Es noticia
Menú
Los secretos de la estatua de la Libertad
  1. Viajes
El monumento más reconocido de Nueva York

Los secretos de la estatua de la Libertad

Aunque es casi imperceptible desde cualquier punto terrestre de Manhattan, la estatua de la Libertad es el monumento que más representa a la ciudad de Nueva York... aunque se encuentra en aguas de Nueva Jersey

Foto: La estatua de la Libertad, en Nueva York (Reuters)
La estatua de la Libertad, en Nueva York (Reuters)

La libertad iluminando al mundo. La enorme dama verde que representa siempre Nueva York —aunque apenas sea visible desde ningún punto de Manhattan— es uno de los iconos más conocidos del planeta. No hay persona en este mundo que no reconozca claramente este monumento, que se erige sobre su propia isla y que ilumina al mundo frente a la costa de la Gran Manzana. La colosal estatua, que representa a Libertas, diosa romana de la libertad, fue un regalo del pueblo francés a Estados Unidos en homenaje al centenario de la Declaración de Independencia, hito que se celebra cada año en el país el 4 de julio.

La idea fue de Édouard de Laboulaye, ferviente seguidor de Estados Unidos, que buscaba no solo celebrar el centenario de su independencia, sino también celebrar la relación entre ambos países y honrar la recientemente abolida esclavitud en el país. A día de hoy, es uno de los monumentos más visitados de Nueva York: sin contar las miles de personas que la visitan desde alguno de los cruceros, en los últimos años el monumento ha tenido en torno a 4,5 millones y medio de visitas cada año —sin tener en cuenta los años de la pandemia; en 2020, por ejemplo, solo fue medio millón—. ¿Pero qué sabes de esta colosal estatua que se erige frente al 'skyline' de la ciudad que nunca duerme?

Los nombres de la estatua de la Libertad

Antes de conocer la historia del monumento, es importante conocer los nombres de algunas de las personas que formaron parte de su historia.

  • Édouard de Laboulaye: el político francés que tuvo la idea de regalar a Estados Unidos la famosa estatua
  • Frédéric-Auguste Bartholdi: el escultor galo que diseñó la estatua de la Libertad
  • Eugène Viollet-le-Duc: el arquitecto francés que fue encargado, originalmente, de diseñar la estructura
  • Gustave Eiffel: el ingeniero civil francés que, además de construir la torre Eiffel, participó en la creación de la estatua diseñando su estructura interna
  • Richard Morris Hunt: el arquitecto estadounidense encargado de diseñar el pedestal en la isla
  • Charles P. Stone: el ingeniero estadounidense responsable del pedestal de la isla de Bedloea
  • Joseph Pulitzer: el periodista estadounidense que ayudó a financiar la construcción del pedestal
  • Emma Lazarus: la poeta que escribió 'The new colossus' para ayudar en la recaudación de fondos para el pedestal

¿De qué está hecha la estatua de la Libertad?

Inicialmente se planteó que el esqueleto de la estatua fuera de piedra y cobre, pero estos materiales eran demasiado pesados para después transportarlos en barco desde Francia a Estados Unidos, por lo que se optó por el acero. Según un estudio del ingeniero Thomas M., asistente de investigación de posgrado en la Universidad de Purdue, para construir la estatua se necesitaron 31 toneladas de cobre y 125 toneladas de acero; el cobre utilizado es de unos 2,4 milímetros de espesor —equivalente al espesor de dos monedas de centavo de dólar juntas— y aunque cuando terminó su construcción era del color del cobre, la estatua se 'hizo' verde gracias a la oxidación de este metal, que hace que se genere una capa exterior de color verde llamado 'pátina'.

Según Copper Development Association Inc., fueron más de 80 toneladas de cobre, cortadas en 300 piezas sueltas y martilladas a mano. Tal y como explica Cara Sutherland, autora de ' La estatua de la Libertad: el Museo de la Ciudad de Nueva York', el industrial francés Eugène Secrétan, que hizo su fortuna en la producción de cobre, donó 60 toneladas de este material para poder construir a 'lady Liberty'; de un estudio publicado en la Universidad de Harvard se extrae que el metal de Secrétan, que era de diferentes calidades, podría provenir de mineral español o sudamericano. La antorcha actual, además, está cubierta de láminas de oro de 24 quilates.

