Es noticia
Menú
El Camino de la Paz que acogió una Gran Guerra: así es el sendero más oculto de Europa
  1. Viajes
EN TOLMIN, ESLOVENIA

El Camino de la Paz que acogió una Gran Guerra: así es el sendero más oculto de Europa

En la frontera alpina entre Italia y Eslovenia que va hasta el Mar Adriático se encuentra una ruta en la que antaño se enfrentaron miles de soldados y que hoy en día alegoriza la paz entre naciones

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Uno de los enclaves más bellos y emblemáticos de la Vieja Europa más desconocida es el llamado Camino de la Paz, en la frontera alpina de Austria, Italia y Eslovenia. Con más de 270 kilómetros de extensión, este sendero se divide en 15 rutas a pie desde el monte Rombon en los Alpes Julianos hasta la ciudad de Trieste, en la costa italiana del Mar Adriático. El nombre proviene de su historia bélica, ya que hace poco más de un siglo tuvieron en él las llamadas Batallas del Isonzo, libradas entre los ejércitos del Imperio Austro-Húngaro contra el Reino de Italia durante la Primera Guerra Mundial.

El valle del río Isonzo (los eslovenos lo llaman Soča) fue el escenario de esta serie de contiendas localizadas en la parte nororiental italiana en la que llegaron a morir más de 2.000 soldados austrohúngaros intentando cruzar los Alpes. El punto más representativo del sendero es la Iglesia Javorca (también conocida como Monumento al Espíritu Santo), una joya del 'Art Nouveau' construida entre las montañas a modo de homenaje a todas aquellas personas que perdieron la vida en el año 1916 en el campo de batalla de Tolmin.

"Aunque el sendero se inspiró en los recuerdos bélicos, también se erige como una celebración de la paz"

Un frente bélico de más de 90 kilómetros que va desde los Alpes hasta el mar Adriático siguiendo el río Isonzo que sin duda fue uno de los más sangrientos de toda la Gran Guerra, con más de 1,5 millones de soldados muertos, heridos o capturados como fruto de las 12 batallas que se vivieron durante los años del conflicto bélico, desde que el Reino de Italia pasara a posicionarse a favor de los Aliados declarando la guerra a su vecina Austria-Hungría.

placeholder Uno de los muchos paraderos en el Camino de la Paz. (iStock)
Uno de los muchos paraderos en el Camino de la Paz. (iStock)

Hoy en día, el paisaje es totalmente distinto. Antes de estallar la guerra, estaba repleto de pastos verdes en los que sus habitantes hacían las labores de ganado. Ahora el valle del río Isonzo está recubierto de espesos bosques. La iglesia de Javorca luce orgullosa como vestigio de otro tiempo en el que millones de personas fueron obligadas a coger un fusil para vivir o morir en las infernales trincheras. Así, dicho monumento fue construido por aquellos soldados que tuvieron la suerte de sobrevivir al fuego cruzado en homenaje a los caídos.

Además de la iglesia de Javorca, el Camino de la Paz contiene otros puntos emblemáticos en los que hacer un alto en el sendero para descansar y descubrir secretos históricos no tan lejanos en el tiempo, como por ejemplo la Fortaleza de Kluže, localizada en lo alto del desfiladero de Koritnica, el Parque de la Paz Sabotin, un puesto defensivo clave del ejército Austro-Húngaro, así como el Monumento a la Paz y la Torre de Observación de Cerje, desde la que se puede divisar el mar Adriático.

"Dado que no hay testigo vivo de aquellos años, las pasiones y las emociones se han calmado considerablemente"

El Camino de la Paz es relativamente nuevo, aunque haga alusión a tales momentos oscuros a los que la humanidad todavía no se había enfrentado como es una guerra mundial. Inaugurado en marzo de 2015, se trata de una ruta de peregrinación en la que el visitante o aventurero puede imaginar el eco de los disparos, a la par que deleitarse con la gran diversidad natural, ya que por las laderas que rodean el valle podemos encontrar especies de aves como el águila real y de grandes mamíferos como el oso pardo. Sin duda, un deleite visual y sensitivo para los amantes de la naturaleza o de la historia que verán sobrepasadas sus expectativas.

Un lugar de paz donde antes hubo guerra

"Aunque el sendero se inspiró en los recuerdos bélicos, también se erige como una celebración de la paz", asegura Martina Žoldoš, periodista de la 'BBC' y natural de la zona, quien se ha desplazado al Camino de la Paz para recorrerlo con algunos de sus guías. "Cuando estábamos parados en los exteriores de la iglesia de Javorca, Rovšček, el guía de la exploración, nos llamó la atención para que mirásemos por encima de los tres escudos y del reloj solar, donde había una inscripción: 'PAX'".

Paradójicamente, aunque es un lugar salpicado de historia bélica, en el presente sirve de recordatorio de situaciones en las que tantas vidas humanas de naciones vecinas se perdieron de manera innecesaria. "Dado que no hay testigo vivo de aquellos años, las pasiones y las emociones se han calmado considerablemente", asegura Masa Klavora, directora de una de las agencias de turismo de la zona. "El legado de la Primera Guerra Mundial ya no separa a las personas, las une".

Uno de los enclaves más bellos y emblemáticos de la Vieja Europa más desconocida es el llamado Camino de la Paz, en la frontera alpina de Austria, Italia y Eslovenia. Con más de 270 kilómetros de extensión, este sendero se divide en 15 rutas a pie desde el monte Rombon en los Alpes Julianos hasta la ciudad de Trieste, en la costa italiana del Mar Adriático. El nombre proviene de su historia bélica, ya que hace poco más de un siglo tuvieron en él las llamadas Batallas del Isonzo, libradas entre los ejércitos del Imperio Austro-Húngaro contra el Reino de Italia durante la Primera Guerra Mundial.

Viajes Historia Primera Guerra Mundial Eslovenia Austria
El redactor recomienda