Descubre Ágrafa, la región más remota e inaccesible de Europa
  1. Viajes
LA 'SUIZA DE GRECIA'

Descubre Ágrafa, la región más remota e inaccesible de Europa

En el corazón del centro de Grecia, en la región montañosa de Euritania, se esconde uno de los municipios más recónditos de todo el continente, inconquistable e inexpugnable

Foto: El monasterio de Panagia Spilia, en Ágrafa, Grecia. (iStock)
El monasterio de Panagia Spilia, en Ágrafa, Grecia. (iStock)

Si tu afán aventurero va mucho más allá de lo esperado y no te conformas con descubrir parajes naturales que apenas recorre nadie, seguro que te interesará saber que hay un lugar en el corazón de Grecia que es conocido por ser una de las zonas geográficas más inaccesibles y remotas de todo el continente europeo. Su nombre es Ágrafa y se trata de un municipio de la periferia de la República Helénica situado en la región montañosa de Euritania. Aunque su origen es muy remoto, de épocas bizantinas, su constitución formal y moderna es de 2011, cuando los antiguos municipios de Ágrafa, Aperantía, Aspropótamos, Fragkista y Víniani se unificaron.

El nombre no es casual: cuando los escribas bizantinos la encontraron por primera vez y quisieron localizarla en sus mapas se dieron cuenta de que era tan difícil y accidentado llegar hasta allí que la denominaron 'ágrafa' (que etimológicamente significa "no escrita", en este sentido, "no escrita en los mapas"). Cuando llegó la expansión del imperio otomano, que conquistó casi toda la costa mediterránea salvo el litoral italiano, francés e ibérico, resistió y fue imposible de controlar debido a su complicada forma de acceso.

"Desorientados por el paisaje de montañas, bosques y barrancos, los otomanos fueron emboscados por un grupo de 800 combatientes. No se volvieron a acercar a la región"

"En 1823, un ejército otomano, que se retiraba de la ciudad costera de Missolonghi e hizo un desvío imprudente hacia Ágrafa", relata Alex Sakalis, periodista de la 'BBC', quien ha viajado hasta allí y ha publicado un reciente reportaje. "Desorientados por el paisaje de montañas, bosques y barrancos, fueron emboscados por un grupo de 800 combatientes que los aniquilaron a todos en una de las batallas más célebres de la Revolución Griega". Después de ese suceso, "los otomanos no se volvieron a acercar a la región". Unos años más tarde, "Ágrafa pasaba a formar parte del recién independizado Reino de Grecia".

placeholder Montañas de Ágrafa. (iStock)
Montañas de Ágrafa. (iStock)

Pero la independencia de la que siempre ha gozado Ágrafa, más que una bendición también ha sido un dolor de cabeza para sus habitantes y gobernadores. "Vivir en un territorio tan aislado ha provocado que la vida de sus residentes nativos, también llamados Agrafioti, no siempre haya sido fácil", comentan desde el medio italiano 'SiViagge'. "Muchos de ellos han tenido que abandonar el territorio y probar suerte en otra parte. La migración de la región se produjo sobre todo a principios de la década de 1920 y luego se detuvo tras la modernización del territorio cincuenta años después".

Naturaleza virgen y despoblación

La ausencia de colonizadores y su difícil acceso han propiciado que la fauna y flora de la región se mantengan intactas. "No es raro encontrar moradas de osos y lobos en sus bosques y desfiladeros", comenta el medio italiano. "Los habitantes que permanecieron en la zona la han rebautizado como 'la Suiza griega' a raíz de ese paisaje tan idílico formado por lagos y montañas".

"Cuando vimos a los nazis, todos corrimos a escondernos en las cuevas. Se quedaron dos días y luego incendiaron el pueblo"

A pesar de que históricamente se ha mantenido independiente, solo hay un momento de la historia en la que ha caído bajo el dominio de una nación extranjera: la Segunda Guerra Mundial. "Los nazis debieron haber seguido los viejos caminos de pastoreo de las cordilleras", señala Konstantinos Panourgias, uno de los habitantes de Ágrafa entrevistados por el periodista del medio británico e insólito superviviente de tal suceso. "Cuando vimos a los soldados, todos corrimos a escondernos en las cuevas. Se quedaron dos días y luego incendiaron el pueblo". Sin embargo, tal y como informa, el movimiento de resistencia fue tal que en 1943 consiguió librarse de la invasión nazi convirtiéndose así en el primer territorio griego fuera del control del Tercer Reich.

Foto: Tropas alemanas izan la bandera nazi en la Acrópolis de Atenas (Grecia) en 1941

A los pocos años, se desató la Guerra Civil griega entre nacionalistas y comunistas, un conflicto que afectó a la población de Ágrafa a pesar de su recóndita posición geográfica. Lo peor es que al residir tan pocos habitantes, la guerra se volvió más cruel al enfrentar a familias. Eso, sumado al aislamiento natural del municipio, hizo imposible la huida para todo aquel que no quería tomar partido en ningún bando, sino vivir en paz. Uno de los residentes entrevistados por Salakis reconoce que nunca llegó a conocer a su padre porque lo mataron desde que nació.

Estar tan aislado del mundo tiene sus pros y sus contras. Como ocurre aquí en España en algunos territorios de interior en los que cada día hay menos población joven, la mayor parte de los que nacieron y se criaron en Ágrafa han tenido que salir del municipio para buscarse la vida en otras ciudades griegas (sobre todo en Atenas), así como en el resto de países europeos y hasta en América. A pesar de la belleza del paisaje, en determinadas épocas del año, como el invierno, la vida se hace muy difícil ahí, pues el aislamiento geográfico también produce una sensación de aislamiento personal y social. Por ello, si quieres visitar este paraje tan recóndito e inaccesible, lo mejor es que lo hagas ahora o lo dejes para primavera, pues en cuanto el otoño eche a andar las noches se harán mucho más largas, haciendo aún mucho más inextricable este paraje que las fuerzas de la naturaleza virgen tiende a conservar.

Viajes Grecia
El redactor recomienda