¿Qué representa la estatua de la Libertad?

  • Corona: las púas evocan los rayos del sol extendidos hacia el mundo
  • Tablilla: con la fecha del 4 de julio de 1776, señalando la fecha de la independencia de Estados Unidos
  • Cadenas y grillete roto: quería representar el fin de la esclavitud en el país

Así se construyó la estatua de la Libertad

El escultor Frédéric-Auguste Bartholdi fue quien conceptualizó la estructura, y antes de sellar los planes para su construcción, ya comenzó con el trabajo: arrancó la fabricación del brazo derecho, el que sujeta la antorcha, y de la cabeza en el taller de Gaget, Gauthier et Cie, con la ayuda de Eugène Viollet-le-Duc, que murió antes de terminar y sin dejar ningún plan sobre cómo hacer la transición de la piel de cobre a la mampostería que se había propuesto. Después del brazo y la cabeza, Bartholdi empezó a contar con la ayuda del diseñador Gustave Eiffel, autor de la famosa torre que corona todas las postales de París. Junto a su ingeniero de estructuras, Maurice Koechlin, continuaron con la construcción de la estatua, optando por una estructura de hierro a la que se adjuntó un esqueleto secundario, de modo que el monumento no fuera completamente rígido y pudiera moverse ligeramente con los vientos del puerto de Nueva York.

La estructura de soporte a la piel se conectó con unas barras planas de hierro que terminaban en una malla de correas metálicas —'saddles'—, que quedaban remachadas a la piel brindando un soporte firme. Cada uno de estos 'sillines' tuvo que ser fabricado de manera individual. Para evitar la corrosión entre la piel de cobre y la estructura de hierro, Eiffel aisló la piel con asbesto (amianto) impregnado con goma laca. La estatua de la Libertad de Eiffel fue uno de los primeros ejemplos de monumentos en los que no es el exterior el que soporta la carga, sino que lo hacía un marco interior. Para poder facilitar el acceso a la corona construyó dos escaleras de caracol interiores, así como acceso a una plataforma de observación en la antorcha, aunque por la estrechez del brazo solo se pudo construir una escalera.

En 1882, la estatua ya estaba construida hasta la cintura, aunque Laboulaye murió al año siguiente, para ser sucedido por el constructor del canal de Suez, Ferdinand de Lesseps. El 4 de julio de 1884 la estatua se presentó, ya completa, en una ceremonia en París a la que estaba invitado el embajador de Estados Unidos en Francia, Levi P. Morton, quien colocó el primer remache en la piel, fijando una placa de cobre en un dedo gordo del pie de la estatua.

¿Quién pagó la estatua de la Libertad?

En 1875, la situación económica y política de Francia era mejor que la de Estados Unidos, por lo que Édouard de Laboulaye anunció no solo el proyecto, sino también la formación de la Unión Franco-Americana, con el objetivo de recaudar fondos para la construcción del monumento, aunque desde el inicio se pactó que Francia pagaría la estatua y Estados Unidos, el pedestal sobre el que iría colocada. Laboulaye se encargó de organizar diferentes eventos para atraer la inversión de ricos, entre ellos una actuación en la Ópera de París en abril de 1876, donde se presentó el himno a la estatua de la Libertad de Charles Gounod, autor de 'Fausto', interpretado aquella vez y olvidado durante un siglo. En su segundo viaje a Estados Unidos, Bartholdi participó en la creación de varios comités para recaudar fondos para pagar los cimientos y el pedestal sobre el que se colocaría después la dama.

