Es noticia
Menú
6 lugares reales del planeta que no podrás visitar nunca (aunque tengas mucho dinero)
  1. Viajes
experiencias que nunca viviremos

6 lugares reales del planeta que no podrás visitar nunca (aunque tengas mucho dinero)

Aún a día de hoy en el que no queda nada por descubrir y todo es mundo conocido, hay sitios que nuestros ojos jamás podrán ver

Foto: Poveglia (Fuente: iStock)
Poveglia (Fuente: iStock)

El coronavirus trajo consigo una irremediable distopía parecida a la película 'El bosque' con la cual nos vimos encerrados tras unas murallas invisibles, sin poder salir de nuestras comunidades autónomas con el fin de preservar la calma que podía preceder a una terrible tormenta. Algunos se saltaron las restricciones, pero en general muchos aprendimos a no viajar por este ancho mundo durante dos años, lo cual no es fácil en un planeta hiperconectado y en una Europa aparentemente única.

Ahora, poco a poco, las restricciones parecen quedar atrás y todo ese tiempo (citando a Camus) ha sido como un largo sueño. Sin embargo, hay restricciones que quedarán para siempre. Aún a día de hoy en el que no queda nada por descubrir y todo es mundo conocido, hay sitios que nuestros ojos jamás podrán ver y experiencias que nunca viviremos.

La Meca

¿Por qué no se puede ir? A no ser que seas musulmán, lo tienes difícil. Peregrinar a la Meca al menos una vez en la vida es uno de los pilares del Islam, a menos que haya una excusa grave que no permita hacer el viaje, como una enfermedad o un inconveniente económico. Un cristiano, sin embargo, tiene absolutamente prohibido visitarla. Si, a pesar de ello, te atreves a ir, encontrarás controles policiales a tu llegada: al no ser saudí, junto con tu pasaporte debería venir tu solicitud de visado que señala la religión musulmana que profesas. Si se trata de un occidental converso, se exige un certificado que demuestre esa conversión al Islam. De cualquier manera, son pocos los que se atreven a aventurarse, y lo más probable es que tras una pequeña estancia en la cárcel te deporten. Nada comparado con el pasado: hasta comienzos del siglo XX era considerado crimen penado con la pena capital.

Son pocos los que se atreven a aventurarse, y lo más probable es que tras una pequeña estancia en la cárcel te deporten. En el pasado estaba penado con la pena capital

Isla de Queimada Grande, en Brasil

¿Por qué no se puede ir? En el pasado hablamos de ella. Se encuentra en el Océano Atlántico, a 30 kilómetros aproximados de la costa de São Paulo en Brasil, y la razón por la que está prohibido pisarla es porque, simplemente, se trata del lugar más peligroso del mundo. Es, además, el único lugar en el que habita la llamada 'Bothrops insularis', una serpiente que trepa por los árboles y cuyo veneno es tan mortífero que provoca necrosis, hemorragias, insuficiencia renal e incluso puede derretir la carne.

Edimburgo de los Siete Mares

¿Por qué no se puede ir? Esta tiene un poco de truco, no es que sea imposible ir, pero sí resulta bastante complicado. Está considerado, según el Libro Guinness de los Récords, el asentamiento más lejano del planeta. Es el principal asentamiento de la isla Tristán de Acuña, y tan solo viven unos 270 habitantes. La única forma de llegar es en un barco que sale una vez al mes desde Ciudad del Cabo con tan solo 12 de plazas, y la travesía dura seis días.

Área 51 en Estados Unidos

¿Por qué no se puede ir? El Área 51 (cuyo objetivo principal no se conoce, aunque algunas teorías apuntan que se basa en el desarrollo de armamento avanzado) se encuentra en una región sureña de Nevada, a unos 133 kilómetros al noroeste de Las Vegas. Fue concebido en plena Guerra Fría, aunque Estados Unidos no reconoció su existencia hasta 1995, lo que es un poco sospechoso. Aunque jamás podrás entrar en la base ultrasecreta, al menos sí puedes organizar un viaje por la llamada Carretera extraterrestre, ver un buzón en medio de la nada o parar en una curiosa tienda regentada por un alien de metal, pero mejor te lo contamos aquí.

placeholder Un cartel prohíbe el acceso al área 51 (C.C)
Un cartel prohíbe el acceso al área 51 (C.C)

Poveglia (Italia)

¿Por qué no se puede ir? Tan cerca pero tan lejos de Venecia, pues se encuentra situada al lado, pero está fuera del alcance de cualquier turista. Durante la plaga de peste que asoló la ciudad en el siglo XIV, se enviaron a Poveglia todos los fallecidos o enfermos. No fue la única vez, cuando se produjeron otras epidemias a la isla se le dio el mismo uso, e incluso con el paso del tiempo se la llamó "La isla de los muertos". A día de hoy solo podemos soñar con ella, porque las autoridades no permiten visitarla.

También conocida como 'La isla de los muertos', a día de hoy solo podemos soñar con ella, porque las autoridades no permiten visitarla

Santuario de Ise en Japón

¿Por qué no se puede ir? Es uno de los lugares más sagrados de Japón: no es uno sino en realidad un complejo de santuarios, y es tan importante que el sacerdote principal debe proceder de la casa imperial japonesa. Como curiosidades, en el Gran Santuario se encuentra (se dice) el Yata no Kagami o Espejo Sagrado, uno de los tres tesoros sagrados del país Nipón, y aunque no está prohibido todo el acceso al complejo, sí al interior de los templos y al Santuario como tal, donde solo pueden acceder la familia imperial y los sacerdotes locales. Es un lugar inexpugnable y apenas se sabe nada de sus tradiciones.

El coronavirus trajo consigo una irremediable distopía parecida a la película 'El bosque' con la cual nos vimos encerrados tras unas murallas invisibles, sin poder salir de nuestras comunidades autónomas con el fin de preservar la calma que podía preceder a una terrible tormenta. Algunos se saltaron las restricciones, pero en general muchos aprendimos a no viajar por este ancho mundo durante dos años, lo cual no es fácil en un planeta hiperconectado y en una Europa aparentemente única.

Viajes
El redactor recomienda