Es noticia
Menú
El misterioso municipio español que reunía brujas de todo el país
  1. Viajes
CIUDADES DE ESPAÑA

El misterioso municipio español que reunía brujas de todo el país

Los pocos lugareños que quedan en este pueblito afirman que un grupo de brujas vivieron aquí hace mucho tiempo

Foto: La charca de Cernégula era un lugar de reunión para las brujas (Google Maps)
La charca de Cernégula era un lugar de reunión para las brujas (Google Maps)

Uno de los encantos de España son sus municipios casi desconocidos. Muchos de ellos, pasan desapercibidos, pero esconden secretos históricos que se transmiten boca a boca. Este es el caso de Cernégula, un pueblecito de Burgos, que apenas cuenta con 100 habitantes. Se dice que este lugar está maldito, y no es para menos. Lo llaman el pueblo de las brujas.

Está claro que es un buen reclamo turístico, incluso su única gasolinera se llama “Las Brujas”. Esta fama de pueblo encantado viene de lejos y toda la atención está puesta en su laguna. Se cuenta que la charca de Cernégula era un punto de reunión para las brujas de Navarra y Cantabria durante los siglos XV y XVI, y que se acercaban a este lugar para realizar sus rituales.

Foto: Quema de Brujas en Alemania en 1555. (iStock)

El principal motivo de esta reunión mágica era porque se creía que esta zona estaba alejada de los ojos de los inquisidores. Sin embargo, en las crónicas de la Inquisición Española hay datos que confirman que eran conocedores de los rituales que aquí se realizaban. Queda registro de los ritos que se celebraban, que duraban hasta el alba, y los brebajes que preparaban.

Aquelarres, brebajes y hechizos nocturnos

La charca de Cernégula está justo a la salida del pueblo, pero no quedan vestigios de los rituales que se realizaban allí. Por suerte, tenemos la tradición oral que, en forma de refrán, nos cuenta que “los sábados las brujas de Cantabria, tras churrar y al grito de ‘Sin Dios y sin Santa María, por la chimenea arriba’, parten volando en sus escobas rumbo a Cernégula, donde celebran sus reuniones brujeriles alrededor de un espino, para luego proceder al bailoteo y chapuzarse en una charca de agua helada”.

placeholder Cernégula reunía a brujas del norte de España (Google Maps)
Cernégula reunía a brujas del norte de España (Google Maps)

Y realmente el agua estaba helada, ya que la laguna se alimenta tanto de las aguas de la lluvia como de las que vienen del deshielo. En invierno, la superficie del lago se congela debido a las bajas temperaturas, lo que permite patinar. En verano, la cantidad de agua disminuye, pero nunca se ha llegado a secar por completo.

Parece ser que esta zona de Burgos tiene mucha tradición mágica. El pueblo cercano de Barahona es conocido por ser otro pueblo maldito, donde se dice que vivieron las brujas. La Inquisición Española tuvo una larga presencia por estas tierras, con especial mención al inquisidor Alonso Salazar Frías.

El inquisidor salvador de las brujas tenía una opinión diferente de la magia

La Iglesia Católica dirigió una caza de brujas especialmente intensa en el norte de España entre los años 1609 y 1614. Cientos de personas fueron juzgadas por brujería y magia negra. Pero el inquisidor Salazar Frías era diferente. Lo conocían como “el salvador de las brujas”, y se dedicaba a estudiar cada caso de brujería, para desmentirlo en la mayoría de ocasiones, sin llegar a dañar a nadie. No sabemos si las brujas de la laguna de Cernégula conocieron a este inquisidor o si fueron juzgadas por su santo juicio, pero sí podemos afirmar que la leyenda era tan importante que ha perdurado hasta nuestros días.

Uno de los encantos de España son sus municipios casi desconocidos. Muchos de ellos, pasan desapercibidos, pero esconden secretos históricos que se transmiten boca a boca. Este es el caso de Cernégula, un pueblecito de Burgos, que apenas cuenta con 100 habitantes. Se dice que este lugar está maldito, y no es para menos. Lo llaman el pueblo de las brujas.

Historia Viajes
El redactor recomienda