Foto: Desde el puente de Brooklyn puede verse la Estatua de la Libertad. (iStock)

Mientras, en Francia, el Gobierno galo aprobó la celebración de una lotería para recaudar fondos para la estatua, con premios como una valiosa placa de plata o un modelo de terracota de la estatua. A finales de 1879 se habían recaudado unos 250.000 francos. Mientras, en Estados Unidos, se realizaron subastas de arte y manuscritos, pero el dinero para el pedestal nunca era suficiente: el gobernador de Nueva York vetó un proyecto de ley que proporcionaría 50.000 dólares a la iniciativa en 1884; al año siguiente fracasó otro proyecto que haría que el Congreso invirtiera los 100.000 dólares necesarios para terminarlo.

Uno de los proyectos con los que se recaudó dinero fue con 'The new colossus' de Emma Lazarus, escrito en donación a una subasta de obras literarias realizada por el fondo de recaudación para el pedestal de la estatua de la Libertad. El texto del manuscrito, firmado el 2 de noviembre de 1883, fue publicado tanto en el 'New York World' de Pulitzer como en 'The New York Times', y representa a la dama de la Libertad como 'la madre de los exiliados', símbolo de inmigración y oportunidad. Pese a sus intenciones —inicialmente ni siquiera quería escribirlo, pero fue convencida al final—, el soneto se quedó en el olvido hasta que en 1901, años después de la muerte de Lazarus, hizo grandes esfuerzos por recuperarlo; tanto es así que dos años más tarde las palabras del soneto fueron grabados en una placa y colocados en el interior del pedestal.

placeholder 'The new colossus', el manuscrito de Emma Lazarus
'The new colossus', el manuscrito de Emma Lazarus

Finalmente fue gracias a Joseph Pulitzer, editor del 'New York World' el que consiguió el dinero: anunció una campaña para recaudar esos 100.000 dólares, comprometiéndose a publicar el nombre de cada contribuyente, independientemente de la cantidad que hubieran donado. La recaudación de fondos continuó, incluso después de que la estatua llegara a suelo neoyorquino, porque el pedestal aún no estaba financiado: éste se completó en abril de 1885, casi un año después de que llegara a la ciudad el barco con todas las piezas de la estatua. Gracias a la iniciativa de Pulitzer Estados Unidos recaudó algo más de 100.000 dólares, gracias a las aportaciones, muy pequeñas, de más de 120.000 personas: una de esas personas escribió esto al periódico de Pulitzer: "Soy una niña sola en el mundo, que se gana la vida. Adjunto encontrará 60 centavos, resultado del sacrificio. Ojalá pudiera enviar 60.000 dólares en lugar de 60 centavos, pero las gotas hacen el océano".

¿Cómo se pudo trasladar a Estados Unidos?

El brazo de la antorcha y la cabeza estuvieron en el país antes de que lo hiciera la estatua al completo. Fue para la Exposición del Centenario cuando Bartholdi viajó a Estados Unidos con sus primeras construcciones; después de la exposición estuvieron en exhibición en el Madison Square Park de Nueva York varios años, pero finalmente volvieron a Francia para unirse al resto de la dama. Una vez finalizada la estatua y cuando se aprobó su traslado a Estados Unidos, ésta fue desmontada y embalada, aunque todavía tardó en viajar a su hogar.

placeholder El brazo de la antorcha de la estatua de la Libertad, expuestos en Nueva York antes de la construcción completa de la estatua
El brazo de la antorcha de la estatua de la Libertad, expuestos en Nueva York antes de la construcción completa de la estatua

Para el viaje, la estatua fue 'reducida' a 350 piezas individuales, embaladas en 214 cajas. El 17 de junio de 1885 el barco de vapor 'Isère' llegó a Nueva York con las cajas que contenían todas las piezas que componían la estatua de la Libertad. Más de 200.000 personas esperaron desde los muelles para recibir a 'lady Liberty', aunque las piezas quedaron sin ensamblar en la isla de Bedloe hasta que se pudo montar, una vez finalizada la construcción del pedestal.

