Es noticia
Menú
La ruta perfecta por Francia con el coche para este verano
  1. Viajes
viajar

La ruta perfecta por Francia con el coche para este verano

Nada como viajar a nuestra bella vecina huyendo un poco del calor para disfrutar de su vino, gastronomía y paisajes

Foto: Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

El verano ya llegó y la fiesta comenzó. En realidad queda todavía un poco, pero los días pasan tan deprisa sumidos como estamos en la vorágine de las obligaciones que en nada descubrirás que ya está aquí el periodo estival y que ahora es momento de disfrutar lo que la pandemia no nos permitió. Con el pasaporte covid, cualquier trámite burocrático parece infinitamente más sencillo, y no hay más que echar un vistazo a nuestros países cercanos para organizar un buen viaje.

Si eres de los que prefieren una ruta en coche a coger un avión, ya sea por miedo a estar con los pies en lo alto o porque te preocupa el medioambiente, nada como viajar a Francia huyendo un poco del calor para disfrutar de su vino, gastronomía y paisajes. Te proponemos una ruta que aúna los tres conceptos.

Bayona

La primera parada en tu ruta por Francia, obligatoria, debe ser Bayona. Desde ahí puedes visitar otras zonas del País Vasco francés igualmente impresionantes: playas bonitas, buena comida y clima aceptable la mayor parte del tiempo. Prepara la cartera, eso sí. San Juan de Luz o Biarritz pueden verse en un día, pero recomendamos pasar más tiempo en Bayona pues es más grande y, por tanto, hay más que hacer.

placeholder  Chocolate, vino y quesos en Bayona.
Chocolate, vino y quesos en Bayona.

Tampoco hay que organizar muchos planes. Disfruta paseando por la ciudad y perdiéndote por sus calles. Recomendamos que pruebes una tabla de quesos mientras degustas un buen vino en la plaza. También puedes chocolate, visitar los mercados y las tiendas o la catedral de Santa María. Entre Grand Bayona y petit Bayona podrás pasar un par de días antes de continuar tu ruta por la bella France.

placeholder Biarritz, otro lugar que debes visitar en tu viaje.
Biarritz, otro lugar que debes visitar en tu viaje.

Burdeos

La llaman la pequeña París, aunque también París podría ser la gran Burdeos, debido a la importancia de esta última. La también llamada Perla de Aquitania o Bella Durmiente (de eso ya tiene poco, pues está sumamente despierta) tiene mucho que ofrecer si te paseas por el caso viejo, observas su Gran Teatro y Place de la Comedie a tu llegada, paseas alrededor de la catedral de Saint André o visitas la Ciudad del vino.

placeholder Un espejo de agua en la Bella Durmiente.
Un espejo de agua en la Bella Durmiente.

Un par de días en Burdeos, con alguna visita guiada de por medio, son ideales para hacerse una buena idea de cómo es la capital del vino galo. No te vayas sin haber probado antes un cannelé, el postre típico de la zona (un bizcochito similar a un flan).

Duna de Pilat

En tu ruta por Francia haz una pequeña parada por el camino para visitar la duna más alta de Europa y un auténtico espectáculo para la vista. Advertimos: subirla no es tarea sencilla, pero merece la pena el esfuerzo para sentirte el rey del mundo una vez coronas la cima. Declarada sitio de interés desde el 94, sus medidas son apoteósicas: 106 metros de alto por 2,7 km de largo.

placeholder  La duna más grande de Europa es parada obligatoria.
La duna más grande de Europa es parada obligatoria.

Puedes aparcar cerca (hay un aparcamiento a sus pies, aunque suele llenarse bastante en época estival, así que ve con tiempo), y subir directamente por la arena o por las escaleras instaladas desde hace relativamente poco. El espectáculo de ver un gran bosque a un lado y el mar al otro es impagable. Al bajar hay algún restaurante donde podrás coger fuerzas para seguir con tu viaje.

La Rochelle

Centro de pesca y comercio desde el siglo XII, el puerto de la Rochelle siempre está lleno de vida y es ideal para dar un paseo. La parte antigua también es preciosa, con sus casas medievales con entramado de madera y arquitectura renacentista. Si te enamora, puedes quedarte más tiempo, y si no, es una parada en lo alto del camino ideal para comer o visitar su acuario.

placeholder La Rochelle, entre sus dos torres.
La Rochelle, entre sus dos torres.

Nantes

Menos señorial y más moderna que Burdeos, aunque igual de encantadora, la ciudad de Julio Verne te sorprenderá por la cantidad de cosas que puedes hacer en ella. Echa un vistazo a su museo dedicado al escritor, visita la catedral gótica, sorpréndete con el Memorial de la abolición de la esclavitud, y, por supuesto, no dejes pasar las maravillosas Máquinas de la isla que, como salidas de un sueño del propio Verne, son un proyecto artístico sin igual donde los más pequeños disfrutarán muchísimo.

placeholder Un vistazo a Nantes.
Un vistazo a Nantes.

Si te atreves y aún te quedan fuerzas puedes continuar tu viaje hacia la Normandía y visitar una joya maravillosa, sacada de un cuento de hadas: el monte Saint-Michel. Si crees que has visto suficiente, puedes aprovechar para pasar unos días más recorriendo Nantes, donde siempre encontrarás algo nuevo (no te dejes la torre Lu, antigua fábrica de galletas reconvertida y con una gran historia, hoy centro cultural). Pero si quieres coger el coche y seguir hasta el monte Saint-Michel (son unas dos horas y media aproximadas), te dejamos aquí un poco de su historia, para que puedas conocerlo mejor.

Foto: Fuente: iStock.

El verano ya llegó y la fiesta comenzó. En realidad queda todavía un poco, pero los días pasan tan deprisa sumidos como estamos en la vorágine de las obligaciones que en nada descubrirás que ya está aquí el periodo estival y que ahora es momento de disfrutar lo que la pandemia no nos permitió. Con el pasaporte covid, cualquier trámite burocrático parece infinitamente más sencillo, y no hay más que echar un vistazo a nuestros países cercanos para organizar un buen viaje.

Viajes
El redactor recomienda