EL HOMBRE SALVÓ LA VIDA GRACIAS A SU ARNÉS

Terrible accidente de un limpiacristales en un rascacielos de 66 pisos de altura

Había alertas por viento y los expertos avisaban de que podía superar los 100 kilómetros por hora en el momento en el que la plataforma se desestabilizó

Foto: El hombre saltó por encima de las barras protectoras y quedó colgando por su arnés (Foto: YouTube)
El hombre saltó por encima de las barras protectoras y quedó colgando por su arnés (Foto: YouTube)

Hay trabajos que, por mucha seguridad que tengan, son muy peligrosos y los que se desarrollan al aire libre se suelen llevar la palma. Uno de ellos es el de limpiacristales, un trabajo que apenas ofrece riesgos cuando se hace sobre la acera para limpiar un local comercial o una vivienda, pero todo cambia cuando se hace en altura.

El último ejemplo lo hemos visto en Edmonton, una de las ciudades más importantes de Canadá y capital de la provincia de Alberta. Dos trabajadores se encontraban limpiando los cristales de la Torre Stantec, un rascacielos de 66 plantas, cuando el aire desestabilizó la plataforma en la que ambos se encontraban provocando un momento delicadísimo.

La base sobre la que los dos empleados estaban trabajando se despegó del edificio, colocándose de forma completamente perpendicular e impactando con fuerza sobre el rascacielos, donde rompió los cristales de al menos un par de plantas. Uno de los trabajadores pudo sujetarse con fuerza, pero el segundo no tuvo tanta suerte.

Le salvó el arnés de seguridad

En uno de los movimientos de la plataforma, el hombre no pudo mantener el equilibrio y salió despedido por encima de las barras de seguridad. La suerte quiso que el arnés no se desprendiera y le dejara colgando de la base, aunque en una situación muy complicada ya que cualquier nueva ráfaga de viento lo podría golpear contra el edificio.

Los expertos habían avisado de rachas de viento que podían superar los 100 km/hora, por lo que trabajar en esas condiciones fue una temeridad

Los bomberos aparecieron rápidamente en el lugar de los hechos y rescataron tanto al hombre que permanecía sobre la plataforma como al que había saltado por encima y quedado colgando del arnés. Un final feliz para una situación que podría haber provocado un nuevo accidente laboral mortal. Según la CBC, ninguno de los trabajadores sufrió heridas de gravedad, aunque fueron trasladados a un hospital cercano para una revisión.

Los expertos habían avisado de que las rachas de viento que asolan esa zona de Canadá podían superar los 100 kilómetros por hora, por lo que trabajar en esas condiciones fue una clara imprudencia. Al menos estaban colocados a baja altura, ya que el accidente tuvo lugar apenas a unos cinco pisos de altura y el rescate se pudo hacer rápidamente. Si hubieran estado en los pisos más altos de la torre, las consecuencias hubieran sido imprevisibles.

Virales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios