y han sido estafados", comenta Jaime Serrano, del bufete Majavilan Abogados, que defiende en toda España a más de 3.000 cooperativistas. "Y por si esto fuera poco", añade el abogado, "la Comunidad de Madrid está reclamando a muchas de estas cooperativas el impuesto de transmisiones patrimoniales por la compra de suelo". 

En la actualidad, la ley exime a las cooperativas del pago de este impuesto si en el plazo de dos años se consigue la calificación provisional para VPO, una calificación que no se puede conseguir hasta que no han finalizado las obras de urbanización de los terrenos sobre los que van a asentarse las viviendas. Recordemos que ni en Pozuelo de Alarcón ni en los desarrollos del sureste de Madrid -Los Berrocales, Ahijones, El Cañaveral- han comenzado dichas obras. 

"La historia se repite", explica Jaime Serrano, quien lamenta que "lo que está sucediendo en Pozuelo y lo que ha pasado en el sureste de Madrid es lo que ha estado sucediendo en toda España en los últimos años. Gestoras que han recurrido al engaño y a la mentira para vender viviendas. Aseguraban que las viviendas se entregarían en tres o cuatro años cuando ni siquiera el suelo estaba urbanizado", añade el abogado.

Su sueño, el de tener una vivienda en la que poder criar a sus hijos, se ha convertido en su peor pesadilla. Hace siete años, María y Juan -nombres ficticios- decidieron depositar sus ahorros en una cooperativa en el norte de Madrid. Como cientos de familias y parejas, eligieron esta vía en un momento en el que los precios de la vivienda se encontraban por las nubes.