Llegó la estatua... y no había pedestal

El diseño del pedestal se le designó a Richard Morris Hunt y aunque tardó solo unos meses en presentar su proyecto, tuvo que ser modificado —su propuesta implicaba un pedestal de 35 metros de alto, pero por falta de financiación se redujo a 27 metros; iba a ser de granito sólido, pero al final se utilizó mucho hormigón—. Su diseño contiene elementos de arquitectura clásica y elementos con influencia de la arquitectura azteca y los cuatro lados del pedestal son iguales, en apariencia.

El pedestal aún estaba sin termina en 1885, un año después de que la estatua estuviera completada, porque Estados Unidos tenía muchos problemas con la recaudación de fondos. De hecho hubo muchas críticas por el hecho de que, siendo un regalo de Francia, fueran los estadounidenses los que tuvieran que pagar el soporte de la misma. Después de finalizarla y de ser aprobado su traslado a Estados Unidos, en enero de aquel año, la dama de la Libertad fue desmontada y embalada para proceder a su viaje. Aunque hubo que esperar.

Los estadounidenses no entendían por qué, siendo un regalo, debían pagar el pedestal

Más tarde, una vez finalizadas las obras del pedestal, comenzaron los trabajos de reconstrucción de la estatua: la estructura de Gustave Eiffel se ancló y ensambló a varias vigas de acero dentro del pedestal, y de ahí todo lo demás. Como el pedestal era tan ancho no se podían montar andamios, por lo que los trabajadores tenían que estar colgados de cuerdas para colocar las secciones de revestimiento de la estatua.

¿Existía la isla de Liberty antes de la estatua?

La isla sí existía, aunque no se la conocía así. Era la isla de Bedloe, deshabitada y coronada únicamente por una fortificación con forma de estrella de once puntas, conocida como Fuerte Estrella (aunque su nombre original era Fuerte Wood). Fue desde el inicio el punto en el que se eligió que se erigiría la estatua de la Libertad. Se trata de un pequeño islote de poco menos de cinco hectáreas. Hasta 1956 conservó su nombre original, pero aquel año se cambió por Liberty Island que, junto a su vecina la isla Ellis, conforman el Monumento Nacional de la estatua de la Libertad. Aunque está en aguas de Nueva Jersey —la separación entre ambos estados la marca la mitad del río Hudson, y estos islotes se encuentran en aguas neojerseítas—, están bajo la jurisdicción del estado de Nueva York.

La antorcha de la estatua... no es la original

Bartholdi había planeado, inicialmente, poner focos en el balcón de la antorcha para iluminarla, aunque el Cuerpo de Ingenieros del Ejército vetó esta propuesta, por miedo a que los capitanes de los barcos que navegaran por la zona quedaran cegados. Así pues, Bartholdi hizo que se crearan ojos de buey en la antorcha, y se cubrieran con láminas de cobre dorado iluminados desde el interior para que hicieran el efecto brillo al contacto con la luz del sol. No obstante, durante los primeros años la antorcha tuvo que ser modificada en varias ocasiones: en 1892 hubo que remplazar una fila de ojos de buey por una claraboya en forma de octógono con cristal rojo, blanco y amarillo sobre la llama. En 1916 se eliminó el cobre en más de 200 puntos de la antorcha, sustituyéndola por vidrio de catedral de color ámbar. En 1931 se instaló un sistema de iluminación que obligó a hacer dos ajujeros en el balcón alrededor de la llama, en el que se instalaron varios proyectores.

placeholder La antorcha original está en el Museo de la estatua de la Libertad, en la isla de Liberty, Nueva York (Reuters)
La antorcha original está en el Museo de la estatua de la Libertad, en la isla de Liberty, Nueva York (Reuters)

En la década de los ochenta, en una de las restauraciones de la estatua, un grupo de expertos determinó que la antorcha original ya no se podía restaurar: la llama de cobre de Bartholdi era, básicamente, algo diferente. Además, la lluvia y la corrsión habían dañado las piezas originales, por lo que el 4 de julio de 1984 fue reemplazada por una réplica que seguía el diseño original de Bartholdi. La antorcha original, extraída de la estatua, se exhibe en una galería del museo del propio monumento.

