Seis cosas que las azafatas quieren que sepas cuando te subes a un avión
  1. Viajes
Viajes

Seis cosas que las azafatas quieren que sepas cuando te subes a un avión

Los vuelos comerciales están llenos de detalles curiosos de los que deberíamos tener conocimiento para entender mejor a las tripulación. Repasamos las más interesantes

placeholder Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

El trabajo de la tripulación de vuelo empieza mucho antes de despegar y termina mucho después de aterrizar. Sus tareas son muy variadas durante el viaje y abarcan desde aspectos claves de la seguridad hasta controles de acceso, alimentación e, incluso, tranquilizar a los pasajeros más aprensivos con el hecho de montar en avión.

Además de la breve charla sobre las salidas de emergencia y el cinturón de seguridad que nos cuentan antes de despegar, hay otras muchas pequeñas cosas que les gustaría contarnos con más calma, porque facilitarían mucho su trabajo y nos haría entenderlo mejor, pero a 5 minutos de viajar de Madrid a Cancún (por ejemplo) no hay mucho tiempo adicional para coloquios. Por ello hoy hacemos un resumen de esas pequeñas cosas que nosotros, como viajeros, deberíamos saber y tener en cuenta cuando pasamos la puerta de embarque.

Quieren que les digas si eres un viajero nervioso

Según explica el asistente de vuelo y usuario de Reddit 'gwinny' en Bestflife, es importante que los pasajeros con un miedo extremo a volar comuniquen su situación a la parte de la tripulación que los atiende. Este azafato afirma que trata de tranquilizarles "dando tanta información sobrevolar como sea posible, explicando los sonidos que hace el aparato para que se sientan más a gusto. Les explico también que las turbulencias son solo baches en el cielo".

Foto: Fuente: iStock

Creen que es asqueroso cuando te quitas los zapatos

Es una mala costumbre muy típica sobre todo en desplazamientos muy largos, y no solo por el olor que puedan desprender los pies. El consejo de la gran mayoría de los asistentes de vuelo es claro: los zapatos siempre puestos. Si no lo haces por el bien de la gente que tienes a tu lado, piensa en la seguridad de tenerlos puestos por si ocurre una emergencia o en la falta de salubridad de caminar por el avión o desplazarte incluso al baño solo con tus calcetines.

No, no pueden darte medicamentos

placeholder Fuente: iStock
Fuente: iStock

No es extraño que a lo largo de un vuelo que implica cambios de presión y de altitud podamos llegar a encontrarnos mal o tener dolor de cabeza o de oídos. Incluso para pasajeros que viajan con bastante frecuencia no es una mala recomendación tener disponible algún medicamento como el Ibuprofeno por si llegasen algunos de esos síntomas. Sin olvidarnos de la gente que padece de ansiedad en este tipo de situaciones y puede tener recetado por su médico algún tipo de ansiolítico. Según afirma Cailey Rizzo en la revista Travel + Leisure "si bien siempre hay un botiquín de primeros auxilios a bordo, las regulaciones de las aerolíneas determinan que los asistentes de vuelo ni siquiera están autorizados para entregar aspirinas".

Odian cuando no guardas tus maletas cerca de tu asiento

placeholder Fuente: iStock
Fuente: iStock

Esta afirmación de la tripulación podrías llegártela a imaginar. La pelea por un espacio, cada vez más reducido debido a que todo el mundo lleva ya un equipaje de mano grande, dentro del avión es una pelea constante antes de despegar, y las azafatas consideran una falta de respeto que la gente intente colocar su maleta en cuanto ve un hueco encima de un asiento en vez de caminar en primer lugar al asiento que tienes asignado y, una vez allí, tratar de acomodar el equipaje. El piloto Patrick Smith afirma que no hay que le "vuelve loco cuando veo a un tipo empujando su equipaje al contenedor de la parte de arriba de la fila 5 y luego continúa a su asiento de la fila 52. Esto hace que los contenedores de adelante se llenen rápidamente y los que están sentados en la parte delantera tenga que desplazarse hacia atrás para guardar sus pertenencias, para luego regresar a su asiento en dirección contraria al flujo de gente, lo que ralentiza todo".

El truco del asiento del medio

Otro consejo que los asistentes de vuelo recomiendan cuando viajas con otra persona es el de seleccionar en la misma fila el asiento del pasillo y el de la ventana, dejando el del medio sin comprar. Si el avión finalmente no se llena nos puede sumar tres asientos juntos para disfrutar de un mayor espacio y si, por desgracia, sí lo está, no suele haber problemas en que esa tercera persona se mueva hacia la ventana o hacia el pasillo para permitir a esas dos personas que van juntas sentarse al lado.

Odian los retrasos en los aviones tanto como tú

Por último, pero no por ello menos importante, a las azafatas les gustaría que todo el mundo que viaja en avión entendiese que los pasajeros no son, ni muchos menos, los únicos a los que les condiciona negativamente un retraso. La azafata Elisa Williamson asegura que "es muy raro que un retraso en un vuelo nos venga bien a los asistentes del mismo. Nosotros también queremos llegar a casa después del trabajo y es muy posible que nos perdamos un último vuelo debido al retraso que todos estamos sufriendo".

Azafatas
El redactor recomienda