Las muchas estatuas de la Libertad del mundo

Aunque es la más reconocida, no es la única estatua de la Libertad en el mundo. Obviamente, la de Nueva York es la auténtica, la genuina, pero no son pocas las réplicas que están repartidas a lo largo y ancho del planeta, en casi todos los continentes del mundo. Solo en París existen un total de cinco miniestatuas de la Libertad repartidas por la ciudad. Una está situada en la isla de los Cisnes, en el río Sena, entre los 'arrondisements' 15 y 16: fue un regalo de la comunidad parisina residente en Estados Unidos a la capital francesa, en el centenario de la Revolución francesa; su placa, además de la fecha del día de la independencia de Estados Unidos también refleja el día de la Toma de la Bastilla (14 de julio de 1789).

Las otras cuatro se encuentran en los Jardines de Luxemburgo, en el Musée d'Orsay, en la plaza de Alma y en el Musée des Arts et Métiers —aquí hubo un tiempo en el que hubo dos, una en el interior del museo y otra frente al edificio, aunque ésta fue enviada a Nueva York en 2021—, aunque hay muchas otras en diferentes puntos de Francia. También en París hay una más que minirréplica incrustada en la estatua de 'Le Centaure', en la plaza Michel Debré, diseñada por César en 1985. En Las Vegas (California, Estados Unidos) también tienen su propia estatua de la Libertad, ubicada, cómo no, frente al 'skyline' de Manhattan perteneciente al hotel New York New York.

placeholder El hotel New York-New York de Las Vegas, con su réplica de la estatua de la Libertad (Kirby Lee-USA TODAY Sports)
El hotel New York-New York de Las Vegas, con su réplica de la estatua de la Libertad (Kirby Lee-USA TODAY Sports)

En Europa, muchas otras ciudades tienen sus propias estatuas: en Billund (Dinamarca), en la ciudad de Lego, hay una réplica fabricada con piezas del famoso juego de bloques; mientras que en Visnes (Noruega) construyeron una réplica tras considerar que el cobre que se utilizó en la construcción de la original, la de Nueva York, había salido de esta localidad noruega. En España se encuentra una de las más peculiares: en la plaza de los jardines de Salvador Dalí de Cadaqués (Girona) se erige una pequeña 'lady Liberty' con dos brazos levantados y sendas antorchas en cada una de sus manos. Aunque algunos dicen que el autor original de esta obra es el propio Dalí, no hay ningún dato que confirme esta información. Eso sí, una estatua de la Libertad con los dos brazos levantados y dos antorchas que sí es del propio Dalí se puede visitar en los jardines del castillo de Vascœuil, cerca de Ruan, en el norte de Francia. En Barcelona se encuentra otra, de unos dos metros de alto, escondida en el interior de la Biblioteca Arús, la primera biblioteca pública de la Ciudad Condal.

Alguno de los lugares donde uno no esperaría encontrarse una estatua de la Libertad podría ser Rawalpindi (Pakistán), aunque no hay que olvidar la estrecha relación entre los Gobiernos paquistaní y estadounidense. Esta réplica, bastante impresionante, se encuentra a las afueras de la ciudad de Bahria, en la Fase 8, rodeada de edificios residenciales, tiendas y restaurantes y cafeterías. En la pequeña localidad de Arraba, en el distrito norte de Israel, a la entrada, uno puede encontrarse con una dama de la Libertad un tanto curiosa: de color blanco, y más ancha que la original, con una altura de algo más de cuatro metros.

La libertad iluminando al mundo. La enorme dama verde que representa siempre Nueva York —aunque apenas sea visible desde ningún punto de Manhattan— es uno de los iconos más conocidos del planeta. No hay persona en este mundo que no reconozca claramente este monumento, que se erige sobre su propia isla y que ilumina al mundo frente a la costa de la Gran Manzana. La colosal estatua, que representa a Libertas, diosa romana de la libertad, fue un regalo del pueblo francés a Estados Unidos en homenaje al centenario de la Declaración de Independencia, hito que se celebra cada año en el país el 4 de julio.

Nueva York
El redactor recomienda